Niños de 3-6 años: desarrollo físico y psicológico

La etapa de los niños de 3-6 años es un periodo de grandes avances en el desarrollo físico, el crecimiento y la coordinación motora. Dejó atrás el periodo más vulnerable y aumenta su fortaleza física y su capacidad para desarrollar disímiles actividades y enfrentar las enfermedades.

En el año 2004, James J. Heckman, destacado economista y ganador del Premio Nobel, conminó a reflexionar sobre la importancia de potenciar el desarrollo físico y psicológico del infante, en pos de un futuro exitoso: “El aprendizaje comienza en la infancia […] y continúa durante toda la vida. El aprendizaje temprano engendra el aprendizaje posterior y el éxito temprano, genera el éxito posterior, tal como el fracaso temprano genera el fracaso posterior”.

La infancia temprana es el periodo transcurrido hasta los 6 años de vida y se considera la etapa donde el individuo alcanza sus mayores logro. Y es que las habilidades que demuestren los hijos, como nombrar colores, mostrar afecto y saltar en un solo pie, son consideradas como indicadores de su desarrollo físico y psicológico. Ellas se demuestran en la forma de jugar, aprender, hablar, comportarse y moverse.

La maduración del sistema nervioso del niño no supone solamente pasar por etapas prefijadas biológicamente. Los adultos, con su participación inteligente y comprometida, lograrán potenciar sus habilidades motrices, intelectuales y manuales.

El niño, por naturaleza, se vuelve muy inquieto y está atento a todos los estímulos ambientales, entonces, ¿cómo no aprovechar este instinto natural en su propio beneficio? ¿por qué no convertirse en sus mejores aliados para descubrir el mundo? Para ellos todo es nuevo. El contacto con el medio que los rodea moldeará su personalidad y su manera de pensar y actuar.

Indicadores del desarrollo físico y psicológico en los niños entre 3-6 años de vida

Desarrollo físico

En esta etapa aumentan a un ritmo de  1,8 y 2,25 kg por año ( 4 o 5 libras), crecen entre 2 y 3 pulgadas por año (5 a 7,5 cm ), ya tienen los 20 dientes primarios, visión óptima (20/20) y duermen de 11 a 13 horas al día.

Desarrollo psicomotor grueso en niños de 3-6 años

Uno de los indicadores del desarrollo físico y psicológico es el psicomotor grueso, el cual le permite al niño moverse en todas las dimensiones, adquirir plena conciencia de su cuerpo y cultivar su destreza motriz.

Niño de 3 años
En los niños de 3-6 años se produce un aumento notable de su fortaleza física y de su capacidad para desarrollar distintas actividades

Entre las destrezas motrices más significativas se encuentran:

  • 2-3 años: correr, mantenerse 2 segundos en un solo pie, tirar una pelota, utilizar la cuchara, garabatear.
  • 3-4 años: subir escaleras alternando los pies, saltar entre 40 y 60 cm de longitud, montar en triciclo.
  • 4-5 años: bajar escaleras con soltura y sin apoyo, saltar entre 60 y 80 cm, mayor control para correr, pararse y girar.
  • 5-6 años: caminar sobre una barra de equilibrio, saltar 30 cm de altura y 1 m de longitud, lanzar y coger las pelotas, montar bicicleta y patinar, marchar al ritmo de un sonido.

Motricidad fina niños de 3-6 años

A nivel cerebral, las áreas que maduran de manera más evidente son las relacionadas con la motricidad fina. Estas son las encargadas de controlar de forma separada grupos musculares más pequeños, brindando nuevas capacidades al cuerpo en su desarrollo físico y psicológico.

A los 3 años comienzan a hacer trazos verticales, horizontales o circulares. Al principio, grandes y vacilantes, pero paulatinamente los harán más cortos y precisos, marcando el inicio del aprendizaje de la escritura. Será capaz de copiar un círculo, recortar con tijeras, cepillarse los dientes, vestirse, desvestirse, abrochar y desabrochar botones sin ayuda alguna.

Ya a los 4 años podrá dibujar un cuadrado, doblar papeles y colorear formas simples, usar las tijeras para cortar en línea recta y manejar bien los cubiertos.

Entre los 5 y 6 años, el desarrollo físico y psicológico se refleja en mayores habilidades: untará con un cuchillo, dibujará triángulos, estrellas y rombos, y será capaz hasta de dibujar un cuerpo humano completo en dos dimensiones.

Habilidades cognitivas niños de 3-6 años

La capacidad del niño de aprender y entender demuestra sus habilidades cognitivas, siendo uno de los indicadores más interesantes del desarrollo físico y psicológico.

  • 2-3 años: sabe su nombre, apellido y edad, cuenta, resuelve rompecabezas sencillos y es capaz de narrar una historia a partir de un libro. Entiende palabras referidas al espacio (dentro, sobre, encima, debajo), pronombres y preposiciones, elabora oraciones de 3 palabras y emplea algunas en plural. Ya pueden resolver problemas simples, a través de reglas generadas por ellos mismos.
  • 4 años: es capaz de entender las relaciones de tamaño, seguir una orden de 3 pasos, nombrar los colores, disfrutar rimas y juegos de palabras.
  • 5 años: comprensión inicial de los conceptos de tiempo, conoce el número del teléfono, responde a preguntas de “por qué”, recita el alfabeto, nombra las letras mayúsculas y minúsculas, puede leer palabras sencillas y su nombre.
  • 6 años: lee palabras de una sílaba, articula sonidos que empiezan con consonante y logra leer frases sencillas.

Desarrollo del lenguaje en niños de niños de 3-6 años

Aprender los significados de las palabras depende en gran medida de los adultos que estén a cargo de los niños. Se debe propiciar la asociación de nombres con objetos, contarles cuentos, enseñarles libros y dibujos, imitar sonidos y cantar canciones.

Es muy importante, además, enseñarles a pronunciar correctamente las palabras y las normas elementales de educación: saludar, despedirse y no interrumpir, entre otras. Estas son algunas de las estrategias que potenciarán el lenguaje dentro de su desarrollo físico y psicológico.

Es muy común que algunas familias noten grandes diferencias en la forma de hablar de sus hijos con respecto a sus amigos y, ¿no se han preguntado el por qué sucede esto?

Entre los 2 y los 3 años el niño ya une tres o más palabras en una secuencia para formar frases cortas, entiende bastante lo que se le dice y hace muchas preguntas. A los 4 años ya aprende a conjugar adecuadamente los verbos y entre los 5 y los 6 años es capaz de identificar las letras y descifrar el significado de palabras sencillas.

No se asombre si su hijo tartamudea entre los 3 y 4 años, esto sucede frecuentemente. Y es que los niños piensan más rápido de lo que son capaces de expresar y, si está estresado, este mal se acrecienta.

¿Cómo actuar? Prestándole atención sin hacer comentarios, pero si se acompaña además por tics, muecas, timidez extrema o si persiste por más de 6 meses, entonces debe visitar a un logopeda.

Comportamiento afectivo y social

Antes de los 2 años las relaciones sociales giran en torno a la familia, pero después, comienza una etapa donde el vínculo extra familiar debe ser potenciado. Los niños, por lo general, trasladan al entorno social su comportamiento en el hogar como parte de su desarrollo físico y psicológico y, desgraciadamente, es frecuente observar conductas coléricas y agresivas que denotan la inadecuada relación niño-familia.

Debe ver como normal que pongan a prueba sus límites físicos, conductuales y emocionales, pero esto obliga a los padres a fijar normas disciplinarias y un ambiente seguro. Lo anterior se debe unir al desarrollo de la iniciativa, curiosidad, deseo de explorar y gozo (sin sentirse culpables o inhibidos), pero tampoco debe permitirse que actúen a su antojo y libre albedrío.

Valor de la familia
En los niños de 3-6 años se deben inculcar el respeto, las frases de agradecimiento y el valor de la familia

Es importante que aprendan a:

  • Relacionarse con sus semejantes con respeto y educación: “buenos días”, “hasta luego”, “por favor”, “disculpe”, “gracias”, “¿por qué?”.
  • Iniciar y terminar una conversación, escuchar y hacer preguntas, pero sin interrumpir.
  • Hacer cumplidos y ponerse en el lugar de sus semejantes.
  • Expresar sus propios sentimientos, defendiendo, con respeto, sus opiniones o inconformidades.
  • Compartir, cooperar, ayudar y socializar con sus semejantes.

Desarrollo intelectual en niños de 3-6 años

A esta etapa se le conoce como periodo pre-operacional o de la inteligencia virtual e intuitiva, en que el niño está inmerso en un mundo de objetos físicos con los que interactúa y de personas con las que se relaciona.

Imitación de los roles de los adultos
El juego seguirá siendo una actividad primordial en el desarrollo físico y psicológico de los niños de 3-6 años, una parte muy importante será imitar el rol de los adultos

Su desarrollo se rige fundamentalmente por la formación de símbolos mentales, o sea, no toma el objeto por lo que “es” sino por lo que “representa” como por ejemplo dibujar un animal que no ve, imitar que está manejando un carro y hacer que come en un plato vacío. A esto se le suma el lenguaje y los sonidos. Su atención irá ganando en control, adaptación y capacidad planificadora.

El juego seguirá siendo una actividad primordial en el desarrollo físico y psicológico de los niños, constituyendo el medio idóneo para estimular el lenguaje, la memoria, la capacidad de razonamiento, de planificación y de creatividad. No subestime el potencial de aprendizaje de su niño: favorezca el despliegue de todas sus habilidades.

El desarrollo de la personalidad en niños de 3-6 años

Esta etapa pre-escolar es crucial para el desarrollo de la personalidad. En función del contexto familiar y de cómo se manejen los deseos del niño y sus conductas, dependerá que se forje un individuo equilibrado, autónomo, con conciencia moral y de elevada autoestima. Para que un niño se valore debe sentirse valorado y la correcta educación emocional es fundamental para desarrollar una adecuada personalidad.

Es normal que exprese abiertamente sus sentimientos y emociones, pero hay que enseñarlos a controlarse y comportarse dentro de límites permisibles. Inevitablemente, tendrán que enfrentar retos y los adultos tienen la obligación de prepararlos para esos momentos.

Amistad y respeto a las diferencias
Los niños de 3-6 años tienen una gran capacidad para aprender sobre la amistad y es ideal para inculcarles el respeto a las diferencias

La seguridad de los hijos es lo primero

La seguridad juega un papel muy  importante en el desarrollo físico y psicológico de los niños de 3-6 años. Estas son algunas recomendaciones:

  • Cuando viajen en coche, utilice asientos apropiados y cinturones de seguridad.
  • Las caídas son muy frecuentes: es necesario estar vigilantes de donde juegan.
  • Enséñelo a nadar, pero nunca lo deje solo en piscinas o en el mar.
  • Asegurarse que no tenga acceso a lugares peligrosos.
  • Explíquele por qué es importante alejarse del tráfico y que no debe jugar en la calle.
  • Enséñele a su hijo a cuidarse de los extraños.
  • El niño puede cooperar en la cocina pero vigilado y sin acceder áreas peligrosas.
  • Mantenga en lugares restringidos los productos de limpieza o tóxicos.

Cuerpos saludables en niños de 3-6 años con unos buenos consejos

Estamos en una época diferente y es necesario adaptar la educación infantil a las realidades de nuestros tiempos. El buen desarrollo físico y psicológico de los niños de 3-6 años  requiere de gran preparación,  perseverancia y entrega. Cada niño requiere de un sistema propio para inculcarle hábitos, valores, patrones de conducta y conocimientos. En esta etapa decisiva hay algunos elementos que resultan esenciales. Entre ellos:

Hábitos saludables de alimentación

Para garantizar el buen desarrollo físico y psicológico de sus niños de 3-6 años, los padres deben acostumbrarlos a consumir alimentos sanos en un entorno sereno y horarios habituales. Indiscutiblemente, una buena y equilibrada nutrición es parte importante del estilo de vida saludable. En esta etapa es muy importante el consumo diario de verduras y frutas, productos lácteos, carnes magras y pan y cereales integrales.

Alimentación saludable
En esta etapa es muy importante el consumo diario de verduras y frutas, productos lácteos, carnes magras, pan y cereales integrales

Será muy conveniente animarlo a probar nuevos alimentos, pero no lo presione si no los desean. Trate de establecer horarios fijos para las comidas y no ofrezca alimentos entre ellas. Evite los alimentos procesados y las bebidas gaseadas. Ofrézcales abundante agua y leche.

Debe enseñarle el uso correcto de los cubiertos, no hablar con la boca llena y usar la servilleta. Pídale que ayude a colocar la mesa y a recoger.

Tiempo de uso de los electrónicos

El uso excesivo de los electrónicos se debe evitar. La vida sedentaria es un gran enemigo del desarrollo de los niños de 3-6 años. El  tiempo de televisión o frente a la pantalla de la computadora se debe limitar a 2 horas al día de programación de calidad. Durante los horarios de almuerzo y comida apague el televisor y elimine cualquier tipo de distracción, para que disfruten de una acogedora reunión familiar.

Actividad física

La actividad física  se debe promover en los niños de 3-6 años. Su gran energía y resistencia se debe encauzar en actividades al aire libre. Es una etapa muy importante en el desarrollo de sus destrezas motoras, en la coordinación  y en su habilidad para jugar y efectuar actividades deportivas de forma más estable.

Los juegos al aire libre  y la práctica de cualquier deporte evitarán el sobrepeso y le darán una rutina diaria imprescindible. Con ellos desarrolla las destrezas motoras y mejora su coordinación.

Recordando que su seguridad es de gran importancia y que se deben seleccionar las actividades físicas seguras y empleando los medios de protección adecuados para cada actividad y edad. Basado en lo anterior es conveniente propiciar el desarrollo de actividades físicas en familia, así se divertirán mientras que disfrutarán de un tiempo en familia inolvidable.

Habilidades de lenguaje

Durante la etapa de los niños de 3-6 años, las habilidades del lenguaje se modifican de forma sustancial, de ahí que se necesita hablarle y comunicarse con los pequeños y así contribuir a perfeccionar su forma de hablar. Crear el hábito de la lectura a esta edad lo ayudará a desarrollar sus habilidades en el lenguaje. Léale, llévelo a las librerías y bibliotecas para fomentar su amor por los libros.

Fomentar la lectura
Crear el hábito de la lectura en los niños de 3-6 años ayudará a desarrollar sus habilidades en el lenguaje

Si se trata de niños expuestos a  más de un idioma es una etapa crucial para que adquiera los conocimientos de varios idiomas.

Disciplina, normas y limites

Establezca una rutina diaria, con horarios y establezca reglas claras de lo que es aceptado y cuáles son los límites. Es aconsejable que le asignes deberes y tareas acordes con su edad. Sea claro y no cambie las reglas a la hora de disciplinarlo. Explíquele el comportamiento que espera de él.

Si practicas la disciplina con amor, inculcarás hábitos a base de repetición y rutina. Resalta y recompensa sus buenos comportamientos y no use el castigo excesivo. Es conveniente que lo ayudes a resolver problemas cuando se sienta impotente o frustrado.

Respuestas inadecuadas

Son muy comunes las respuestas insolentes o impertinentes a partir de los 4 o 5 años de edad. Los padres deben permanecer calmados y no permitir que el niño sienta que los molesta. Eso les confiere poder sobre los adultos.

Inicio de la escuela

El inicio de la escuela impone un reto para el niño y para la familia. La madurez del propio niño indicará si ya está preparado para enfrentar esa nueva etapa. Los periodos de atención, la disposición para la lectura y el desarrollo de la motricidad fina pueden ser muy diferentes entre los 5 o los 6 años. Una actitud objetiva por parte de los padres y no pedirle lo que aún no pueden dar, ayudará a no afectar el desarrollo normal de estos niños.

El desarrollo del rol sexual

Los niños de 3-6 años  comienzan a identificar el papel de las figuras maternas y paternas en el hogar. Juegan imitando estas conductas. Por eso es importante que puedan tener el ejemplo de ambos sexos. Si la familia  es monoparental trate de que pueda compartir con personas del sexo opuesto.

A estas edades es una curiosidad natural la exploración propia o con otros niños de sus genitales. No lo recrimine ni lo avergüence, solo hágale saber que no es apropiado hacerlo en lugares públicos.

Refuerce el significado de los valores

Los juegos y las relaciones sociales con otros niños contribuirán a incorporar conceptos y valores como la amistad. Es la etapa ideal para transmitir valores como la honestidad, la solidaridad, la empatía, la humildad, la generosidad,  el respeto a las diferencias, la autoestima, la responsabilidad, la gratitud y la paciencia, entre otros.

Se transforman las habilidades para el dibujo
En los niños de 3-6 años el desarrollo físico y psicológico se refleja en mayores habilidades para el dibujo

Todo lo anterior debe conducir a otro importante valor: la felicidad. El objetivo de la educación infantil debe ser enseñar a nuestros hijos a alcanzar su propia felicidad, ser ellos mismos. Solo siendo ellos felices serán capaces de transmitir ese sentimiento  a los demás.

Y por último…

La crianza de los hijos es la tarea más difícil de toda la vida. La educación de su hijo es una escultura muy fina que debes forjar con manos llenas de amor. Verlos crecer fuertes, saludables e inteligentes es el premio más valioso que recibirás durante la carrera más importante de tu vida: Ser padre o madre.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 4,75 de 5)
Cargando…