Semana 38 de embarazo

Hemos llegado a la semana 38 de embarazo y con ella te acercas cada vez más al momento del parto. Si el parto se presentara antes de las 38 semanas y 6 días se considera a término temprano.

Laborde parto en la semana 38
En la semana 38 de embarazo el parto se puede presentar y debes estar lista para el hospital, porque en cualquier momento pueden comenzar las contracciones

Ahora debes arreglar todos tus asuntos y tener preparado todo lo necesario para el hospital, porque es muy probable que tú parto no llegue a las 40 semanas. Ante la incertidumbre, es bueno que lo tengas todo listo con tiempo suficiente para que te relajes y descanses, pues necesitarás de toda esa energía en el momento de dar a luz.

El desarrollo del feto en la semana 38 de embarazo

Durante la semana 38, el feto aumenta de tamaño y de peso de un modo mucho más lento. En esta etapa alcanza los 49 cm de tamaño y los 3083 gr de peso, aunque estas cifras son siempre variables. Por otra parte, su sistema nervioso continúa su desarrollo estableciendo nuevas conexiones neuronales, pero ya está completamente listo para el mundo exterior.

desarrollo fetal semana 38
En la semana 38 de embarazo, el cuerpo de la mujer puede comenzar el trabajo de parto porque el bebé está listo para venir al mundo

Tu bebé sigue creciendo, pero la mayor parte  de sus órganos están maduros y son capaces de funcionar. Las únicas excepciones son su cerebro y los pulmones. Estos dos órganos seguirán madurando si permanecen mayor tiempo dentro del útero y posteriormente durante la niñez.

El color de sus ojos

El color de los ojos aún no lo sabes, e incluso después de nacido no lo podrás decir con seguridad hasta los 9 meses. Si el recién nacido tiene sus ojos de color oscuro lo más seguro es que ese será su color definitivo, pero si al nacer el color de sus ojos es gris o azulado, permanecerán así o cambiarán hacia el verde o el castaño. Esto sucede pues el iris acumula pigmento luego del nacimiento, pero nunca se aclara más.

El meconio

Ya el feto perdió casi todo el lanugo, ese vello súper fino que lo protegió en los anteriores meses. También pierde el vérnix, que es una sustancia de textura grasosa que protege la piel del feto ante la exposición del líquido amniótico.

Ambos son desechados y terminan en su intestino, convirtiéndose en una sustancia de color oscuro y medio verdosa conocida como meconio, y será lo primero que verás al cambiar el pañal del recién nacido. Está compuesto por células muertas epiteliales, líquido amniótico y desechos del páncreas, hígado y la vesícula del recién nacido.

Listo para la vida afuera

En la medida en que te acercas al parto, el feto aumenta sus niveles de hormonas. Esto permite que mantenga bajo control su tensión sanguínea y los niveles de azúcar en sangre una vez enfrente la vida afuera. También se incrementa el ritmo de su respiración, entrenando desde ya sus flexibles pulmones.

Su sistema osteomuscular experimenta cambios y mejora su tonificación muscular, aunque por el momento sus miembros siguen en una postura flexionada. Ahora la piel del feto es suave, tersa y de un color sonrosado, cada vez más parecida a la de un recién nacido.

Feto a las 38 semanas de embarazo
En la semana 38 de embarazo, tu bebé está en la posición que tendrá durante el trabajo de parto, es necesario el chequeo semanal para conocer su vitalidad

La señal de salida

El feto en las 38 semanas de embarazo, continúa preparándose para su salida al mundo exterior. Los mecanismos y la secuencia de eventos endocrinos que dan origen al parto no son completamente conocidos, pero todo parece indicar que el cerebro del feto dispara la señal. Son numerosos los cambios morfológicos, fisiológicos y endocrinos que se ponen en juego. En los días previos al parto se produce en la madre una rápida caída de los niveles de progesterona y una elevación del estradiol.

Lo anterior da origen a un aumento de los niveles de prolactina entre 24 y 48 horas antes del parto y estos niveles se mantendrán elevados durante toda la lactancia.

La oxitocina es la otra hormona que comienza su liberación y está estrechamente relacionada con las contracciones del útero y la salida de la leche después del parto.

La oxitocina regula tus contracciones uterinas y favorece la dilatación cuando llegues al parto. Como dato curioso es además conocida con el nombre de “la hormona del amor”, pues interviene activamente en las relaciones sexuales y en los vínculos afectivos entre la madre y el bebé. Otras sustancias como las endorfinas también contribuyen a atenuar los dolores del parto y sirven como anestésicos naturales lo que ayuda a hacer olvidar o disminuir el recuerdo de los dolores propios del parto.

La madre en la semana 38ava de embarazo

Durante la semana 38 del embarazo ya tu pequeñito debe estar encajado o sea ha descendido hacia la pelvis y en más del 95% de los casos, lo hace en posición cefálica o sea con la cabeza hacia abajo. Pero podría estar de nalgas o sea en posición pélvica, o con los pies o posición podálica, bien podria tener un posición transversa. Al descender el feto hacia el canal del parto, es muy probable que sientas gran mejoría en la compresión que sentías en tu diafragma y por tanto podrás respirar más profundamente y te mejorará la sensación de falta de aire.

En la semana treinta y ocho ya el cuello del útero se comienza a dilatar, y con ello comienza la preparación para el parto. Con la dilatación lo más probable es que pierdas el tapón mucoso que hasta ese momento protegía la entrada a tu útero de microrganismos y otras sustancias. El tapón tiene una consistencia gelatinosa, medio pegajosa puede estar acompañado de estrías sanguinolentas y hasta coágulos sanguíneos.

Embarazo de 38 semanas
Durante la semana 38 de embarazo es momento de ultimar detalles y estar lista para ir al hospital, porque el momento ansiado se acerca, y no debe tomarte desprevenida

Todo esto indica un proceso natural de preparación para el parto, no implica que ya estás en trabajo de parto, son solo señales de que el ansiado momento se acerca aunque aún puede demorar días o hasta semanas. Pero si llegas a la semana 38  y no has desprendido el tapón mucoso no te preocupes porque muchas mujeres lo expulsan junto al nacimiento del bebé.

Tu peso debe haber aumentado más o menos 13 kilos durante la gestación. Estas son cifras aproximadas y variables, que pueden ser diferentes en cada embarazada y que continuarán variando en la medida que prosiga el embarazo. Si esperas gemelos tu peso debe haber aumentado entre los 15 y 23 kilogramos.

Si estas esperando gemelos ya en esta semana es probable que hayas parido,  porque más del 50% de los mismos nacen prematuros antes de las 37 semanas de embarazo.

Exámenes y pruebas complementarias a las 38 semanas de embarazo

Durante la semana 38 de embarazo, además de los exámenes rutinarios de tipo ginecológico y con ecografías, se te indicará también un registro cardiotocográfico, más conocido como monitorización fetal. Este permite conocer la frecuencia cardiaca del feto y tus contracciones uterinas. Es indoloro y no invasivo, los cables para monitorear se colocan sobre tu panza.

Es muy importante que te lo realices, pues si cuando tienes contracciones el corazón del feto late más rápido es un indicativo de que se encuentra saludable.

Otra de las pruebas que pueden ser indicadas en esta etapa será la amnioscopia. En esta se te introduce una sonda a nivel vaginal hasta llegar al cérvix uterino, que permite visualizar la bolsa amniótica. Es importante que estés al tanto de esta prueba pues es muy beneficiosa, a través de ella tu ginecólogo puede determinar la dilatación de tu cuello del útero. Además, observará el líquido amniótico, que a estas alturas debe tener un color transparente.

posición cefálica
La posición cefálica del feto es la más común al comenzar el trabajo de parto en la semana 38 de embarazo

Si existe alguna variación al respecto es señal de que el feto presenta algún tipo de complicación, en cuyo caso sería imprescindible una inducción de tu parto. Como precaución debes mantenerte al tanto de la necesidad de realizarte esta prueba, pues aunque muy beneficiosa no es de rutina en todos los centros médicos.

En esta etapa de tu gestación tu presión arterial no debe ser superior a las cifras de 140 mmHg como máxima ni los 90 mmHg como mínima. Lo más seguro es que aunque lo intentes, no lograrás evitar cierto nerviosismo y estos niveles podrían aumentar. Sufrir hipertensión cerca de la fecha de parto no es nada deseable.

Malestares y complicaciones en la semana 38 de embarazo

En esta semana los malestares relacionados a la digestión y la respiración disminuirán. No obstante, el útero presionará la vejiga y deberás ir al baño con mayor frecuencia.

Contracciones Braxton Hicks

Puedes presentar contracciones de Braxton Hicks, son muy intensas y eventualmente podrías creer que son las del parto. Las contracciones que sentirás cuando este llegue serán aún más fuertes. Es recomendable que no pierdas de vista cualquier síntoma de alerta, sobre la llegada del momento del parto, como   romper la fuente o sentir contracciones frecuentes.

La cesárea electiva

En el caso de que se te vaya a realizar una cesárea electiva se hará en esta semana o la 39,  pues de hacerla en la semana 37, el recién nacido puede sufrir dificultades respiratorias. Esto no ocurre en un parto fisiológicamente natural o vaginal.

Hay numerosas indicaciones médicas relacionadas con la salud de la madre o el feto que pueden hacer recomendable una cesárea. Diversos estudios recomiendan que esta intervención quirúrgica deberá ser practicada solo cuando se justifica por razones médicas y si es posible esperar siempre después de la semana 37.

Hipertensión inducida por el embarazo

Si de pronto se te hinchan excesivamente las manos, los pies y se acompaña de la presión arterial alta pudieras estar haciendo una toxemia o preeclampsia. Debes de acudir al médico y te efectuará un análisis de orina para comprobar si tienes también albumina en orina. Cuando aparece esta triada de síntomas clínicos lo más probable es que tengas una preeclampsia.

Esto no lo debes de confundir con la hinchazón normal que se puede producir como consecuencia del crecimiento del abdomen, la retención de líquidos y el aumento de peso. Esto aparece fundamentalmente hacia el final de la gestación.

Cuidados y actividades especiales del embarazo de 38 semanas

Aunque sientas cansancio por las dificultades para conciliar el sueño, debes descansar y relajarte todo cuanto te sea posible.

Más calmada que nunca

Ahora más que nunca debes mantener la calma. Si eres primeriza pregunta sin pena a otras embarazadas que han pasado por el parto, pues para sentirte segura se necesita que tengas toda la información que desees.

Es importante que decidas quién deseas que se encuentre junto a ti cuando des a luz, sea tu pareja o algún otro familiar. La compañía en estos momentos te resultará de gran apoyo emocional.

Durante la semana 38 de embarazo debes mantenerte al tanto de cualquier señal que pueda ser indicativa de parto. Si presentas rotura de aguas, sangrados o contracciones uterinas frecuentes puedes estar entrando en trabajo de parto, pues ya el feto puede vivir perfectamente fuera del útero y se encuentra suficientemente desarrollado. Si nace ahora mismo, puede continuar desarrollándose sin contratiempos.

semana 38 de embarazo
En la semana 38 de embarazo debes de tener listo el bolso para acudir al hospital la clínica porque podrías comenzar el trabajo de parto en cualquier momento

Cosas que no debes olvidar llevar al hospital

Muchas veces, con la premura y el nerviosismo del alumbramiento inminente, olvidamos cosas esenciales que es necesario llevar al hospital. Por ello, es importante que ahora que estás a término las prepares de antemano, cosa que sea solo agarrar un maletín y partir.

No dejes las cosas para última hora: incluye el aseo, peine o cepillo de pelo, alguna gomilla para recoger el pelo, gel antibacterial, también debes llevar zapatillas y algún camisón pues, aunque en el hospital te suministran ropa, la tuya siempre te resultará más cómoda.

Incluye además documentos importantes como tu documento personal, tarjeta del seguro y los últimos exámenes que te hayas realizado, y cualquier otro que sea pertinente. Consulta con el personal de información en el hospital sobre que te hace falta. Puedes llevar comida para ti y tu pareja: si estás bajo régimen alimenticio, mantenlo.

Como paso final en la preparación lleva todo el ajuar que requerirá tu recién nacido, pijamas, gorritos, mantas, entre otros.

Alimentación e hidratación tus fieles compañeros en la semana 38 de embarazo

Durante tus últimas dos semanas de embarazo sentirás con frecuencia más apetito. Acude a las frutas: siempre están a la mano, son saludables y además puedes llevar pequeñas porciones de ellas en tu bolso cuando salgas de paseo. Mientras tanto en la casa puedes comer verduras, zanahorias y apio, yogur y queso, también frutos secos. Todos estos alimentos son altamente energéticos y harán que te sientas menos hambrienta y con la energía y fortaleza que ahora requieres.

En la medida que el tamaño del feto aumenta, sentirás mayor presión sobre tu vejiga. No debes descuidar ahora tu hidratación: toma abundante agua y altérnala con jugos de frutas, pues el aporte calórico y vitamínico de estas últimas son claves para tu salud y te mantienen además hidratada.

La importancia de la higiene en la semana 38 de embarazo

La importancia de la higiene se extrema aún más cuando te acercas al momento del parto, con especial atención a tus genitales. Es muy probable que a las 38 semanas de embarazo percibas algún cambio en el flujo vaginal: puede haberse tornado más espeso y con mayor abundancia, y si a eso agregas que también orinas muy frecuentemente, coincidirás en que mantener una correcta higiene te protegerá de contraer infecciones.

Si has perdido el tapón mucoso es aún más necesario porque la entrada de tu cuello uterino ya no está protegida y pueden penetrar con mayor facilidad los microorganismos. Debes evitar las duchas genitales y los baños de inmersión.

Lidiando con las contracciones en la semana 38 de embarazo

Es probable que te preocupes y te preguntes cómo serán las contracciones. ¿Serán muy dolorosas? Lo cierto es que esta es la manera en que conocerás con certeza que ya llegó el momento de dar a luz.

No te preocupes más de lo necesario. Por lo general el parto, al ser un proceso natural, pasa sin mayores contratiempos. Luego viene el alivio y la alegría de tener a tu bebé recién nacido en brazos.

Siempre puedes acudir a algunos medicamentos que alivian el dolor, aunque junto a estos o por si solos también puedes emplear métodos naturales. He aquí los más apreciados y recurrentes.

  • Realiza ejercicios de respiración, con un ritmo jadeante en la dilatación y otro desde el tórax en el momento final. Tienen una elevada efectividad.
  • Cambia de posición, alivia los dolores durante el parto.
  • Los masajes siempre son bienvenidos en cualquier sitio del cuerpo, especialmente en la espalda y los pies.
  • Utiliza baños de agua caliente, es idóneo para aliviar tensiones y relajarte
  • Sitúate en otro sitio, sobre todo cuando arrecian las contracciones. Visualiza un sitio hermoso y agradable. En otras palabras, soñar despierta te alivia psicológicamente pues dirige tu foco de atención momentáneamente a otro estado emocional más placentero, y disminuye los grados de dolor en la medida de tu concentración.
  • Escucha música agradable y que te estimule: la musicoterapia se aplica en múltiples disciplinas y el parto es una de ella. Provoca el placer y disminuye el dolor.
semana 38 de embarazo
En la semana 38 de embarazo estas muy cerca del momento ansiado y no debe tomarte desprevenida

Sabías que… en la semana 38 del embarazo…

Durante esta etapa es importante que te lo tomes todo con calma, ya el día del parto se acerca y necesitarás estar descansada y fuerte. Además, cuando des a luz estarás a tiempo completo en función del cuidado del recién nacido. Conque aprovecha el tiempo que te queda para descansar y relajarte, sobre todo piensa en cosas que te hagan feliz.

En algunos países se recomienda la circuncisión al nacimiento, en otros es una decisión de los padres y en algunos otros estas asociado a creencias religiosas. Es conveniente que tengas claro la posición de ustedes con relación a esta práctica para que en el momento que te pregunten puedan dar una respuesta compartida por la pareja.

También es importante en las 38 semanas de embarazo…

Es importante que instales en tu coche un asiento mirando hacia atrás, debes ir acompañada de regreso a casa con el recién nacido para una mayor seguridad. Es posible que tu parto se adelante y lo ideal es preparar todo esto, ahora que aún tienes tiempo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Cargando…