Obesidad infantil, epidemia de nuestros tiempos: causas y consecuencias

El exceso de peso infantil, que incluye obesidad infantil más sobrepeso, ha sido estudiado en el proyecto Aladino desarrollado durante el 2013 en todo el territorio español. Este abarca toda la población de 6 a 9 años de edad, y se reporta que en el orden del 44,5% muestran sobrepeso. De estos el 18,3% presentan obesidad infantil en tanto el 26,2 tienen sobrepeso.

La obesidad infantil es un problema acuciante para la salud publica de los diferentes paises
El sobrepeso y la obesidad afectan alrededor del 20 por ciento de la poblacion mundial

¿Qué niños se consideran incluidos en el grupo de los que presentan exceso de peso?

Para facilitar la comparación entre estudios y países tener en cuenta la diversidad étnica que habita en cada país. De esta forma se puede evitar la infraestimación que implica compararse con poblaciones en las que ya existía obesidad. Al respecto la OMS publicó en 2007 unos Estándares de crecimiento y desarrollo infantil.

Estos estándares pretenden describir cómo deberían crecer los niños en condiciones adecuadas. Esto contempla no tener que estudiar como crecieron en un determinado país o región. Al efecto se establecieron criterios definitorios acerca de lo que se considera obesidad y sobrepeso.

Importancia del índice de masa corporal

En esta dirección el punto critico es el llamado índice de masa corporal. Este no es más que una relación aritmética que asocia la masa y la talla de un individuo.

Existe un consenso para diagnosticar el sobrepeso y la obesidad en población adulta. Se considera que una persona tiene sobrepeso si el valor de su IMC está entre 25 y 30. En tanto se plantea que tiene obesidad, cuando el IMC es mayor de 30. Sin embargo, para la población infantil y juvenil, hay que comparar el IMC con unas tablas de referencia. En estas se contempla la población de la misma edad y sexo, construidas sobre la base de una concepción y metodología diferente.

Hay que destacar que no se pueden aplicar los mismos valores de IMC en niños y adolescentes debido a su constante crecimiento de estatura y desarrollo corporal. De ahí que se obtiene un IMC respecto a su edad y sexo. Al menos una vez al año se debe evaluar el IMC. De esta manera se puede diagnosticar el desarrollo del exceso de peso en un niño.

¿Como se calcula el indice de masa corporal?

Por lo que primero deberá contar con la fecha de nacimiento y de medición para obtener la edad calculada. Así se podrá ser más precisos al categorizar a este grupo de edad.

Después se calculará el IMC con la misma fórmula que para el adulto según la operación:

IMC = Peso (kg)/Talla (metros2).

donde el peso se expresa en kilogramos y la estatura en metros al cuadrado.

Sobrepeso: IMC>1 desviación estándar del valor medio para su mismo sexo y edad

Obesidad: IMC> 2 desviaciones estándar del valor medio para su mismo sexo y edad

¿Cuál es la situación mundial de niños con exceso de peso?

El exceso de peso (sobrepeso y obesidad infantil) se han incrementado a nivel mundial y han pasado a ser un serio problema de salud pública. Se considera que es la epidemia del siglo XXI. De hecho, las cifras globales de exceso de peso para la población mundial, considerando todas las edades, se encuentran en torno al 20%, distribuido aproximadamente en un 5% de obesidad y 15% de sobrepeso.

Incremento de la prevalencia de ninos con sobrepeso y obesos
El incremento mantenido de ninos obesos se ha convertido en un serio problema de salud

Según reporta la OMS el número de lactantes y niños pequeños (de 0 a 5 años) que padecen sobrepeso u obesidad ha sufrido un incremento significativo en los últimos años. Se señalan aumentos que van de 32 millones en 1990 a 42 millones en 2013.

En los llamados países en desarrollo, que se caracterizan por presentar economías emergentes, según la clasificación del Banco Mundial, y tener ingresos bajos y medianos. Y en estos se identifica que, la prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil entre los niños en edad preescolar, supera el 30%.

Para estos escenarios la OMS calcula que de mantenerse las tendencias actuales, el número de lactantes y niños pequeños con exceso de peso aumentará a 70 millones para 2025.

Necesidad de actuar…si queremos disminuir la obesidad infantil

Sin que existan acciones conducentes a limitar o modificar las condiciones que conducen al exceso de peso infantil, los lactantes y los niños pequeños obesos se mantendrán obesos durante la infancia, la adolescencia y la edad adulta.

Y esto conlleva el riesgo de que la obesidad infantil, asociada a una amplia gama de complicaciones de salud graves, generen las condiciones necesarias que incrementan el riesgo de padecer enfermedades crónicas, entre ellas, diabetes y cardiopatías.

De ahí que se valore que la lactancia materna desde el nacimiento hasta los seis meses de edad es un medio determinante para ayudar en impedir que los lactantes se vuelvan obesos.

¿Cuáles son las cifras de obesidad infantil en España y en la Comunidad de Madrid?

El estudio longitudinal ELOIN contempla a la población de niños con 4 años con seguimiento hasta los 14 años que viven en la Comunidad de Madrid. Los datos disponibles para el periodo 2012-2013 en la población de 4 años demuestran que un 6,4% de la población de esta edad son obesos (en niños 6,5% y en niñas 6,4%) en tanto el 17,3% presentan sobrepeso (17,4% en niños y 17,2% en niñas). Por lo tanto, aproximadamente uno de cada 4 niños de 4 años de edad que residen en la Comunidad de Madrid presentan exceso de peso.

Los resultados de los estudios realizados concuerdan en que “la obesidad infantil se asocia con la pobreza, el bajo nivel de renta y el bajo nivel de estudios de los padres o tutores”.

Por otro lado, según el sistema de vigilancia de la comunidad de Madrid, se reporta que “las cifras de obesidad en escolares de 4º de la ESO (15-16 años) en la Comunidad de Madrid, han experimentado en los últimos años una tendencia ascendente en ambos sexos”, siendo este aumento mayor en las niñas.

¿Cuáles son las causas del sobrepeso o de la obesidad infantil?

Entre las razones que motivan las cifras crecientes de obesidad infantil se encuentran los cambios producidos en los hábitos o estilos de vida.

En las últimas décadas, se ha producido una pérdida progresiva de hábitos alimentarios saludables. Esto se acompaña de una marcada disminución del tiempo que niños y niñas dedican a la práctica diaria de actividad física. En paralelo se aprecia un notable incremento del tiempo dedicado a actividades de tipo sedentario.

Causas de la obesidadl sobrepeso y de la obesidad infantil
La mayoria de las cusas de la obesidad infantil pueden ser prevenibles

Ahora bien, en última instancia, estos hábitos están ligados a las condiciones de vida. Es decir, al contexto socioeconómico, cultural y ambiental en el que vivimos. Este escenario vital ha experimentado grandes cambios en las últimas décadas.

¿Como influyen los habitos de la vida moderna en la obesidad infantil?

El ritmo de vida actual ha favorecido la pérdida de hábitos alimentarios saludables como la dieta mediterránea. Lo incongruente es que a través de la publicidad, promueve el consumo de comida rápida e hipercalórica, sobre todo entre los más jóvenes.

El modo de vida actual también es responsable de la menor práctica diaria de ejercicio físico. Al respecto el urbanismo de nuestros pueblos y ciudades ha experimentado grandes cambios. Y entre otros aspectos ha favorecido el aumento del transporte mecanizado. Debemos sumar la preocupación por la seguridad en la calle, situación que ha hecho que casi desaparezca este espacio como escenario de juego.

Por último, la creciente tecnologización de la vida cotidiana ha aumentado en todas las edades el número de horas diarias dedicadas a actividades de tipo sedentario.

Pérdida de hábitos alimentarios saludables en la infancia


La población infantil toma más cantidad de alimentos de los que necesita. En ocasiones se omite el desayuno, o se realiza de manera incompleta. Obviando que este es una de las comidas más importantes del día, directamente implicada en la regulación del peso. Además, se observa un escaso consumo de fruta, verduras y pescado. Y lo alarmante es que acompaña a un exceso de consumo de carnes rojas, dulces, chucherías saladas y bebidas azucaradas.

Disminución de la práctica diaria de actividad física en la infancia

Ha disminuido mucho la práctica diaria de actividad física en forma de juegos al aire libre, desplazamientos a pie, excursiones, deportes. Esta disminución es mucho más preocupante en el caso de las niñas que en el de los niños. Y esto es debido esencialmente a que nuestra sociedad promueve modelos femeninos poco activos. Estos se concretan en un tipo de juego infantil más sedentario. Por otra parte, ha aumentado el tiempo diario dedicado a actividades sedentarias. Dentro de esto predomina incremento del tiempo que pasan delante de una pantalla: televisión, ordenador, consola, móvil. Además, estas actividades, se asocian con frecuencia a un consumo de alimentos muy calóricos, como son patatas fritas, chucherías, bebidas azucaradas, entre otros.

Consecuencias de la obesidad infantil

La obesidad en la infancia está asociada a importantes problemas de salud relacionados con la aparición temprana de síndrome metabólico. De esta forma se puede padecer diabetes, hipertensión, aumento del colesterol en sangre, y problemas osteoarticulares.

Los niños obesos tienen más probabilidades de desarrollar problemas de salud en la edad adulta. Entre ellos se encuentran:

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Resistencia a la insulina (con frecuencia corresponde con un signo temprano de diabetes)
  • Trastornos osteomusculares, en particular artrosis (enfermedad degenerativa que afecta las articulaciones generando discapacidad)
  • Algunos tipos de cáncer, y en particular de endometrio, mama y colon
  • Discapacidad
  • Enfermedades cerebro-vasculares
  • Menor calidad y expectativa de vida
  • Problemas psicológicos. Dados por la dificultad para relacionarse con otros niños y niñas. Estimulados por la discriminación social de la que pueden ser objeto los que la padecen
  • Baja autoestima e incluso a trastornos de la conducta alimentaria como la bulimia y/o anorexia nerviosa

Factores que contribuyen a agravar el problema de la obesidad infantil

Cada aspecto del entorno en que los niños se conciben, nacen y crecen puede agravar sus riesgos de padecer sobrepeso u obesidad. Entre estas encontramos la diabetes gestacional. Esta es una forma de diabetes que se presenta en el embarazo. Y puede dar lugar a un mayor peso al nacer y aumentar el riesgo de obesidad en el futuro.

La obesidad infantil se incrementa a punto de partida de las amdres con sobrepeso u obesas
Se describe la tendencia a ninos con sobrepeso u obesos hijos de madres obesas

La elección de alimentos saludables para los lactantes y los niños pequeños es crucial. Sobre todo si tenemos en cuenta que las preferencias de alimentación se establecen tempranamente en la vida. La alimentación del lactante con alimentos hipercalóricos con altos contenidos de grasa, azúcar y sal es uno de los principales factores que propician la obesidad infantil.

¿Como pueden ayudar los medios de divulgación a evitar que la obesidad infantil se incremente?

La falta de información acerca de enfoques sólidos respecto a la nutrición, así como la limitada disponibilidad y asequibilidad de los alimentos sanos contribuyen a agravar el problema. La promoción intensiva de alimentos y bebidas hipercalóricos para los niños y las familias lo exacerban más aún. En algunas sociedades existen ciertas pautas culturales muy arraigadas. Entre estas encontramos la creencia generalizada de que un bebé gordo es un bebé sano. Estos puntos de vista pueden alentar a las familias a sobrealimentar a sus niños.

El mundo, cada vez más urbanizado y digitalizado, ofrece menos posibilidades para la actividad física a través de juegos saludables. Además, el sobrepeso o la obesidad reducen las oportunidades de los niños para participar en actividades físicas grupales. Consiguientemente, se vuelven menos activos físicamente, lo que los predispone a tener cada vez más sobrepeso.

Prevención de la obesidad infantil

El sobrepeso y la obesidad son en gran medida prevenibles. Las políticas, los entornos, las escuelas y las comunidades son fundamentales. Estas condicionan las decisiones de los padres y los niños. Pero a su vez,  pueden hacer que los alimentos más saludables y la actividad física regular sean la opción más sencilla.

En el caso de los lactantes y los niños pequeños, la OMS recomienda

  • el inicio inmediato de la lactancia materna durante la primera hora de vida
  •  la lactancia exclusivamente materna durante los seis primeros meses de vida
  • la introducción de alimentos (sólidos) complementarios nutricionalmente adecuados e inocuos a los 6 meses
  • se debe mantener, al mismo tiempo, la lactancia materna hasta los 2 años o más.

¿Como deben ser los alimentos?

Los alimentos complementarios deben ser ricos en nutrientes y deben tomarse en cantidades adecuadas. A los 6 meses, deben introducirse en pequeñas cantidades, que aumentarán gradualmente a medida que el niño crezca. Los niños pequeños han de tener una alimentación variada. En esta se debe incluir alimentos como la carne, las aves, el pescado o los huevos. Estos se deben tomar tan a menudo como sea posible.

La comida del niño puede prepararse especialmente para él. O bien a partir de los alimentos que se preparen para la familia, con algunas modificaciones. Deben evitarse alimentos complementarios ricos en grasas, azúcar y sal.

Los niños en edad escolar y los adolescentes deben:

  • limitar la ingesta energética procedente de grasas y azúcares
  • aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos
  • realizar actividad física con regularidad (60 minutos al día).

La industria alimentaria puede desempeñar una función importante para reducir la obesidad infantil, y a tal fin procurará

  • reducir el contenido de grasa, azúcar y sal en los alimentos procesados para lactantes y niños pequeños;
  • asegurar la disponibilidad de opciones saludables y nutritivas que sean asequibles para todos los consumidores;
  • realizar una promoción responsable dirigida a los padres de los lactantes y los niños.

Compromisos de la OMS

“La Estrategia Mundial OMS sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud en 2004 pide la adopción de medidas mundiales, regionales y locales destinadas a mejorar las dietas e incrementar la actividad física”.

Como complemento en septiembre de 2011 se tomaron importantes acuerdos en la Declaración Política de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles. En este documento se reconoce la importancia crucial de reducir el nivel de exposición de las personas y las poblaciones a dietas poco sanas y al sedentarismo.

En la Asamblea Mundial de la Salud de 2012 los países acordaron trabajar para frenar cualquier futuro aumento de la proporción de niños con sobrepeso. Esta es una de las seis metas mundiales sobre nutrición destinadas a mejorar la nutrición de la madre, el lactante y el niño pequeño para 2025.

Las posibilidades existen. Podemos disminuir la obesidad infantil. ¡Hagámoslo!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…