El acoso escolar, un problema de todos

El acoso escolar ha ido evolucionando con el tiempo, de hecho, hoy en día la modalidad de ciberacoso o acoso escolar cibernético van en aumento. Lo anterior por supuesto está muy influenciado por el amplio uso de las tecnologías digitales por los jóvenes.

Acoso escolar
Cuando se detecta un caso de acoso escolar lo primero es brindarle atención psicológica al menor, porque cuando no es atendido a tiempo puede tener consecuencias muy negativas

Tanto el acoso escolar como el ciberacoso son formas de violencia que se manifiestan en la escuela y en las áreas exteriores a la misma. A las anteriores vías se adiciona el uso de internet como un medio para aplicar la intimidación. Ambas formas de acoso tienen repercusiones muy negativas en el desarrollo y bienestar de los niños y jóvenes.

¿Qué es el acoso escolar?

El acoso escolar es, básicamente, un tipo de violencia. Se define como acoso escolar cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido fundamentalmente entre escolares. Se manifiesta de forma reiterada y durante un periodo de tiempo prolongado, tanto en el aula como fuera de esta. Las redes sociales y los dispositivos móviles han propiciado el acoso escolar cibernético.

Esta violencia se puede producir dentro de los espacios físicos de la escuela, también en áreas recreativas, deportivas o donde se lleven a cabo actividades extracurriculares. Las redes sociales y los dispositivos móviles son adicionados a los espacios ya señalados.

Comúnmente se piensa que la violencia escolar solo va dirigida hacia alumnos, pero la misma puede identificarse hacia profesores o miembros de la comunidad educativa.

Este tipo de violencia puede adquirir formas y características que pueden llegar a ser extremas.  Al ser las agresiones  sostenidas, en ocasiones muy serias, pueden llegar a generar la muerte de la persona que es víctima del acoso.

Acoso escolar cibernético una nueva modalidad

El desarrollo de la tecnología electrónica ha generado un impresionante auge en el uso de los medios de comunicación e informáticos y aparejado con sus incuestionables beneficios ha surgido el acoso escolar cibernético, ciberbulling o ciberacoso.

acoso escolar
El enfrentamiento al acoso escolar como una manifestación de violencia es una responsabilidad de todos

Esta variante incluye el empleo de dispositivos y equipos tales como teléfonos celulares, computadoras y tabletas. A estos medios se adicionan las herramientas como las redes sociales, los mensajes de textos, chats y páginas web.

Los mensajes de texto con rumores falsos, las fotos comprometedoras, los videos, los perfiles falsos y otros materiales son empleados para el ataque empleando la comunicación virtual.

El ciberacoso escolar…la misma moneda con dos caras

En numerosas ocasiones los niños que están siendo acosados por vía virtual, también lo son en forma física. El ciberacoso puede ser ejercido durante las 24 horas del día, todos los días y cuando el niño está solo en su habitación. Los mensajes e imágenes pueden ser subidos a las redes de forma anónima y pueden tener una amplia distribución en un tiempo muy corto.

Por otra parte en ocasiones es difícil localizar el origen y son difíciles de borrar una vez que han sido enviadas o posteadas. En sentido general el agresor o acosador se siente más protegido y por tanto actúa más impunemente  y siente menor temor a ser identificado.

¿Qué caracteriza al acaso escolar?

El acoso escolar tienen dos características fundamentales: desproporción en el poder y la  repetición.

Desproporción en el poder

Una de las características esenciales del acoso escolar es que el mismo busca conseguir intimidar a la víctima. Para ello puede emplear la fortaleza física, el acceso a información comprometedora o la popularidad. El objetivo del acosador es que el acosado viva aterrorizado, lo que genera un perenne nerviosismo como clara consecuencia del acoso.

Se trata de presentar una imagen negativa de la víctima demeritando todo lo que esta haga o diga. En ocasiones se pretende que la víctima realice acciones en contra de su voluntad, sometiéndolo a un dominio perverso. En otras se le hace víctima de vejaciones e incluso abusos de carácter sexual.

Al sujeto del abuso se le trata como si no existiera, se le impide expresarse libremente, se le excluye de participar en las actividades que habitualmente realiza el grupo y se le hace objeto de constantes amenazas contra su integridad física.

La repetición

La repetición es otra de las características esenciales del acoso escolar. Las actitudes de violencia son practicadas en más de una ocasión y pueden incluir una amplia gama de hechos tendientes a poner de manifiesto la inferioridad del acosado.

Cuando se somete a un sujeto al acoso, por lo general se trata de aislar socialmente a la víctima y para ello se realizan acciones de hostigamiento que manifiestan falta de respeto y desconsideración. El desprecio, el odio, la ridiculización, la burla, el menosprecio, los apodos, la crueldad, la manifestación gestual del desprecio, la imitación burlesca son algunas de las acciones características del acoso.

acoso fisico
El acoso escolar es una manera de expresión de la agresividad, que puede manifestarse de diferentes maneras llegando al acoso físico

Tipos de acoso escolar

Hay tres tipos de acoso escolar: acoso verbal, acoso social y acoso físico.

Acoso verbal

Este tipo de acoso se manifiesta por agresiones verbales las que pueden incluir, decirle apodos despectivos, molestar, comentarios inapropiados, insultos y ofensas.

Acoso social

En esta modalidad de acoso escolar se involucran a otras personas, se producen situaciones que tienden a ridiculizar al acosado, se divulgan rumores que no son ciertos, se dejan conocer situaciones embarazosas a terceros.

Acoso físico

Cuando el acoso se ubica en la categoría de físico es cuando incluye la agresión directa a la persona mediante golpes, empujones, atropellos y otras manifestaciones.

¿Qué tan frecuente es el acoso escolar en España y en el Mundo?

El acoso escolar es un problema mundial, en algunos países se manifiesta en mayor medida,  en otros los índices de afectación son menores. En los Estados Unidos de América según los datos del informe 2014–2015 del School Crime Supplement consideran que entre los estudiantes de 12 a 18 años el 21% ha experimentado acoso escolar. Los datos del Centers for Disease Control and Prevention en el 2015 reportaron que el 20%  de los estudiantes entre los grados 9–12 referían que durante los 12 meses precedentes habían sido acosados. Se estima que uno de cada tres adolescentes y uno de cada 6 preadolescente fue víctima de acoso escolar cibernético.

Un informe desarrollado por la Organización Mundial de la Salud junto a Naciones Unidas reporta que el acoso escolar a nivel mundial motiva 200 mil suicidios al año entre jóvenes de 14 y 28 años.

Los datos de la ONG Bullying Sin Fronteras y su homóloga británica Beat Bullying, reportan que en la Unión Europea anualmente hay 24 millones de niños y jóvenes víctimas de acoso y maltrato por acoso escolar. El Reino Unido es el país más afectado, seguido por Rusia, Irlanda, España e Italia.

Situación del acoso escolar en España

De acuerdo al informe Resultados de PISA 2015, de la OCDE, en España en alumnos de 15 años se reporta que el  6%  fue acosado. La ONG Bullying Sin Fronteras lo estima en 9.6%. En sus conclusiones destaca que Murcia, Madrid y Cataluña son las comunidades más afectadas.

La Fundación Mutua Madrileña y Fundación ANAR efectuaron un análisis sobre esta temática destacando que el 46% de las llamadas por ellos recibidas se correspondió con chicas y chicos entre los 11 y 13 años.  En el mismo informa alertan sobre la presencia de casos de acoso escolar en niños de tan solo 7 años de edad.

Otros datos interesantes es que del 2014 al 2015  las llamadas a esa organización ascendieron en un 75%. El 30% de las chicas y chicos no se lo había contado a los padres y un 10% no había compartido este suceso con nadie.

acoso escolar
Los síntomas y signos de acoso escolar son numerosos y te pueden indicar que tu hijo está siendo acosado

¿Cómo puede sospecharse que su hijo está siendo acosado?

Manifestaciones psicológicas

Los signos que pueden indicar acoso escolar son: estrés de forma manifiesta, la ansiedad, irritabilidad, tristeza, soledad, aislamiento, baja autoestima, falta de interés, pérdida del apetito, llantos continuados, autolesiones, ideación o intenciones o intento de suicidio.

Dificultades en las relaciones sociales

La relación con los padres, familiares y compañeros, se ven afectadas y el niño o joven tiende al aislamiento y el rechazo a actividades sociales, prefiere estar encerrado en la casa.

Problemas de rendimiento escolar

Problemas de rendimiento escolar, rechazo a la escuela, pueden conducir a malas calificaciones, abandono y fracaso escolar.

Síntomas somatizados

En otras los síntomas son somatizados, como dolor de barriga, pecho o cabeza, náuseas y vómitos.

¿Cuáles pueden ser las señales de alerta de acoso cibernético?

En general no difieren de las principales manifestaciones del acoso escolar. Los signos de que un niño puede estar recibiendo acoso cibernético son muy diferentes de un niño a otro. Podrían interpretarse como señales de alerta para los padres:

  • Cambios en el comportamiento y en el humor
  • Afectaciones en el sueño y en el apetito
  • Angustia emocional mientras el niño utiliza el teléfono o internet
  • Ocultar su vida digital
  • Mostrarse con rechazo a actividades sociales y apartarse de sus amigos
  • Evitar ir a la escuela y obtener peores notas
  • Padecer de ataques de mal humor

¿Cuáles son las causas del acoso escolar?

Para entender las causas del acoso escolar hay que entender primeramente la psicología del agresor. Aunque el mismo no padezca ninguna enfermedad mental, si puede tener graves trastornos de la personalidad o presentar algún tipo de psicopatología. Por lo general son niños que provienen de familias disfuncionales y donde ellos mismos pueden ser víctimas de abuso.

También es muy probable que el entorno escolar pueda ser uno de los motivos fundamentales por los que se produce el acoso, dado que en ocasiones este se produce por la ausencia de un clima adecuado de convivencia y respeto.

ciberacoso
El actual desarrollo tecnológico y las redes sociales implican que el acosador pueda estar en contacto permanente con el acosado

Tecnología, violencia y acoso escolar

En la actualidad existe un amplio debate sobre si los medios de comunicación y la violencia ficticia que estos transmiten tienen un efecto sobre la violencia real. Fundamentalmente entre niños que por su natural inocencia pueden no ser capaces de discernir entre aquello que es fantasía y lo que pertenece al mundo concreto.

Algunas de los expertos consideran que la realidad virtual pueda ser  parte del problema. Se basan en el hecho de que el  mensaje que transmiten determinados programas suele ser marcadamente individualista. En ocasiones exaltan la violencia como medio en la consecución de un fin determinado.

Sin embargo, es necesario destacar que, aun cuando la violencia en nuestras sociedades está sufriendo un claro aumento, el ascoso escolar y sus manifestaciones no surgieron con la realidad virtual. La violencia es anterior a estos y por tanto sus causas han de ser buscadas principalmente dentro del comportamiento humano y sus motivaciones.

ciberacoso
El acoso escolar es un problema grave, que se ha visto acrecentado por el uso de las nuevas tecnologías

Un comportamiento agresivo ¿por qué?

Como ya hemos visto, el objetivo de la práctica del acoso escolar es intimidar, emocional e intelectualmente, a la víctima. En ocasiones esto tiene el propósito de obtener algún tipo de beneficio colateral. Quienes acosan pueden tan solo buscar una necesidad imperiosa de asumir el dominio sobre otra persona, sin que exista un motivo objetivo para ello.

En ocasiones, el niño que desarrolla conductas de hostigamiento, busca, de la única manera que conoce, lograr cierto nivel de atención. Incluso pudiera pensarse que el agresor pueda considerar a su víctima como un competidor en cuanto a esta atención.

Con mucha frecuencia el niño o niña que acosa a otro compañero suele ser rodeado muy pronto por una banda o grupo de acosadores que se suman al abuso. Este tipo de comportamiento es característico del comportamiento humano: la necesidad de pertenencia al grupo, razón por la cual, la víctima puede en este caso estar sirviendo como chivo expiatorio.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias del acoso escolar en la adultez?

Numerosos estudios sugieren que las víctimas acosadas son más vulnerables a padecer problemas mentales. Entre ellos se sitúa el estrés postraumático, depresión y trastornos del ánimo a medida que envejecen. Pero la consecuencia más importante es que genera personas con una baja autoestima y a las que les resulta difícil integrarse a la sociedad. El acoso puede hacer de nuestros hijos seres infelices.

Pero por otra parte también contribuye a que cuando el acosado crezca se puede convertir en acosador con compañeros de edades inferiores, con su pareja o amigos. Según algunos estudios  puede manifestar  en la adultez:

  • Más propensión al consumo de sustancias ilegales.
  • Manifestaciones de violencia y a la participación en actos delictivos.
  • No tener responsabilidad ante las consecuencias de sus actos.
  • Falta de respeto a los sentimientos de otras personas.
  • Dificultades para el establecimiento de las relaciones sociales y personales.

Hay que tener en cuenta que en la mayoría de las ocasiones el acoso escolar se presenta en plena etapa de formación de la personalidad y de las primeras experiencias sexuales. Ello hace que el joven adolescente sea impactado muy fuertemente con este tipo de violencia.

Problemas severos
Detener el acoso escolar es una responsabilidad de todos, los maestros y la comunidad deben de actuar de conjunto con los padres

Consejos y recomendaciones sobre el acoso escolar

Si se produce una intervención simultánea y efectiva sobre factores individuales, familiares y socioculturales, se puede prevenir el acoso escolar. Al igual que en otros aspectos de la vida humana, la educación es el modo más efectivo para conseguir la prevención de este fenómeno social. Una gran responsabilidad debe ser asumida por los padres y en el seno del hogar.

Resulta difícil evitar el acoso pues, en ocasiones, las amenazas contra la integridad física pueden llegar a ser muy reales. Este es un problema de la sociedad en su conjunto. Involucra a los padres, a las víctimas de acoso, de los profesores, el medio escolar y las leyes y regulaciones para proteger a niños y jóvenes.

Es importante que toda la comunidad se encuentre bien informada sobre los mecanismos de protección a la infancia. Fomentar la comunicación entre compañeros de aula y entre toda la comunidad educativa en general. Establecer desde el comienzo del curso escolar relaciones basadas en el respeto, pero si aun así se produce el abuso este no debe ocultarse.

Con el abuso escolar no se puede ser tolerante, contemplarlo y no hacer nada, te convierte en cómplice.

acoso escolar
Ante un niño acosado debes manifestarle tu apoyo y confianza, no lo intimides, ni lo hagas sentir culpable

Recomendaciones a los padres de acosados y acosadores

  • Atender las posibles señales de alerta, los cambios de humor y de comportamiento, la motivación al estudio, frecuentes enfermedades leves como dolor de estómago o jaquecas.
  • Mantén una buena comunicación basada en la confianza, escucha y dialoga. Que sienta tu apoyo, no lo juzgues.
  • Respeta el derecho del niño a decidir quién será la persona a la cual desea contarle el problema, pues no siempre somos los padres la figura de referencia de nuestros hijos.
  • No pida al niño que cuente la situación en la que vive en ocasiones reiteradas puesto que revivir la experiencia puede ser doloroso y traumático.
  • Informar a las autoridades educativas ante cualquier cambio preocupante en los estados de ánimo del niño.
  • Si estamos seguros de que nos encontramos ante un caso de acoso, actuar de manera rápida con las personas involucradas, ya sea las víctimas, los agresores e incluso los observadores.
  • No trate de mediar en el conflicto, hay un sujeto con poder y otro que resulta víctima. Intentar una mediación entre uno u otro puede provocar un mayor resentimiento y detonar nuevas agresiones.
  • Si es un agresor se debe lograr un autoexamen de conciencia, preguntándose porque agrede a un compañero y tratando de ayudarlo a descubrir que causa esa necesidad de ser violento.
  • Recomienda a tu hijo o hija que no responda a las agresiones y en caso de sospechar que se está dando una situación de ciberacoso, trate de guardar los mensajes como prueba, de bloquear al remitente o de denunciar el caso.
  • Es aconsejable buscar ayuda profesional. Cuando estamos inmersos en una situación de este tipo las personas suelen no ser capaces de vislumbrar una salida y la ayuda profesional puede ser muy valiosa en ese sentido.

¿Cuál es el papel de los profesores?

La acción de los profesores resulta muy importante, son quienes pasan la mayor parte del día con nuestros hijos. Para ello es conveniente:

  • Estar atentos a los cambios en el rendimiento de sus alumnos, tanto en cuanto a atención en clases como a sus resultados, ya que son indicadores de que algo sucede.
  • Observar si algún niño se queda aislado dentro de la clase cuando no interactúa con los demás, será signo de dificultades en las relaciones sociales.
  • Cuando encontramos que un niño es víctima, debemos ayudarlo a denunciar el abuso, pues puede ser que lo considere una especie de violación a un inexistente código de honor. Es importante que el abuso no quede en secreto.
  • Haga participe a otros niños explicándoles que no deben tener miedo ante la situación, explíqueles que pedir ayuda a los adultos cuando esta es necesaria no debe considerarse como una delación.
  • Educar en los temas de derechos de los niños, convivencia, respeto a las diferencias, rechazo a la violencia y promover relaciones basadas en el respeto.
  • Recomendar la intervención terapéutica para los acosadores.
  • No permitir dentro de su clase, ni en su presencia, que se rían de ninguno de sus alumnos, pues eso puede ayudar a reforzar el sentimiento de grupo en contra de uno de ellos. Actuar de forma inmediata y proteger a la víctima.
  • Evitar que se produzcan tensiones o competencias no sanas entre compañeros, ya que pueden facilitar la aparición de situaciones de acoso fuera del aula.
  • Tratar de elogiar a los alumnos por igual, ya que el reforzamiento sobre uno o unos pocos puede hacer florecer los celos del resto, pudiendo convertir así a los primeros en objeto de envidia para el resto del grupo.

Consejos para los acosadores y acosados

Es importante que sea el propio niño quien cuente la situación a la que es sometido. Que lo cuente a sus padres y en el colegio, es fundamental que enseñemos a nuestros hijos a no dejarse intimidar y mantener la calma ante situaciones de esta índole.

  • Por tanto, no deje que el niño se autocensure o que llegue a sentirse culpable de una situación en la que no tiene ninguna responsabilidad.
  • Cuando ves que tu solo no tienes los medios para ponerle fin al acoso escolar que te rodea solicita ayuda a los adultos, tanto a tus padres, como a los maestros o la persona en la que más confíes.
  • La violencia no se para con violencia. No enfrentes la situación de forma agresiva, ni por tus propios medios. Recurre a una persona mayor.
  • Ante las situaciones que te disgustan o te provoquen enfado. tomate tu tiempo, no reacciones de inmediato, respira, libera tensiones. Protégete con una coraza y se fuerte.
  • No estés solo en lugares oscuros, sitios peligrosos, a altas horas de la noche. No te arriesgues.
  • Puedes denunciar el ciberacoso en diferentes sitios de internet o puedes comunicarte con las autoridades competentes del país.

Los amigos y la comunidad

  • Cuando observas algún tipo de agresividad, no debes de enfrentarlo por ti mismo, busca la ayuda de una persona responsable de forma inmediata.
  • No se hace ningún bien ayudando al amigo acosado a ocultarlo, ya que con esta actitud aumenta el sentimiento de impunidad del acosador.
  • No es preciso enfrentarse al acosador, pues este comportamiento, lejos de solucionar el problema, puede provocar que se meta con su víctima con más ganas todavía.
  • Muéstrale tu solidaridad al acosado porque ningún ser humano merece que sea tratado mal.
  • Intentar no dejar sólo al amigo acosado en aquellas circunstancias en que se produce la agresión, ya que es más difícil que el acosador arremeta contra dos o tres personas a la vez.
  • Brindarle al amigo acosado confianza y discreción para que sea capaz de transmitir sus tensiones y temores porque le provocará un gran daño psicológico.
  • Propiciar que el acosado participe en actividades de esparcimiento y relajación, creándole un clima de respeto y apoyo para que se sienta a gusto y pueda olvidar y liberar sus preocupaciones.
ciberacoso
En ocasiones se mandan mensajes desagradables o dañinos, se realizan llamadas acosadoras al móvil, envío de fotos hechas con el móvil y utilizadas para amenazar, e-mails acosadores, acoso a través de chat

Y algo más sobre el ciberacoso escolar o acoso escolar cibernético

El ciberacoso requiere de dominar algunos aspectos tecnológicos de la información y las comunicaciones. Las principales recomendaciones son:

  • Debe conocer el mundo de internet de su hijo y de mutuo acuerdo establecer restricciones y explicarle la necesidad de preservar su intimidad y privacidad y no exponerla al dominio de las redes. Saber el tiempo conectado a que sitios entra, que paginas revisa y con quien se comunica.
  • Brindarle confianza y apoyo para que ante cualquier mensaje acosador sienta que sus padres están a su lado, y si detecta en ocasiones repetidas una amenaza, guardar las pruebas y eliminarlas.
  • También puede bloquear al acosador y no permitir que le entren sus mensajes. Hay formas efectivas para cada modalidad de comunicación.
  • Si nota signos de alarma debe prevenir al centro de enseñanza y a los profesores para juntos buscar alternativas para evaluar lo que está afectando a su hijo.
  • No permita que su hijo se aísle cuando acceda la tecnología. Supervise el uso adecuado de la misma y en caso de ser necesario instale controles que le permitan acceder a la vida digital de su hijo.
  • Si sospecha que su hijo puede ser un acosador enfrente este problema de frente y actúe con firmeza y responsabilidad ante esta manifestación. Esto por mucho que le duele le evitar mayores disgustos en el futuro. El uso de los dispositivos móviles debe ser un derecho bien ganado, cuando su hijo no lo merece no vacile en retirar estas posibilidades.
  • En ocasiones se requiere ayuda profesional para enfrentar el ciberacoso, por una parte de un psicólogo y por otra de especialistas en tecnologías de la información. Nunca subvalore la importancia del ciberacoso porque las consecuencias pudieran ser nefastas.

Y para concluir…

El enfrentamiento al acoso escolar como una manifestación de violencia es una responsabilidad de todos. Siempre piensa que puedes ayudar mucho a que este lastre de nuestra época no cercene el futuro prometedor de niños y adolescentes.