Semana 6 de embarazo

Cuando llegas a la semana 6 de embarazo, ya está confirmada la sospecha, no hay dudas la ansiada noticia llegó. La alegría te inunda pero es completamente normal que te asalten también numerosas dudas, temores y preocupaciones respecto a cómo será tu vida en lo adelante.

Las preguntas se acumulan y de seguro estás pensando ¿Cómo puedo proteger a mi pequeñín desde las seis semanas de embarazo? ¿Qué forma tendrá ahora? ¿Cuál es la mejor forma de llevar hacia adelante esta deseada espera? Estas y otras numerosas preguntas están a la orden del día. No te angusties, es importante que recuperes la calma y asumas tu nuevo estado con alegría y responsabilidad.

Semana 6 de embarazo
En la semana 6 de embarazo ya es posible conocer si un está creciendo dentro de ti una nueva vida y debes solicitar la primera cita con el especialista que hayas seleccionado para tu atención

Desde Canal Chupete te acompañamos semana a semana para que sepas lo que puedes esperar, lo que debes hacer, lo que debes evitar y también para ayudarte a conocer lo que está aconteciendo en el desarrollo de tu pequeñín.

El desarrollo del embrión en la semana 6 del embarazo

En la sexta semana de embarazo el crecimiento es muy rápido inglés y aparecen cambios en el embrión, se comienzan a formar sus órganos. Su tamaño es de unos 4 milímetros, pero es aún muy primitivo. Su peso es menor a un gramo. Si se efectúa una ecografía en esta semana se observa como un pequeño grano, con actividad cardíaca pero sin movimientos corporales. Se observa como una letra “C”, muy cerrada o sea la media luna en la semana 6 se va encorvando más sobre sí misma.

Embrión de 6 semanas
En el embrión de 6 semanas de embarazo se puede distinguir la cabeza, la cara, el cuello, los rudimentos oculares, una apertura para la boca, y una versión muy primaria de lo que será su oído

Morfología del embrión a las 6 semanas de embarazo

La cabeza es aún mayor comparada con el resto del cuerpo, la cara se comenzará a conformar con rudimentos oculares, una apertura para la boca, y una versión muy primaria de lo que será su oído interior. Otra novedad es que ya se distingue el cuello y la lengua. Las cuerdas vocales ya comienzan a desarrollarse poco a poco. Los sistemas digestivo y respiratorio se empezaron a formar también.

Tiene solo unos botones de tejidos de donde se desarrollarán, sus extremidades inferiores y superiores aunque aún son extremadamente  primitivas, pero irá desarrollándose muy a prisa. Los dedos no se pueden distinguir pues se encuentran unidos por una membrana, pero pronto comenzarán a separarse.

Los bloques pequeños del tejido que formará su tejido conjuntivo, las costillas y los músculos se desarrollan en la línea media del bebé.

Los órganos

Esta semana es vital y especial para el desarrollo de la vida embrionaria: ahora se inicia la formación de la mayor cantidad de los órganos vitales del futuro bebé, y es preciso extremar los cuidados. El corazón en esta etapa solo cuenta con una cámara.

Durante la semana 6 de embarazo el embrión ya tiene ojos, aunque no puede abrirlos.

Si el ginecólogo te indicara la ecografía transvaginal ya se podrá vislumbrar la vesícula vitelina y los latidos cardiacos estables. El corazón consta con dos vasos sanguíneos, su ritmo cardíaco es aproximadamente de unas 150 pulsaciones por minuto.

Es importante que sepas que es en esta etapa cuando comienzan a diferenciarse los órganos genitales, aunque no será hasta más avanzado el embarazo que pueda establecerse si es niño o niña. Por ahora tendrás que conformarte…con el misterio.

Tubo neural

En la semana sexta del embarazo, ya la parte inferior o colita del tubo neural se cerrará y en ese momento ya estará presente o no los llamados defectos del tubo neural como la espina bífida. Es por lo anterior que el consumo de ácido fólico es de gran importancia desde que planificas el embarazo porque está demostrado que ayuda a prevenir estos defectos.

En el embrión de 6 semanas, se desarrollará el sistema nervioso y lo más representativo es que de forma progresiva se forma el cerebro y la médula espinal.

Los sentidos en la semana 6 del embrión

Aunque su cabeza es grande en relación a su cuerpo, ya presenta zonas oscuras allí, donde luego le aparecerá la nariz, los ojos y existen además pequeños huecos donde más tarde surgirán sus orejas.

Botones de donde surgiran las extremidades
El embrión a las 6 semanas de embarazo tiene unos botones de tejidos de donde se desarrollarán muy rápidamente sus extremidades inferiores y superiores

La madre en la sexta semana del embarazo

Durante todo tu embarazo irás notando cambios que incrementarán en la medida en que tu periodo de gestación progresa. Tu cuerpo recibe literalmente un bombardeo hormonal, lo que origina cambios físicos y de tu metabolismo. De todos ellos, los más notables son el aumento del tamaño en los senos, que estarán más inflamados y turgentes. Pueden aparecer además manchas oscuras en diversas zonas de la piel, específicamente serán más intensas en algunas áreas del rostro.

Cuidados prenatales en la  semana sexta

Cuando tengas la sospecha de que estás embarazada o el test de  embarazo de positivo, es muy oportuno que solicites una consulta con tu ginecólogo.

Una vez que te hayas decidido por el especialista que deseas que te atienda durante tu embarazo, debes de programar tu primera visita. En ella se evaluará tu estado general de salud, la historia familiar y tus antecedentes. Se identificarán los factores de riesgo y se calculará el tiempo de gestación. Siempre debes ser muy clara y honesta con el profesional que te atiende.

ecografia
La ecografía es un complemento en el seguimiento del embarazo

Además de lo imprescindible de recibir indicaciones médicas, también puedes encontrar en las consultas a otras mujeres como tú y será interesante compartir las experiencias por las que ellas atraviesan.

Esos encuentros serán positivos para ti, pues puedes intercambiar con ellas, ampliar tu círculo social, compartir impresiones y ofrecerse apoyo mutuo, no tan sólo ahora, sino luego del parto.

Es importante que te informes de los derechos que tienes como embarazada en tu centro laboral, como el cobrar las horas laborables que habrás de emplear para asistir a tus consultas médicas y de cuidados prenatales. Siempre es conveniente informar a tus jefes inmediatos o supervisor del calendario de tus consultas de seguimiento y control de embarazo.

Malestares y complicaciones en la semana 6 de embarazo

Durante esta etapa de tu embarazo es muy usual que hagan aparición los malestares que resultan más comunes: los vómitos matutinos, el aumento de volumen y sensibilidad de los senos y el cansancio, que ya no confundirás con los que experimentas durante tus periodos premenstruales.

Nauseas, vómitos y trastornos gastrointestinales

Lo más específico pueden ser las náuseas matutinas, que pueden complicarse en cuadros severos de vómitos que llegan a provocar deshidratación. En este caso estaremos ante una hiperémesis gravídica, que aunque no es frecuente (1 de cada 1000 casos), sí es muy severa y necesita atención médica.

Esto es provocado por el efecto hormonal propio del embarazo y, por lo tanto, no es extraño que tus digestiones sean más lentas y percibas un aumento en la acumulación de gases, que pueden ser molestos.

Turgencia y sensibilidad de los pechos

El aumento de la sensibilidad en los pechos en las primeras semanas podría ser una de las primeras señales que te hagan sospechar de qué se trata de algo más que un retraso en la menstruación y que podría tratarse de que una vida está creciendo dentro de ti.

Sentirás inflamación de tus senos y aumento de la sensibilidad en toda la zona, especialmente en los pezones. Durante tu semana 6 de embarazo aumenta la opresión en el pecho y tus sujetadores te provocan ahogo y malestar, así que opta por comprarte otros que no tengan aros y que sean de algodón, y así sentirás algo de alivio.

Las molestias ocasionadas por el aumento de tamaño de los senos, se van modificando pero no se eliminan. En los primeros meses será el aumento de la sensibilidad, posteriormente comenzará la secreción de calostro preparándose para alimentar al pequeño. Se van transformando las manifestaciones en los pechos pero no desaparecen.

Aversión a algunos alimentos

Además de los vómitos, es muy probable que tengas náuseas repentinas y empieces a rechazar determinados alimentos. Si aún no han aparecido estos síntomas  aprovecha y date uno que otro gustillo, porque podrías comenzar a padecerlas, pero tal vez seas de las afortunadas que nunca las presentan.

náuseas y vómitos
Las náuseas y vómitos es una de las molestias del embarazo mas frecuentes de los primeros meses

Mareos y crisis hipotensivas

Los mareos en el primer trimestre del embarazo son comunes, causados por pequeñas crisis de disminución de la presión arterial porque tu cuerpo se está reajustando a las nuevas demandas que impone la fisiología de una embarazada.

En algunas gestantes pueden aparecer dolor de cabeza y migraña, provocada por el aumento del flujo sanguíneo y la disminución de glucosa en sangre. Cuando sientas mareos, recuéstate con las piernas en alto o siéntate con la cabeza entre las rodillas. Lleva siempre en la cartera algún caramelo, para combatir los descensos de glucosa.

Malestares gástricos

Además de toda la sintomatología propia de esta semana 6 de embarazo, puedes presentar otras durante todo el primer trimestre de la gestación, y entre ellas el ardor o acidez estomacal, sobre todo luego de ingerir alimentos.

Las hormonas que actúan relajando los ligamentos también pueden actuar sobre la válvula que está localizada entre el esófago y el estómago causando el reflujo de ácidos estomacales hacia el esófago. Para evitarlo come pequeñas porciones frecuentemente y evita algunos alimentos como las frutas cítricas, el chocolate, comidas fritas y muy sazonadas o picantes.

De igual forma, en las primeras semanas del embarazo se puede producir una sensación de dolor e hinchazón abdominal. Esto se debe a los cambios hormonales que favorecen una disminución de los movimientos intestinales.

Lo anterior puede producir estreñimiento, de forma ocasional o mantenerse durante todo el embarazo. Toma al menos dos litros de agua y aumenta la presencia de vegetales, frutas  y alimentos ricos en fibras en tu alimentación. La práctica de ejercicios físicos diarios ayuda a conservar una buena motilidad intestinal y puede ayudarte a regularizar la evacuación intestinal.

Cansancio, fatiga y sueño

Entre los síntomas más comunes de una embarazada de 6 semanas es la sensación de cansancio, somnolencia y agotamiento. Ten en cuenta que se están formando la placenta y los órganos del feto, por lo que ahora aumenta la demanda y el volumen sanguíneo y los órganos involucrados están trabajando por encima de lo normal. En este momento el consumo de energía es mucho mayor, por lo que aumenta tu necesidad de descansar.

Micciones frecuentes

Aparece durante esta etapa la necesidad imperiosa de orinar frecuentemente, esto es debido a los cambios fisiológicos y hormonales y a un funcionamiento renal más intenso para eliminar los residuos tóxicos de tu cuerpo. Puedes mejorar esta molestia bebiendo menos agua antes de acostarte a dormir, así no te levantarás en la noche y lograrás conciliar un sueño reparador. Pero recuerda hidratarte bien durante el día.

Aborto espontáneo y malformaciones congénitas

Debes estar al tanto ante cualquier sintomatología anómala, por ejemplo si presentas un dolor abdominal agudo durante la semana 6 de embarazo puede ser indicativo de que el embarazo es extrauterino o ectópico. Requieres una atención de urgencia inmediata porque la hemorragia puede tener graves consecuencias no solo para el embrión también para ti.

Es normal y bastante común que un gran porciento de embarazadas presente pequeñas pérdidas de sangre al comienzo del embarazo. Si este fuera tu caso, y estás en la semana 6 de embarazo, no dudes en llamar lo más pronto posible a tu médico para investigar si es algo normal o presentas otra sintomatología que indique la urgencia de realizarte alguna prueba adicionalinglés .

Si tienes una pérdida de sangre abundante o  de secreciones vaginales pudiera ser un signo de un aborto espontáneo y ante la duda consulta de inmediato a tu doctor.

Para el buen desarrollo del bebé es importante eliminar totalmente el hábito de fumar y el alcohol, las drogas ilícitas y toda exposición a sustancias radioactivas o tóxicas.

Es normal que sientas preocupación ante la posibilidad real de perder un embarazo y más aún si eres primeriza, pero mira a tu alrededor…te sorprenderá conocer cuántas mujeres en esta situación luego han tenido hijos saludables.

Embarazo ectópico
El embarazo ectópico es una de las complicaciones más graves en el primer trimestre

Cuidados y actividades especiales en la semana 6 de embarazo

Es natural que tengas las emociones a flor de piel, puedes presentar cambios bruscos de humor y es normal que pases con una gran facilidad del llanto a la risa, o sentir mal humor sin razón alguna. Esto se debe a que los niveles hormonales se modifican e influyen en tu estado anímico y en tu fisiología en general.

Alimentación en la sexta semana de embarazo en la semana 6 de embarazo

Tu alimentación debe de ser variada y de calidad. En tu menú no deben faltar los alimentos que sen muy nutritivos y ricos en los componentes fundamentales que demanda una embarazada. Una dieta balanceda muy rica en frutas , vegetales, cereales, productos lácteos, carnes, pescados y legumbres te aportarán todo lo necesario para que tu hijo se desarrolle y crezca con salud y que tus reservas no se agoten.

El  ácido fólico, es de gran importancia para el desarrollo embrionario y fetal, asegúrate de consumir alimentos ricos en esta vitamina, pero además la suplementación está recomendada desde que planeas tu embarazo. El calcio, el hierro y el  ácido fólico lo puedes obtener consumiendo hojas verdes y legumbres.

Si te afectan náuseas y mareos en demasía, he aquí un consejo que te ayudará: realiza entre 5 y 6 comidas pequeñas diarias, consume alimentos relativamente fáciles de digerir y bebe abundante agua para mantenerte hidratada. En esta etapa inicial lo mejor es comer los alimentos a temperatura ambiente o de preferencia fríos, especialmente en las mañanas. Trata además que lo que comes esté poco condimentado y con poca o ninguna sal.

Relajación y movimiento en la semana 6 de embarazo

Es común que sientas cansancio, agotamiento y sueño: no te esfuerces y duerme o descansa siempre que lo requieras. Pero no por ello abandones tus rutinas de ejercicio físico de leve a moderado: estos te ayudarán a mantener tu peso bajo control durante el embarazo y preparar tus músculos para el momento del parto.

Un consejo saludable es que hagas vida social: llama a tus amistades y conversa de temas que sean de tu agrado, lee, asiste a teatros y a eventos culturales, realiza todas las actividades que te proporcionen placer y esparcimiento.

Relaciones sexuales en la semana 6 de embarazo

Es normal que algunas mujeres sientan temor o cierto rechazo a las relaciones sexuales, no te preocupes, el bebé no sufrirá por ello, está lo suficientemente protegido.

Si disminuye tu deseo sexual durante estas primeras semanas de embarazo, no debes preocuparte: por lo general esta caída de la libido desaparece luego y retomas tu vida sexual normalmente.

Sabías que… en la semana 6 de embarazo…

Debes evitar las comidas con exceso de grasa, azúcar, o sal, evita ingerir embutidos, y cualquier carne poco cocinada. Nunca bebas leche que no esté pasteurizada.

También es importante en las semana 6 de embarazo

Todas las mujeres embarazadas se cuestionan cómo se verán luego del parto, es evidente que ganarás peso durante el embarazo y tardarás un año más o menos, hasta que tu cuerpo vuelva a la normalidad. . Obviamente te resultará más sencillo y sobre todo… más rápido si desde ahora comienzas a ejercitarte y mantienes una vida activa y saludable, con una alimentación adecuada, caminas diariamente y bebes abundante líquido.

Ahora mismo debes tener muchas interrogantes, esclarécelas con tu médico, él es quien mejor te puede aconsejar en estos momentos. Consulta con él qué medicamentos puedes tomar en caso de presentar fiebre, catarro, alteraciones en la frecuencia cardiaca, diarreas…y cualquier otra dolencia que pudieras presentar. Nunca te automediques puedes poner en riesgo la vida de tu hijo. Pregúntale además sobre todo lo que te preocupa, pero por encima de todo como puedes proporcionarle la mejor atención a ese pedacito de ti, que crecerá cada día más, si desde su propia vida intrauterina le estarás proporcionando un mejor futuro y una mejor salud.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Cargando…