Semana 9 de embarazo

Durante la semana 9 de embarazo tu cuerpo continúa experimentando cambios, que aún no son demasiado evidentes. Pero aunque no sean visibles externamente, por dentro en tu organismo se están poniendo en marcha cambios hormonales, fisiológicos y bioquímicos muy trascendentes y que te permitirán desarrollar un embarazo saludable. Es normal que no tengas grandes cambios morfológicos externos porque acabas de iniciar tu tercer mes de gestación.

Por su parte el embrión de 9 semanas habrá tenido un desarrollo impresionante y tiene sus órganos vitales formados y hasta comienza el desarrollo de sus huellas digitales. En esta etapa se te indicarán exámenes y pruebas complementarias para dar seguimiento a tu estado de salud y a la del embrión.

El desarrollo del embrión en la semana 9 de embarazo

A las 9 semanas de embarazo la imagen ecográfica comienza a ser más definida, se parece más a un futuro bebé y “cada vez se hace más fácil detallar estructuras embrionarias que anteriormente solo describía la embriología mediante el estudio de embriones sin vida”.

Cuando arribes a las nueve semanas de embarazo, tu futuro bebé alcanza un tamaño aproximado de 30 milímetros y su peso está entre 2 o 3 gramos. Los órganos ya se han formado primitivamente, y sólo comenzarán a funcionar cuando hayan madurado en su totalidad.

El embrión de 9 semanas ya ha comenzado a alargarse y comienza a tener un aspecto más parecido a la forma humana. Se puede apreciar un abultamiento en su parte cefálica que dará origen a la cabeza, mientras que la cola embrionaria se reduce.  Por su parte las cuatro extremidades también crecen y en esta novena semana aparecen los codos inglés .

Morfología del embrión en la semana 9 de embarazo

Cuando el embrión tiene nueve semanas se sigue encorvando sobre sí mismo y su cabeza se corresponde con casi el 50% de su cuerpo. También se comienzan a formar los folículos pilosos y los pezones. El cordón umbilical se puede ver con claridad mediante  la ecografía.

Se mueve frecuentemente, pero no puedes percibirlo. Sus movimientos son involuntarios pues sus músculos no se encuentran aún conectados al cerebro, y obedecen al mismo proceso de desarrollo por el que atraviesan sus demás sistemas vitales. Como característica típica de la semana 9 de tu embarazo, es que ya tu feto mueve su cuerpo incluyendo los miembros superiores e inferiores, esto se podrá observar en la ecografía.

Como dato de interés, se inicia en las 9 semanas de embarazo la formación de los que serán sus huellas digitales y tiene todos los dedos en las manos y los pies. Estos últimos, aunque son en extremo pequeños, pueden ser observados mediante ecografías.

Los órganos

El corazón de tu bebé ya se ha dividido en cuatro cámaras y continúan formándose las válvulas. Late a un ritmo acelerado, y su frecuencia cardíaca oscila entre las 160 y 170 pulsaciones por minuto. Ya podrás escucharlo cuando te realicen los ultrasonidos.

Tu futuro bebé tiene un pequeño esqueleto perfectamente distinguible a través de la piel, pues esta es en extremo fina. Sus huesos aun no cuentan con suficiente calcio, aunque la mayoría de ellos tiene su forma definitiva.

Órganos tan importantes como la vesícula, el bazo, el hígado y la glándula suprarrenal se están desarrollando en tu bebé. El páncreas, los conductos biliares y la vesícula biliar ya se encuentran en su lugar  y puede producir insulina. Por su parte los riñones ya pueden producir orina.

El ano está en su lugar y los intestinos comienzan a desplazarse por dentro del cordón umbilical a través del ombligo, dando origen a la llamada “hernia fisiológica” del embrión que permanecerá hasta la semana 11 en que desaparecerá.

En relación al sexo de tu bebé, aun no lo puedes conocer porque ahora es que los órganos reproductores internos, testículos en los varones y  ovarios en las hembras se comienzan a desarrollar. En el embrión de 9 semanas los genitales externos son exactamente iguales tanto en niños como niñas, pero más adelante si se observarán las diferencias.

Desarrollo de los sentidos a la semana 9 de embarazo

Tu bebé comienza a abrir su pequeña boca, pues tiene los labios formados. Su cabeza continua siendo mucho mayor que su cuerpo, aunque tiene orejas y nariz. Los ojos, se le desplazan hacia la parte frontal y en cuanto a los párpados continuarán fusionados  y no podrá abrir los ojos hasta la semana 26 o 27.

Sistema nervioso

El sistema nervioso va estableciendo conexiones por el cuerpo del feto, por esto sus movimientos suelen ser involuntarios aún, y presenta temblores.

Control durante el embarazoLa madre en la semana 9 de embarazo

Aun estás en el primer trimestre de tu embarazo, por lo tanto es normal que permanezcan los síntomas que has venido sintiendo hasta el momento. En la mayoria de las mujeres las náuseas disminuyen en este mes, pero en otras se incrementen.

Aún no es tan significativo el aumento de peso, a pesar de que tu útero y tus pechos crecen continuamente. En la novena semana debes haber ganado en peso aproximadamente un 1 kilogramo más, claro que si estas esperando gemelos, tu peso debe oscilar entre 1 y 2 kilogramos.

Durante la 9na semana del embarazo, aun no será especialmente notable el crecimiento de esa panza que ansías mostrar, aunque sí puedes observar un incipiente aumento, sobre todo si eres primeriza.

Debido al aumento de tamaño del útero en una embarazada de 9 semanas, sentirás molestias o hincadas en la región pélvica y aunque has aumentado poco de peso, la ropa no te queda como antes porque tu cintura ha crecido.

Exámenes y pruebas complementarias a las 9 semanas del embarazo

Durante la novena semana, tu ginecólogo te indicará una serie de pruebas y análisis complementarios para determinar tu estado de salud. Dependiendo del país y de los servicios de salud de cada proveedor público o privado estos análisis se podrán efectuar semanas antes o después, pero generalmente  se recomiendan entre la semana 8 y 12 de embarazo.

Estas pruebas de sangre y de orina son muy útiles a la hora de realizar diagnósticos. ¿Cada qué tiempo debes repetirlos?, eso dependerá de si padeces de alguna enfermedad que requiera el control estricto por parte de tu ginecólogo, como pueden ser la anemia y la diabetes mellitus.

Triple screening o cribado del primer trimestre

Otra prueba importante durante esta semana de embarazo, es el cribado del primer trimestre o triple screening. La muestra de sangre referida anteriormente servirá para estos análisis. Esta prueba consiste en la estimación de las probabilidades de que el feto esté afectado de Síndrome de Down (Trisomia-21), síndrome de Edwards (Trisomía 18) y Patau (Trisomía 13).

Control durante el embarazo

La extracción de sangre se puede realizar entre las semanas 7 y 14, aunque generalmente se hace entre las semanas 8 y 10. Y entre las semanas 11 y 14 se realiza la ecografía para estudiar la translucencia nucal o pliegue nucal del feto.

En la sangre materna se determinan los valores de la fracción beta de la Hormona Gonadotropina Coriónica humana (hCG) producida por la placenta y la alfa-fetoproteína(PAPP-A), proteína producida por el feto. Algunos laboratorios determinan  además el estriol libre (estrógeno producido por el feto y la placenta). En otros además se incluye la determinación de inhibina.

Mediante los datos de la analítica sanguínea, la translucencia nucal del feto medida en ecografía, conjuntamente con tu edad y el tiempo gestacional se puede determinar el riesgo de algunas alteraciones cromosómicas. En ocasiones es necesario indicar una amniocentesis o una biopsia corial para llegar a un diagnóstico, porque el triple screening solo permite conocer el riesgo de estas afecciones.

Exámenes específicos

Siempre y cuando haya antecedentes o sospechas de alguna enfermedad se procederá a investigar. Como por ejemplo las enfermedades tiroideas. Pudiera ser necesario efectuar análisis de la función tiroidea mediante la determinación de hormonas tiroideas. Con un tratamiento oportuno es posible prevenir que tu bebé padezca de hipotiroidismo congénito al nacer, y evitar cualquier complicación en cuanto a tu salud durante el embarazo y el parto. De existir alguna alteración en estos exámenes en específico, te indicarán tomar en ayunas la hormona tiroidea. De cualquier manera lo aconsejable es seguir al pie de la letra todas las indicaciones de tu ginecólogo.

Malestares y complicaciones en la semana 9 de embarazo

Durante la semana novena de embarazo no habrá grandes cambios: continúan las náuseas, los vómitos ocasionales, mareos y cansancio o agotamiento. Aunque no tiene que ser tu caso, ni mucho menos experimentar todas estas molestias al mismo tiempo. En unas mujeres se manifiestan más que en otras y hay un porciento en el cual no pasan de ser un muy ligero malestar.

Vómitos frecuentes y trastornos gastrointestinales

Aunque van menguando, puede que aún te atormenten los vómitos matutinos. No se recomienda en estos casos tomar antieméticos, sino acudir al médico. Este valorará si tienes una hiperémesis gravídica, y si necesitas de un ingreso para hidratarte y alimentarte vía intravenosa.

Turgencia y sensibilidad de los pechos

Aun tienes que cambiar tu talla de sujetador si tus senos siguen creciendo, pero ya falta menos. Al final del primer trimestre ya podrás quedarte con una sola talla, pues tu busto habrá alcanzado su máximo volumen. Si observas bultos pequeños y de color blanco en tus pezones, no te alarmes, te permitirán mantener los mismos húmedos cuando comiences a lactar. Es un proceso glandular completamente natural.

Náuseas y aversión a algunos alimentos

Por supuesto, no escaparás a la hipersensibilidad ante determinados olores o sabores, puedes comenzar a sentir que gustas de alimentos de los cuales antes no eras muy aficionada que digamos.

Una manera eficaz de aliviar las náuseas es comer galletitas 15 minutos antes de levantarte, también debes tomar aire fresco, caminar, oxigenarte, no comer alimentos con exceso de grasa o condimentos, ellos retardan la digestión, puede ayudarte ingerir frutas ácidas que contrarrestan estos efectos.

Mareos una de las molestias del embarazo de 9 semanas

Los mareos se producen por estados de hipotensión, pues tu corazón requiere mover sangre sin esforzarse y entonces baja la tensión arterial. Por ello, sientes mareos, cansancio, visión borrosa e incluso desmayos. Para disminuir estos síntomas, no debes permanecer mucho rato de pie, ni levantarte bruscamente, y evitar los golpes de calor, mantente en un ambiente fresco.

Malestares gástricos

La sensación de abultamiento que puede que sientas se debe a que en estos momentos tus digestiones suelen ser lentas, y se acumulan gases. La progesterona y la relaxina que produces aceleradamente provocan este malestar intestinal y estomacal.

Si notas inflamación en el bajo vientre puede ser por la retención de líquido. Lo más recomendable es dar caminatas, no permanecer mucho rato sentada o acostada, y elevar las piernas para favorecer la irrigación sanguínea.

Cansancio y sueño

Durante esta semana puedes sentir las piernas o tobillos hinchados y adoloridos, además de dolor o cansancio visual, y cefaleas. Estos dos últimos síntomas aparecen por estrés, malas posturas y en general por un descuido en tus horarios de sueño. Si los dolores de cabeza se prolongan debes acudir a consulta, pues pueden ser indicativos de alguna enfermedad.

Micciones frecuentes

Es normal que presentes necesidad de orinar con frecuencia. Aunque tu útero continúa ganando en tamaño las micciones frecuentes al inicio del embarazo son más una cuestión hormonal que otra cosa. Ingiere menos líquido al irte a dormir, y tendrás un sueño más reparador sin realizar tantas visitas al baño.

Aborto espontáneo y teratogenia

Si presentas sangrado, acompañado de dolores abdominales e incluso fiebre, acude de inmediato a consulta. Te encuentras en la semana 9 de tu gestación, y recuerda que durante el primer trimestre del embarazo es cuando más riesgos de abortos espontáneos se producen. Aunque la buena noticia es que la mayor parte de las pérdidas de gestación se producen antes de las 8 semanas. De todas formas ante estos síntomas es mejor prevenir, así que acude a tu médico.

Cuidados y actividades especiales en la semana 9 de embarazo

La dieta y el ejercicio físico siguen siendo los pilares para conservar tu salud y prepararte para los retos futuros. Veamos cómo influyen en ti durante esta semana.

Estilo de vida saludable en la semana 9 de embarazo

Debes mantener una alimentación equilibrada, y que incluya todos los nutrientes que tanto tú como el feto requieren. Es preferible que te alimentes en porciones pequeñas durante el día, en lugar de las tres acostumbradas comidas diarias. Evita las comilonas.

También aparecen los conocidos antojos, o sea preferencia por ciertos alimentos que antes no te llamaban la atención. Esto se debe no solo a tus variabilidades en cuanto a gusto y olor, sino a que el organismo, conoce de manera intuitiva qué requieres.

Además de los nutrientes esenciales, es conveniente incorporar vitamina C a tu dieta porque ella retiene el hierro, ayuda en la formación de los huesos, dientes y piel de tu bebé y por si fuera poco, tiene otros beneficios. Es esencialmente antioxidante y protectora de tu sistema inmunológico y el del feto. Es muy fácil de encontrar en frutas, como el limón, la naranja, el kiwi, las fresas y el mango entre muchas otras. Siempre deberás lavar las frutas y consumir alimentos sanos.

Actividad física y relajación en la semana 9 de embarazo

Es muy conocido que realizar ejercicios físicos de forma moderada es altamente beneficioso para la mujer embarazada, sobre todo la natación, pues relaja y tonifica tus músculos, además de ser un factor anti estrés. También puedes hacer caminatas: con solo 15 o 30 minutos será suficiente.

De cualquier manera tanto caminar como nadar es aconsejable. Eso sí, con mesura: no exijas a tu cuerpo más de lo que puede dar y protege tus articulaciones. No debes abandonar tus ejercicios físicos, siempre y cuando no te extenúen o el médico los desaconseje. Además es importante que bebas abundante líquido, y cuando salgas a dar una caminata recuerda primero desayunar bien, y llevar un pomo de agua contigo. Es esencial  mantener tu hidratación.

Relaciones sexuales en la semana 9 de embarazo

Es completamente natural que la libido en estos momentos haya disminuido, y de ahí que sientas menos deseos sexuales, además de que te sientes cansada y con preocupaciones sobre tu estado de salud.

Compartir todas estas inquietudes con tu pareja puede ser muy beneficioso, este es un buen momento para que disfruten juntos de una segunda luna de miel especial, llena de confidencias y generadora de paz y seguridad, que es lo que requieres. Cuando termines este primer trimestre de embarazo, tendrás más energía.

Sabías que… en la semana 9 de embarazo puede pasar que…

Un dato muy curioso: durante esta semana 9 de tu embarazo. Si estás esperando gemelos, lo usual es que sean muy semejantes pero las huellas dactilares en ellos serán diferentes.

También es importante en la novena semana…

Investiga los derechos que te asisten como mujer embarazada en tu centro laboral. Qué está cubierto por tu seguro de salud y qué no. Debes mantener al tanto a tus superiores o tu supervisor de tus horarios de consulta, y en el caso de que tu puesto laboral pueda representar algún riesgo para tu embarazo, debes exigir ser trasladada a otro.

Siempre recuerda que la gran mayoría de los embarazos se desarrollan normalmente y ahora que ya entraste en la semana 9 de embarazo tienes menos riesgo de aborto. Desde Canal Chupete seguimos a tu lado recorriendo el camino que te acerca al momento feliz de acunar a tu hijo en brazos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…