Cuidados de la madre después del parto

Hay veces que las madres se sienten un poco abandonadas después del parto, porque una gran parte de la atención de familiares y amigos van dirigidas al recién nacido… pero te has puesto a pensar ¿qué siente la madre después del parto?

Inmediatamente después del parto
Una mujer después del parto, necesita que sea protegida y mimada porque es muy vulnerable

Te invito a pensar un poco más detenidamente sobre esta etapa tan trascendente en la etapa de una mujer y como apoyarla, defenderla y protegerla. Ante todo es necesario que sienta que en su nuevo papel como madre ella también es muy importante y requiere el máximo cuidado después del parto.

¿Qué es el puerperio o período después del parto?

Durante el embarazo la mujer experimenta grandes transformaciones morfológicas y fisiológicas. Una vez transcurrido el parto, el organismo de la mujer debe regresar a la situación que tenía previa al parto.

Pero unido a todo lo anterior, tiene que atender a su pequeño hijo, dormir poco, atender las visitas y asumir la responsabilidad de ejercer el oficio y el papel más importante de su vida: ser madre.

Existen varias clasificaciones del puerperio, unos consideran que tiene tres etapas y otros 4. Sus denominaciones y duración también difieren. Hay dos etapas en la cuales todos están de acuerdo: el puerperio inmediato y el puerperio mediato.

Puerperio inmediato

El puerperio inmediato abarca las primeras 24 horas y generalmente se corresponde con la atención hospitalaria. Para otros abarca hasta  las 48 horas después del parto.

Puerperio mediato

El puerperio mediato está comprendido del 2do al 10mo día. En otras clasificaciones incluye solo 7 días.

Puerperio alejado

Se corresponde con los días comprendidos entre el 11vo y el 45avo.

Puerperio tardío

Posterior a los 45 días y hasta los 60 días, algunos consideran que el puerperio tardío abarca hasta que el útero y la mujer regresan a su estado previo al embarazo con un límite no definido.

Cuidados en el puerperio inmediato

Como parte de los cuidados inmediatos, para restablecer el volumen sanguíneo y prevenir la deshidratación debe ofrecerse un aporte de líquidos en cantidad y calidad adecuadas (caldos y jugos en las primeras horas).

Se iniciará la lactancia materna, preferiblemente en la siguiente media hora después del parto y debe ser a libre demanda, es decir, cada vez que el bebé lo desee. De no poder ser por alguna causa debe hacerse lo antes posible.

Lactancia materna
La lactancia materna debe comenzar de inmediato y será beneficiosa para la recuperación de la mujer después del parto

La madre debe comenzar a caminar lo más rápido posible. De esta forma se previene el riesgo de trombosis venosas y se facilitará la evacuación intestinal. Debe de caminar hasta el inodoro y descansar cuando lo necesite.

En el puerperio inmediato se deberán limitar las visitas a la puérpera a fin de garantizar su descanso y lograr que su estancia hospitalaria resulte confortable.

Su régimen alimentario debe ser balanceado y con aporte de las calorías y otros elementos necesarios para facilitar una lactancia adecuada, manteniendo los suplementos de sales de hierro para prevenir la anemia. Su dieta normal se puede restablecer en cuanto se compruebe que la función intestinal es adecuada.

Se facilitará el aseo con agua estéril de la región vulvar y perineal y se garantizará la posibilidad del baño en ducha, con cambio frecuente de las batas y ropas de cama según la necesidad.

También en este período las nuevas mamás deben aprender cómo se sostiene, se baña y se le ponen los pañales al bebé, auxiliadas por la enfermera, matronas  o las siempre útiles abuelas.

Otras evaluaciones después del parto

Los estudios de hemoglobina y hematocrito se realizarán para determinar si existe anemia. Otras indicaciones se harán de acuerdo con los antecedentes y el estado de la paciente. Entre ellos estudios serológicos para sífilis, prueba de Coombs indirecto en caso de madre Rh negativo con recién nacido Rh positivo para valorar profilaxis con inmunoglobulina anti D.

La medición del pulso, la tensión arterial y la temperatura se deben realizar cada 8 horas como mínimo, pues las irregularidades detectadas en los mismos pueden indicar la presencia de sangrado anormal o de una posible infección puerperal. Temas que fueron abordados ampliamente en las complicaciones del postparto.

Cuidados en el puerperio mediato

En el puerperio mediato, una vez transcurridas entre 36 y 48 horas del parto, se debe evaluar si los niveles de hemoglobina son adecuados. Si los signos vitales (como la frecuencia del pulso, temperatura y tensión arterial) se mantienen dentro de los intervalos  normales, si la involución uterina es la que corresponde con el tiempo transcurrido desde el parto y los loquios son normales no hay de qué preocuparse.

Si a lo anterior se une que las mamas son normales y la secreción láctea está presente y el bebé está succionando adecuadamente se puede afirmar que la alimentación del recién nacido estará garantizada.

¿Cuándo darle el alta a una mujer después del parto?

En un puerperio normal es posible dar de alta a la paciente muy rápidamente. Siempre advirtiéndole de todos los signos y síntomas de alarma. Las indicaciones apropiadas para la lactancia materna exclusiva y otras indicaciones a las que nos referiremos posteriormente.

Mujer al salir del hospital
La madre después del parto al salir del hospital debe recibir las indicaciones básicas sobre los cuidados de ella y su recién nacido

Además de los aspectos anteriormente señalados resulta importante señalar ejercicios apropiados para restablecer la tonicidad del abdomen y las mamas. De particular interés es garantizar la recuperación de la región perineal como manera de prevenir la aparición futura de un prolapso uterino.

Algunos problemas comunes en los primeros días después del parto son:

Aunque el puerperio transcurra de manera normal y no se presenten complicaciones mayores, es común que se manifiesten algunas molestias en los primeros días después del parto. Los mismos no son complicaciones son alteraciones relacionadas con el propio trabajo de parto o de la readaptación del organismo a su fisiologismo normal.

Algunos problemas comunes en los primeros días después del parto son:

Molestias en la región baja de la pelvis

El trabajo de parto implica un desplazamiento de huesos, músculos y tejidos pelvianos, y vaginales. Lo anterior puede influir en que las paredes de la vagina están inflamadas o reblandecidas. En ocasiones se debe efectuar la episiotomía y en otras se producen lesiones en el canal de parto.

Por lo general estos órganos y tejidos van retornando a su estado anterior y recuperando su tono normal, pero puede demorar entre una y dos semanas.

Si ha recibido una episiotomía para facilitar el parto deben ser revisados los puntos y las suturas para evitar la infección.

Si tiene molestias en la región baja de la pelvis por el esfuerzo durante el parto puede emplear un anillo de goma, para evitar el dolor. En otras ocasiones es conveniente la aplicación de bolsas de hielo.

Dificultades para orinar

Casi el 50% de las mujeres pueden desarrollar incontinencia urinaria. La inflamación que se produce como consecuencia del paso del feto por el canal del parto, comprime la uretra y la salida de la orina se dificulta. El problema suele ser transitorio y cede espontáneamente. En algunos casos hay que poner una sonda o catéter. Es más común cuando hubo un período expulsivo prolongado o se aplicó un fórceps.

Dificultades para orinar
La uretra se encuentra muy cerca del canal del parto y la inflamación puede causar dificultades para orinar

También posterior a la cesárea se puede presentar el problema a consecuencia de la sonda vesical. En otras ocasiones la mujer no siente la necesidad de orinar.

Los ejercicios para fortalecer el suelo pélvico pueden ser convenientes

Entuertos

Las contracciones uterinas llamadas entuertos continúan después del parto y más aún cuando se está dando el pecho, porque el amamantamiento produce liberación de oxitocina, hormona que se libera al succionar el bebé y actúa contrayendo el útero.

Es más frecuente en las mujeres que han tenido partos anteriores y durante las  primeras 48-72 horas después del parto. En las primerizas se presenta cuando los fetos son grandes o cuando son embarazos múltiples.

El dolor que provoca en ocasiones es intenso y puede ser necesario el uso de analgésicos, antiespasmódicos o combinaciones de los mismos.

Elevación de la temperatura

La elevación de la temperatura es normal en las primeras 8 horas después del parto. También cuando baja la leche lo que ocurre entre los dos y tres días posteriores al parto se puede producir una elevación de la temperatura.

Cuando se detecta una elevación de la temperatura por encima de 38 grados centígrados durante 24 horas puede ser un signo de infección. Las infecciones mas frecuentes son infección urinaria y de las mamas, también llamada mastitis. Podría también ser debida a una infección puerperal o sea a nivel del sistema reproductivo.

Sangramiento después del parto

Es completamente normal que se produzca sangramiento después del parto y son llamados loquios. Los primeros 3-4 días los loquios están formados principalmente por sangre y remanentes del tejido  placentario y puede ser abundante.

Del día 3 al 12  el color se va modificando con una coloración rojiza-marrón y posteriormente es amarilla. Ocasionalmente puede volver a ser más roja por algunos vasos sanguíneos.

Cuando el sangrado abundante persiste o se prolonga puede ser un indicio de que algo no está funcionando bien, podría deberse a retención de restos placentarios, a lesiones del canal del parto no diagnosticadas. Es más frecuente en mujeres con varios partos o en partos de embarazos múltiples. En estos casos el músculo uterino no es capaz de controlar las pérdidas sanguíneas.

Mujer despues del parto
La madre no se puede sentir sin atención, ella requiere de cuidados especiales después del parto

Retención de líquidos

Es normal que durante el embarazo se retengan entre 2 y 3 litros de líquidos. Este líquido normalmente es eliminado durante los primeros días después del parto, pero en ocasiones los líquidos quedan acumulados en miembros inferiores provocando su aumento de volumen.

Si esta inflamación persiste en el transcurso de los días y además se acompaña de aumento de la presión sanguínea requiere atención especializada.

Congestión en las mamas

Después del parto comienza la salida del calostro de las mamas. Este es portador de inmunoglobulinas que le confieren a tu hijo protección contra las infecciones.

Entre 48 y 72 horas después del parto, se produce la bajada de la leche. Es normal que se produzca un aumento de volumen de los senos, endurecimiento y en algunos casos se acompaña de  fiebre. Cuando comienza a succionar el bebé de forma regular, las mamas  se van modificando y se tornan más suaves y menos dolorosas.

Una mujer despues del parto requiere comprension
La mujer después del parto queda muy vulnerable y sensible, a lo que se suma todas las nuevas responsabilidades que debe enfrentar en la crianza de su hijo

Si se presenta posteriormente hinchazón dolorosa con o sin fiebre podría ser una infección de las mamas. La mastitis requiere de un tratamiento médico inmediato.

La ingurgitación de las mamas puede provocar molestias. Además de la mastitis, en ocasiones pueden presentarse abscesos mamarios que pueden requerir evacuación y grietas en los pezones muy dolorosas y molestas. En la página de lactancia materna puedes encontrar recomendaciones de cómo prevenirla.

Me siento nerviosa o deprimida

La ansiedad, la tristeza, la irritabilidad y la sensibilidad extrema a las emociones pueden estar presentes entre los 3 y 5 días después del parto. Podrían ser debidos a los cambios hormonales, al temor de ser madres y las dudas sobre la posibilidad de tener la capacidad para cuidar a su hijo.

Estos síntomas pueden ser transitorios y desaparecer en los días posteriores. En caso de persistir o agravarse y sobre todo cuando implican una inadecuada atención del bebé deben ser atendidos por un especialista.

Constipación o estreñimiento

La constipación o estreñimiento puede presentarse después del parto. Si está tomando suplementos de hierro por anemia también puede ser más severa la constipación. Para evitarla debe tomar  bastante líquido, consumir alimentos fibrosos y suavizadores de heces cuando sea aconsejable.

Las hemorroides pueden ser más dolorosas después del parto. Normalmente desaparecen en las primeras semanas después del parto.

¿Te arden los genitales?

Durante la lactancia y los meses posteriores al parto puede tener la sensación de ardor en la vulva y la vagina. Esto en la mayoría de los casos, es producido por la caída de los estrógenos y no por una infección vaginal.

Las cremas vaginales que contengan estrógenos la ayudaran a controlar este síntoma.

¿Se siente decaída?

La anemia es una afección frecuente en las mujeres después del parto. Además de la sensación de fatiga o cansancio se requiere de la determinación de la hemoglobina para poder hacer su diagnóstico.

Los tratamientos a base de suplementos de hierro y ácido fólico la ayudarán a superarla. Lo anterior se debe complementar con el consumo de alimentos ricos en hierro.

Molestias en la espalda baja o región lumbar

Una tercera parte de las mujeres que paren pueden tener molestias en la espalda baja. Estas molestias se pueden mantener por varios meses.

Sobre los problemas más serios en el puerperio, hay una información más detallada en la página sobre complicaciones del postparto.

¿Cómo ayudar a la mujer después del parto?

Cuando la mujer enfrenta la etapa de recuperación después del parto  en el hogar debe recibir un grupo de recomendaciones al momento del egreso hospitalario que la ayude a enfrentar esa etapa compleja y única de su vida.

La etapa después del parto, es trascendente
La etapa después del parto, es trascendente en la vida de una mujer porque debe asumir su nuevo papel como madre y recuperarse después del parto

Diversas instituciones han establecido sus regulaciones sobre como orientar a la mujer después del parto para que cumpla mejor su papel como madre y que se recupere satisfactoriamente. Aquí hemos seleccionado algunas de las guías de España, Chile, The American College of Obstetricians and Gynecologist  de los Estados Unidos de América y del  National Institute for Health and Care Excellence (NICE) del Reino Unido. Entre  las fundamentales se encuentran:

Ofrecer información a la recién parida

La mujer debe ser informada sobre los aspectos básicos que debe observar durante su puerperio y cuales deben los signos de alerta que deben ser objeto de preocupación y de atención médica de urgencia.

De igual manera deben dársele las instrucciones básicas sobre el cuidado del recién nacido y cuáles son las señales ante las cuales debe acudir a la atención especializada urgente.

Movilizarse y no estar encamada

La deambulación después del parto ayuda a la recién madre a activar la circulación de retorno y favorece la eliminación de orina, heces fecales y los loquios. Disminuye el riesgo de tromboembolismo (coágulos).También la deambulación precoz favorece la tonicidad de los músculos abdominales.

Alimentación balanceada

La alimentación después del parto debe ser balanceada con el aporte requerido de calorías y proteínas. Debe favorecerse el consumo de alimentos ricos en fibras, hierro, calcio y folatos. En la página sobre alimentación y nutrición encontrará información detallada sobre los alimentos ricos en los diferentes componentes.

Los líquidos deben tomarse en cantidades superiores a los dos litros, preferiblemente agua. Una alimentación adecuada la ayudará a mantener una evacuación intestinal normal y suplir las necesidades que demandan la lactancia y la recuperación después del parto.

Lactancia materna

Explicar e instruir a la mujer recién madre de los beneficios de la lactancia materna exclusiva y la repercusión que tendrá la misma para su hijo y para su propia recuperación.

Al mismo tiempo se le debe explicar los cuidados que debe tener en la limpieza del pezón, la aréola antes y después de amamantar al bebé. En la página de lactancia materna encontraras información detallada sobre todos los aspectos de la misma.

Hay mujeres que no pueden amamantar a su bebé y deciden la opción de leche en biberones. En estos casos también requieren de consejos y recomendaciones para hacerlo de la mejor forma, incluyendo la esterilización y la frecuencia de alimentación.

Higiene personal

Debe efectuar el lavado externo de los genitales con agua y jabón, siempre de arriba hacia abajo. No son recomendables las duchas vaginales de los baños de inmersión. Lo mejor es emplear el baño con regadera o ducha. La episiotomía debe mantenerse limpia y seca.

Relaciones sexuales y métodos anticonceptivos

Una vez que hayan desaparecido el sangrado y las molestias de la vagina y sus alrededores, se pueden reiniciar las relaciones sexuales. Esto debe ocurrir entre las 2 y 6 semanas después del parto, de acuerdo a la situación de la vagina.

Esto puede variar de acuerdo a las características y los hábitos de cada pareja. El uso de lubricantes puede ayudar a que las molestias sean menores más aun cuando estas lactando a tu bebé.

Se recomienda que el intervalo entre partos no sea menor de dos años, para que la mujer pueda reponer todas sus reservas. Esto es recomendable tanto en los partos naturales, como los de cesáreas.

En general se estima que la anticoncepción no es necesaria durante los primeros 21 días después del nacimiento. Existen una amplia gama de métodos anticonceptivos que pueden ser empleados después de las 3 semanas posteriores al parto.

Evaluación emocional de la madre

Los cambios en el comportamiento, en el estado de ánimo y en el temperamento deben ser atendidos muy cuidadosamente y estar  preparados para detectar otros trastornos psíquicos más serios.

Mujer despues del parto
En su nuevo papel como madre ella también es muy importante y requiere el máximo cuidado después del parto

Seguimiento de la mamá y el recién nacido

El seguimiento médico del recién nacido es de gran importancia para controlar su crecimiento y desarrollo. También las condiciones generales del recién nacido y suministrarle las vacunas adecuadas para cada etapa.

Hay una gama de opiniones sobre cuándo se debe efectuar la primera visita después del parto al obstetra o ginecólogo, algunos consideran que si hubo complicaciones o hay factores de riesgo en la embarazada la primera visita debe ser efectuada entre los 7 y10 días posteriores al parto. Otros defienden el criterio que debe ser entre las 4 y 6 semanas posteriores al parto.

Tanto en la madre como en el recién nacido serán identificados los signos y síntomas que hagan sospechar problemas más graves y brindarle las recomendaciones oportunas sobre este periodo tan complejo y trascendente en la vida de una mujer.

Después del parto…

El bienestar, el apoyo y el cuidado hacia la recién mamá por parte de los seres queridos es determinante en esta etapa donde la mujer debe sentirse mimada y consentida. Y sobre todo levantar su autoestima y hacerla sentir que ella es muy importante para todos.