Semana 39 de embarazo

En la semana 39 de embarazo tu bebé comienza a insinuar que está deseoso de conocer a su mamá. Ya está listo para nacer, solo espera a las señales que desencadenan el parto, pero a esta altura del embarazo tiene la capacidad de vivir fuera del útero. Y si se presentara el parto ya está considerado como un embarazo a término tardío acorde con los criterios de clasificación de la Asociación Americana de Ginecología y Obstetricia.

desarrollo fetal 39 semanas
En la semana 39 ya tu bebé está preparado para asumir los retos de la vida extrauterina

En la semana 39 de embarazo tu bebé ha completado su desarrollo y maduración

Ahora ya tu bebé alcanza los 50 cm y pesa 3288 gramos, por lo que el espacio dentro de tu útero le va quedando cada vez más pequeño. Sin lugar a dudas ahora se encuentra lo suficientemente fuerte como para enfrentar la vida en el exterior. En esta semana ya ha desaparecido la mayor parte del vernix y el lanugo que cubría su piel y el líquido amniótico ha disminuido.

Hormonas que ayudan

Durante esta semana 39, el feto habrá desarrollado su sistema endocrino al punto de ser capaz de segregar niveles elevados de hormonas  durante el parto. Sin dudas, estos grandes progresos de su desarrollo y maduración, demandan un considerable esfuerzo y energía extra. En estos momentos de su vida el feto se encuentra preparado para afrontarlos.

Los pulmones ya están maduros

Durante esta semana 39 ava de gestación el feto continúa con su desarrollo pulmonar hasta el momento justo de su nacimiento. Estos continúan madurando y producen un agente tensoactivo llamado “surfactante pulmonar” que tiene como función fundamental evitar que las paredes de los  alvéolos se peguen entre ellas y así posibilitar la respiración por sí mismo.

Un sistema inmune fuerte

El sistema inmunitario del feto depende por entero de ti, pues es tu sangre la que circula por la placenta y le hace llegar los anticuerpos necesarios para poder combatir por él mismo cualquier infección que pueda presentar una vez que nazca. En esto radica otro de los beneficios que puede recibir el feto mientras más tiempo se encuentre en tu útero.

Estos anticuerpos que le has estado suministrando al pequeñín mediante la placenta ayudan a que su sistema inmunológico pueda enfrentar las infecciones en sus primeros 6 a 12 meses de vida.

Por si fuera poco, aun después de nacido puedes continuar protegiéndolo a través de la lactancia, pues tu leche es rica en nutrientes que lo fortalecen y anticuerpos que le continúan protegiendo.

Cordón umbilical, imprescindible para la vida intrauterina

El cordón umbilical es el que le hace llegar todos los nutrientes desde tu placenta, ahora mide alrededor de 55 centímetros, unas 25 pulgadas  de largo y entre uno y dos centímetros de ancho.

Esta extensión determina que sea  bastante usual que se enrolle sobre el feto, pues ha disminuido el espacio dentro de tu útero, pero como es bastante flexible no es causa frecuente de complicaciones.

Desarrollo fetal en la semana 39 de gestación
Durante la semana 39 de embarazo el parto te puede presentar porque ya tu bebé está completamente maduro para iniciar su vida extrauterina

En el supuesto caso de nacer con este enrollado en su cuello, resulta fácil cortarlo y retirarlo, pues te encuentras en la semana 39 y tu parto de presentarse ahora no sería complicado y además esta complicación solo ocurre en el 1% de los partos.

¿Estas preparada para enfrentar tu semana 39 de embarazo?

Durante la 39 ava semana tu útero ya se encuentra bastante dilatado, tanto es así que la distancia entre el borde superior de la sínfisis pubiana y el fondo uterino alcanza entre 36 a 40 centímetros. Tu abdomen tiene ya el máximo tamaño y le ha permitido a tu pequeño desarrollarse y crecer sin contratiempos.

Es normal que en estos momentos te sientas muy cansada y con muy pocas energías para realizar las actividades cotidianas. También te puedes sentir algo angustiada y ansiosa: este estado emocional es natural.

Lo importante es que es sólo pasajero y cuando des a luz y veas a tu hijo en tus brazos sentirás una gran alegría. Por el momento, mantén la calma, piensa que todo por lo que ahora atraviesas es la culminación de un proceso natural y que no tienes por qué inquietarte. A estas alturas de tu gestación debes haber aumentado unos 11 o 15 kilos.

Exámenes y pruebas complementarias a las 39 semanas de embarazo

Durante la semana 39 de embarazo te realizarán exámenes y pruebas complementarias para verificar que todo marcha bien. Un examen abdominal, recomendado para determinar el tamaño y posición del feto y también es probable que te realice un examen ginecológico para determinar si tu cuello del útero ya ha comenzado a borrarse o dilatarse.

Otro de los exámenes recomendados es el registro cardiotocográfico, más conocido como monitorización fetal, mediante la cual se registra la frecuencia de tus contracciones y la frecuencia cardíaca del feto.

En caso de que exista una condición médica que haga aconsejable la cesárea o la inducción del parto esta es la semana que la mayoría de las embarazadas y los obstetras prefieren para llevar a cabo estos procedimientos.

El médico puede decidir la conveniencia de inducir el parto, para ello lo más común es que se emplee la hormona llamada oxitocina. Ello es conveniente por ejemplo cuando se ha producido una rotura de membranas o cuando haya alguna situación que haga peligrar la salud del feto o por cualquier otra razón clínica. También en ocasiones es por solicitud propia de la embarazada que desea dar a luz un día determinado. De cualquier manera debes indagar sobre el método que se empleará para inducirte el parto y si existe alguna otra alternativa.

Operación cesárea
Una de las complicaciones que puede indicar cesárea en la semana 39 de embarazo es la placenta previa

La cesárea…

Está indicada cuando el niño está en posición transversal, de nalgas, o de pie. También es recomendada cuando el feto es muy grande, cuando se diagnostica placenta previa o cuando la madre ha sufrido intervenciones previas en el útero. En otras ocasiones se decide como mejor opción la cesárea cuando se detiene el trabajo de parto, cuando hay sufrimiento fetal o cuando la madre puede transmitir al bebé alguna infección cuando atraviesa el canal del parto. Siempre se debe tener presente que toda intervención quirúrgica implica riesgos.

Estar vigilante a los primeros indicios de trabajo de parto

En la semana 39 de embarazo, sentirás las contracciones uterinas Braxton-Hicks más fuertes e irán descendiendo, en preparación de tu útero para el trabajo de parto. Puedes haber estado sintiendo estas contracciones desde la semana 28 y en ocasiones anteriormente, podrían confundirse con las contracciones asociadas al trabajo de parto, pero se diferencian en que no son regulares y no aumentan su intensidad.

Señales del comienzo del trabajo parto

Hay tres signos básicos a los que debes estar muy vigilante una son las contracciones, otra la salida de líquido y la expulsión del tapón mucoso. Estas señales que se pueden presentar son los verdaderos indicios del trabajo de parto y no deben de ser confundidas.

Aumento en la frecuencia de las contracciones

El signo más típico de que tu bebé quiere conocerte y abrir sus ojos al mundo exterior son las contracciones. Son contracciones rítmicas que aumentan en su frecuencia e intensidad. Cuando ocurren cada 5 minutos durante más de una hora es una señal muy clara de que tu bebé está tratando de atravesar el camino hacia su nueva vida.

Expulsión del tapón mucoso

Cuando notas que por tu vagina sale una secreción gelatinosa, pegajosa y de color amarillo oscuro, sanguinolento, o con estrías de sangre o hasta coágulos sanguíneos. Esto significa que el tapón mucoso que protegía la entrada de tu útero se ha desprendido.

La pérdida del tapón mucoso de por sí solo no es un signo de trabajo de paro pero si indica que la ruptura de la bolsa amniótica se puede producir en cualquier momento.

Mujer embarazada de 39 semanas
De acuerdo a la valoración materna y fetal de la semana 39 de embarazo el médico puede recomendar dejar que el parto se presente espontáneamente, inducirlo o hacer cesárea

Rotura de la bolsa amniótico en la Semana 39 de embarazo

En la semana 39 de embarazo, en cualquier momento se puede presentar la ruptura de la bolsa de líquido amniótico. Podría ser acostada, al levantarte de la cama y en otras ocasiones se inician las contracciones, comienza el trabajo de parto y el médico tiene que romper la bolsa porque espontáneamente no se ha producido.

La sensación que experimentas es como si te estuvieras orinado con una perdida repentina de líquido, en otras es poco a poco que va saliendo el líquido.

Romper aguas será la señal de que el parto está por comenzar, esto se produce porque las hormonas actúan sobe las membranas que contiene el líquido amniótico se debilita, se flexibilizan y se suavizan por completo con la frecuencia de tus contracciones y la mayor presión que ejerce tu útero. Cuando esto sucede, te encuentras en presencia de lo que se conoce como rompimiento de la fuente de aguas.

Lo más natural entonces es que en breve comience tu parto: puede que ocurra inmediatamente o, puedes entrar en trabajo de parto incluso antes de romper la fuente. No debes inquietarte pues es natural y sólo un grupo muy pequeño de mujeres embarazadas que oscila en sólo un 15 por ciento presentan rompimiento del saco amniótico instantes antes de empezar el parto.

De parto…o no

Puedes saber si estás de parto detectando algunas señales como la frecuencia de tus contracciones. Si estás cesan cuando varías de posición, es aún temprano, aunque ya estás cerca del trabajo de parto. Ahora bien, si las contracciones son frecuentes y cada cinco minutos durante una hora o si rompes la fuente, debes llamar de inmediato a tu médico pues entonces sí ha llegado el momento.

Otra de las señales que debes tener en cuenta son los movimientos del feto: si percibes que no se mueve lo suficiente, aunque aún no hayas roto la fuente, debes llamar a tu médico. Síntomas muy evidentes son la presencia de flujo mucoso, que suele tener color marrón o rosado sanguinolento e indica que has expulsado el tapón mucoso.

También si tienes secreciones de sangre debes acudir al médico, pues el parto puede iniciar uno o dos días luego de aparecer estos síntomas o cuando las contracciones duren por un minuto o cada cinco minutos, en el tiempo de una hora.

Ante contracciones regulares o rotura de la bolsa debes acudir de inmediato a un servicio médico y lo más probable es que te induzcan el parto o que rompan la bolsa para acelerar el trabajo de parto. En la semana 39 ya tienes el cuello del útero más corto y debe existir cierta dilatación en el canal del parto.

Cambios en tu útero durante el parto

Tu útero cambia y se prepara para el momento del parto. Comúnmente sus paredes son gruesas y se encuentra cerrado, pero para esta semana las hormonas habrán cumplido son su papel y lo suavizarán, y las contracciones iniciales del parto lo debilitarán del todo y le dilatarán. La dilatación del cuello uterino se mide en niveles que oscilan entre uno a diez centímetros.

Tu cuello del útero sólo dilatará cuatro centímetros en un inicio y llegará los ocho centímetros en la fase final. El dolor aumenta en la fase más activa, que es cuando se dilata completamente para permitir la salida del recién nacido por el canal de parto.

El paro o la cesarea se decide en la semana 39
Acorde con situación del feto y de la madre el médico puede aconsejar la cesárea o el parto natural en la semana 39 del embarazo

¡Al hospital!

Existen diferentes criterios de cuando una mujer debe ser ingresada en una institución hospitalaria, en la Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal, del Ministerio de Sanidad y Política Social de España se ratifica el criterio de que el momento es cuando:

  • Tiene contracciones de forma regular
  • Cuando el borramiento del cuello uterino es superior al 50%
  • Y la dilatación del cuello uterino está por encima de los 3 o 4 centímetros

Ha llegado el momento de llevar a la práctica lo que en teoría aprendiste en el curso que recibiste para la preparación de tu parto. Contacta de inmediato a las personas imprescindibles, incluyendo la matrona y el ginecólogo. No dejes las cosas para el último minuto, ahora aun tienes tiempo para revisar si llevas todo cuanto requieres para ti y el recién nacido.

Es muy recomendable que te muevas entre una contracción y otra para facilitar el trabajo de parto. Camina, conversa…distiéndete emocionalmente. Eso sí: aunque sientas deseos de comer, no lo hagas. Puede provocarte náuseas.

Ten preparada la maleta para el hospital

La mayoría de los servicios de salud suministran una bolsa que contiene los materiales fundamentales para el aseo, pero si lo deseas puedes llevar el tuyo propio. Esto dependerá del país y de las garantías de cada servicio de salud público o privado.

La ropita necesaria para el recién nacido también la proporciona la institución hospitalaria en la mayoría de los casos, pero necesitarás la que deseas ponerle al llevarlo para tu casa.

La ropa y el calzado necesario para su uso durante tu hospitalización también deben estar incluidos en la maleta que llevarás al hospital.

Y por último cuando vayas a ingresar recuerda que debes llevar… la Cartilla Maternal, y todos los documentos, resultados o informes diagnósticos que no estén incluidos en tu documento de salud.

39 semanas de embarazo
En la semana 39 de embarazo tu maleta de maternidad debe estar rpreparada

Compañía en el parto

La compañía durante el parto es muy beneficiosa, y por lo general en su gran mayoría las clínicas y hospitales permiten que alguien acompañe a la mujer durante el parto. Lo más conveniente es que la persona que te acompañe sea un soporte emocional para ti y conozca cómo ayudarte mediante los ejercicios de respiración, darte soporte y calmarte en estos momentos que tanto apreciaras sus palabras.

En el supuesto caso de que tu pareja sea susceptible a ese momento tanto como tú, lo idóneo es que asista algún otro familiar. Si él está presente con temor esto puede devenir en más problemas que ventajas.

Nacimiento feliz
Si se presenta el parto en la semana 39 de embarazo ya tu bebé llegará al mundo sano y feliz

Recomendaciones para una embarazada de 39 semanas

Durante la semana 39 de embarazo, ya tu desarrollo gestacional se encuentra lo suficientemente avanzado como para que te resulte muy difícil realizar las tareas cotidianas, e incluso salir a la calle o vestirte. Es natural que así sea, pues ya estás muy cerca del momento del parto.

Si sientes cansancio, agotamiento, desasosiego o estados de angustia, evítalos pensando en algo que te resulte agradable. Procura descansar todo lo posible y mantenerte relajada, pues lo necesitarás en lo adelante.

Síndrome del nido, un impulso común en la Semana 39 de embarazo

Te sorprenderás desando limpiar la casa de una forma casi obsesiva, organizando una y otra vez el baño, el cuarto del bebé y todo cuanto se relacione con la llegada al hogar del recién nacido. Los estudiosos plantean que esta energía súbita y marcada por un impulso incontrolable de trabajo casero es una manifestación de los mismos instintos animales de preparar el nido para recibir a sus crías.

En tu caso sólo estás inmersa en lo concerniente a la llegada de tu hijo y que se sienta a gusto, pero no realices esfuerzos imprudentes que puedan poner en peligro tu integridad, ni te canses en demasía. Es un impulso, pero puedes controlarlo.

Máxima hidratación en la Semana 39 de embarazo

Debes continuar manteniendo una dieta saludable y equilibrada, que incluya todos los nutrientes que requieren tú y el bebé, pero sobre todo es muy importante que te mantengas hidratada antes del momento del parto.

Se recomienda beber abundante líquido, al menos dos litros de agua a lo largo del día intercalado con leche baja en grasa y zumos de frutas, que además de proveerte de fibra y vitaminas te hidratan.

No obstante existen líquidos que pueden sobrexcitarte, como son las bebidas estimulantes entre las que se cuentan la cola, el café y el té. Para sustituirlas y evitarlas puedes acudir en casa a ingerir porciones de frutas y verduras que puedes introducir en yogurt.

En el caso de que presentes incontinencia urinaria, inflamación en manos, tobillos, cara y extremidades inferiores que indiquen retención de líquidos, la opción no es reducir la ingesta de líquidos. Ahora más que nunca requieres mantenerte hidratada. De todas formas luego del parto todas estas molestias desaparecerán.

Después de la pérdida del tapón mucoso debes ser muy cuidadosa…

Desde que tu tapón mucoso se desprende ya la entrada de tu cuello uterino no está protegido por lo que debes extremar las medidas higiénicas. Ya en ese momento no es conveniente que tengas relaciones sexuales con penetración y tampoco baños vaginales, ni de inmersión.

También es importante en las 39 semanas de embarazo…

Llegada la semana treinta y nueve de embarazo, ya estas a término. Si bien el parto puede presentarse antes o un poquito después de la fecha prevista por el médico, en realidad esto no es motivo de preocupación.  Es momento de tomar un poco de tiempo para ti misma, para compartir con tu pareja, dedicarle algo de esos preciosos días a tu familia y a tus amigos. Después del parto toda tu atención estará concentrada en el recién nacido.

Se dice que es el bebé el que decide cuándo nacer, en el momento en que la vida en el interior de tu útero ya le resulta insostenible. En ese momento ustedes le darán la bienvenida a este mundo, con la sensación más única que puede sentir una mujer y la sonrisa de felicidad que se apoderará de ti cuando lo veas junto a tu pecho.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Cargando…