Semana 26 de embarazo

¡Qué rápido pasa el tiempo! Ya estás en la semana 26 de embarazo y casi estás finalizando el segundo tercio de gestación. Con este tiempo tu bebé está desarrollado pero aún sus pulmones son inmaduros y no está completamente preparado para enfrentar los retos de vida extrauterina.

Feto semana 26 de embarazo
En la semana 26 de embarazo el feto tiene la posición fetal, o sea tiene la cabeza inclinada sobre el tórax, los brazos recogidos, las manos apoyadas sobre el pecho y las rodillas flexionadas sobre su barriga

Por eso lo ideal es que se mantenga en tu útero todo el tiempo que fuera posible, no obstante si se presentara el parto, el bebé tiene más de un 50% de posibilidades de sobrevivir. Esto siempre y cuando permanezca en una Unidad de cuidados intensivos con una supervisión experimentada y de calidad.

El desarrollo del feto en la semana 26 de embarazo

En la semana 26 de embarazo tienes un bebé  que desarrollará toda su energía y estará atento al entorno que le rodea. Ha aumentado y ahora pesa alrededor de 760 g y su tamaño es de 36 centímetros. Su cabecita está cubierta por más pelo, siendo más largo y abundante. Se  evidencia la presencia de las cejas y las pestañas.

¿Cuántas veces habrás oído que el niño se encuentra en “posición fetal”? Y este término se refiere a que el bebé tiene la cabeza inclinada sobre el tórax, los brazos recogidos, las manos apoyadas sobre el pecho y las rodillas flexionadas sobre su barriga.

Esto no significa que permanece quieto: por el contrario, su actividad y movimientos los sentirás con más fuerza y hasta serán visibles en tu panza. ¿Cómo lo logra? Es que las proporciones han cambiado y el líquido amniótico ha cedido espacio al crecimiento constante del feto.

Los órganos

En esta semana 26 de embarazo tu bebé comienza a practicar la respiración. Como no hay aire, circula el líquido amniótico en cada inhalación y exhalación por los recién abiertos orificios nasales y, usa para ello, sus músculos y pulmones.

A los varones, como parte del desarrollo, comienzan a bajarle los testículos hacia el escroto.

Los reflejos primordiales

Aunque todavía sus  párpados los tiene cerrados sus ojitos están totalmente desarrollados y ya hay movimientos oculares. Todavía será necesario esperar dos semanas más para que el pequeñín comience a abrir los ojos.

Desarrollo fetal semana 26
En la semana 26 de embarazo el feto tiene todavía sus párpados cerrados pero sus ojitos están totalmente desarrollados y ya hay movimientos oculares

¿Has notado cómo el bebé recién nacido te agarra y presiona tu dedo? Eso se debe al ejercicio que realizaba desde que estaba en el vientre, cuando apretaba el cordón umbilical. También, si en algún momento sus manos o dedos pasan cerca de su boca, el reflejo de la succión se impondrá y tenderá a chuparlo.

Otro de los reflejos que ejercita a la semana 26 de embarazo, es la autodefensa. Ante ruidos extraños y fortuitos, buscará cubrirse y protegerse con sus piernas y brazos.

El peso del feto

Una de las razones primordiales para que el bebé siga ganando en peso es el aumento de la grasa o tejido adiposo. Es que tiene que prepararse para resistir temperaturas externas sin pasar mucho frío. La gran cantidad de calorías presentes en los adipocitos será vital para crear las reservas energéticas del organismo, pero al nacer, estos tejidos se reducirán, sobre todo, si toma el pecho de su madre.

¿Qué sentirá la madre en la semana 26 de embarazo?

Es posible que ya sientas picazón en la piel de tu abdomen a las 26 semanas de embarazo. La piel y el útero seguirán estirándose con el desarrollo del feto.  Ya el útero alcanza los 26 cm y seguirá creciendo a razón de 1 cm semanal hasta el final del embarazo.

Llegada la semana 26 de embarazo, debes haber incrementado tu peso en unos 8 kilos. Esto es lo habitual, aunque puede oscilar  entre los 8 y 10 kilos, de acuerdo al peso de inicio del embarazo. Por supuesto, no esperes lo mismo si vienen dos porque, en ese caso, será entre 8,5 y 13 kilogramos.

A las 28 semanas el control del peso se convierte en algo fundamental para prevenir complicaciones tanto en el embarazo como en el parto y como vas  a seguir aumentando de peso unos 360 g a la semana, debes cuidarte y evitar los excesos.

Embarazada 26 semanas
El útero y el abdomen han seguido aumentando de volumen parejo al crecimiento de tu feto y en las 26 semanas de embarazo es posible que sientas molestias en tu piel

Exámenes y pruebas complementarias a las 26 semanas de embarazo

La mejor garantía para la salud materna y fetal son las visitas de seguimiento del embarazo y los exámenes médicos.

Entre las semanas 24 y 28 es la etapa ideal para efectuar los análisis de sangre para saber si la embarazada puede tener diabetes gestacional y anemia. Esta sospecha se confirma efectuando el llamado Test de O’Sullivan. Si los resultados son positivos se procederá a efectuar un test de tolerancia a la glucosa o PTG. Ambas pruebas se basan en la ingestión de sustancias glucosadas y la determinación posterior de glucosa en sangre. Si deseas conocer más detalles sobre las mismas, visita la página de la semana 24 de embarazo en Canal Chupete. La importancia de esta prueba radica en que dos resultados positivos de glucosa en sangre alterada implicarán un seguimiento intensivo de diabetes gestacional.

En algunas clínicas y hospital se recomienda efectuar a las 26 semanas un ecosonograma 3D y al estudio Doppler de la circulación materna. Y en el caso de que tengas factores de riesgo o síntomas, podría predecir el riesgo de preeclampsia.

¿Cómo se comportan los malestares y complicaciones en la semana 26 de embarazo?

Algunos síntomas que previamente presentabas mejoran y otros pueden aparecer. Presta atención a las señales que tu cuerpo te ofrecerá y vigila tus síntomas para que no haya riesgos para ti o tu bebé.

Las contracciones Braxton Hicks

Las contracciones de Braxton Hicks ocurren de forma involuntaria en tu útero desde los comienzos de tu embarazo, pero en esta etapa comenzarás a detectarlas con mayor claridad. Estas molestias que apenas sentías al principio, irán en aumento en la misma medida que la fecha probable de parto se acerque. Ellas ayudarán a que tu útero se prepare para el trabajo de parto.

En numerosas ocasiones estas contracciones pueden confundirse con el inicio del trabajo de parto, pero se diferencias porque estas contracciones no son dolorosas, no aumentan en intensidad y no son rítmicas. Por lo general las contracciones que anuncian el trabajo de parto se acompañan de otros síntomas como rotura de aguas o expulsión del tapón mucoso.

Si sientes preocupación, infórmate con tu médico de cabecera para evitarte sustos innecesarios. Solo él puede definir si se trata de un parto prematuro o alguna otra anomalía en tu embarazo.

Tomar dos litros de agua diariamente
Tomar dos litros de agua diariamente ayudará a controlar el estreñimiento propio de la semana 26 de embarazo

Estreñimiento y venas hemorroidales

El estreñimiento es una consecuencia muy común derivada del consumo de suplementos de hierro al llegar a la semana 26 de embarazo. Pero, además, al crecer el útero la digestión se hace más lenta porque este comprime parte del aparato digestivo. Ahora las heces se hacen más duras debido a la mayor absorción del agua contenida en los alimentos y los suplementos de hierro y, la defecación se hace más difícil, lo que puede desembocar en hemorroides.

  • Aumenta el consumo de fibras en tu dieta. Alimentos como los vegetales y las frutas, pan de trigo, arroz integral, son buenos ejemplos de alto contenido de fibras. Fíjate bien en los ingredientes de lo que consumes.
  • El consumo de frutas como mangos, papayas, ciruelas y duraznos son frutas que puedes ingerir frescas o en jugos y facilitan la defecación. Algunas embarazadas evaden los plátanos y manzanas para prevenir estreñimientos.
  • Consume al menos dos litros de agua diariamente, mantenerte hidratada durante tu embarazo es conveniente desde todo punto de vista y en particular para evitar la constipación. No por gusto se dice que el agua es el mejor laxante natural y en la semana 26 de tu embarazo necesitas mucho líquido. Pero, atención, el consumo de jugos, leche o refrescos naturales azucarados en exceso podrían llevarte al sobrepeso.
  • Practica ejercicios como natación, yoga, andar o montar bicicleta fija. Su sistematicidad favorece los movimientos intestinales y se hará más fácil la defecación.
  • No te limites si requieres ir al baño, no esperes, complace a tu cuerpo y vigila las nuevas señales, puede ser que te alerte de alguna anomalía en el desarrollo de tu embarazo.
Alimentación saludable
Una alimentación saludable rica en verduras y frutas es primordial en la semana 26 y en todo el desarrollo del embarazo

Preeclampsia

La preeclampsia es una de las complicaciones de la semana 26 de embarazo. Y, ¿qué es la preeclampsia? Se manifiesta por una serie de síntomas que pudieran hacer su aparición en este último trimestre. Entre ellos el aumento de la presión arterial, el dolor de cabeza, la inflamación de manos y pies y la excreción de proteínas por la orina. La preeclampsia es una enfermedad poco frecuente. Solo entre el 3 y el 7 % de las embarazadas la padecen.

A veces los síntomas pueden resultar engañosos y crees que todo anda bien pero, si tienes dudas, consulta con tu médico y descarta que sea algo grave. La prevención de los factores de riesgo y entre ellos el control del peso y el estilo de vida saludable son los primordiales, pero una vez instaurada el  diagnóstico temprano te ayudará a evitar las posibles consecuencias de esta grave patología sobre tu salud y la de tu hijo.

Micciones frecuentes

Es normal que aumentes la frecuencia de visitas al baño en la semana 26 de embarazo, porque el útero comprime más a tu vejiga. Y, por supuesto, la vejiga dispondrá de menos espacio. La orina, entonces, disminuirá en cada micción. ¿Qué consecuencias puede ocasionar? Un sueño más irregular por la necesidad de levantarte más frecuentemente a orinar.

La infección de orina se confunde con algunos síntomas del embarazo. Es por eso que, ante molestias o escozor al orinar, debe recurrirse al especialista para que te someta a análisis específicos.

Control del peso ningún extremo es bueno

Casi todas las mujeres embarazadas tienen una preocupación común: su peso. Si aumentas mucho te cansarás más fácil y a cada rato tendrás que cambiar tus ropas para sentirte más confortable. Tampoco deberás excederte pues, tanto la obesidad como la diabetes pueden causarte a ti o a tu bebé problemas indeseables.

Por otra parte si mantienes tu peso en un rango adecuado, podrás evitar lo que se conoce como bajo peso para su edad gestacional. Y esto solo se logra con una correcta alimentación.

Ahora que estás en la semana 26 de embarazo solo te queda un trimestre por delante. Anímate, que muy pronto recibirás a ese nené que tanto amor ya le has prodigado

Recuerda que la salud del bebé y la tuya están en primer lugar y que, ante una duda, es mejor consultar al especialista.

Cuidados y actividades especiales del embarazo 26 semanas

Es muy importante la conducta y el estilo de vida que desarrolles hasta la semana 26 de embarazo y en lo adelante. De tu actitud responsable depende, en gran medida, la salud de tu futuro hijo o hija. Eso incluye abandonar ciertos vicios (cigarrillos, alcohol) o antojos de chucherías y dulces.

No fumar, no exceso de cafeína
Un estilo de vida saludable evitando el tabaquismo y el exceso de cafeína son básicos en la semana 26 y en todo el embarazo

Alimentación y dieta balanceada

La dieta que adoptas influye en el desarrollo del bebé: recuerda que él se alimenta de ti. Si sientes mareo, debilidad y cansancio pueden deberse a escasos niveles de azúcar en la sangre. Entonces come, aunque poco, con mayor frecuencia. No experimentes e ingieras nuevos productos a los que no estás acostumbrada, pero, si los has consumido alguna vez, puedes continuar con ellos.

Cuando sobrepases el peso recomendado para esta etapa, revisa tu dieta y despójala de pastas, mantequillas, azúcares y arroces. Cada gramo de grasa incrementado innecesariamente reduce las posibilidades de su eliminación después del parto.

Es momento de, en el tercer trimestre de embarazo que comienza, alimentarte con más proteínas y minerales. Pero ten cuidado, equilíbralas en valores promedios de 200 a 300 calorías diarias y, sobre todo, en base a la calidad y no a la cantidad.

Actividad física

En Canal Chupete hemos abordado el tema de los beneficios de la actividad física para una embarazada que no tenga factores de riesgo y que esté desarrollando una gestación normal.

Caminar, nadar, y ejercitarte a diario serán muy provechosos para estimular la circulación sanguínea, para mejorar tu fisiologismo, para prepararte para el parto y para aliviar molestias específicas de este último trimestre.

También la actividad física propiciará una mayor relajación y liberación del estrés, te ayudar a aliviar las tensiones y la ansiedad que son inevitables en esta etapa. Tu cuerpo necesita estar relajado para descansar y dormir más apaciblemente pero te recomiendo que no hagas ejercicios a últimas horas de la noche.

La práctica de ejercicios durante el embarazo
Los ejercicios durante el embarazo ayudan a prepararse para el parto y a liberar el estrés pero deben ser adecuados para esta semana de embarazo

Los cambios emocionales

Como consecuencia de los cambios hormonales se pueden producir variaciones de tu comportamiento y estado anímico, pasando con suma facilidad de una situación hilarante a un llanto incontenible. Es un estado normal del embarazo en esta etapa y es por eso que se recomiendan los ejercicios de respiración y relajación. Otras formas de relajarte son: escuchar cómodamente tu música favorita, dedicarle tiempo a satisfacer tus gustos y, sobre todo, compartir con tu pareja cada minuto.

Como pareja llevan más de 6 meses adaptándose a una nueva situación en la vida y en este punto, pudieran verse afectados en su relación. ¿Qué hacer? Hay que hablar mucho para, con respeto y cariño ponerse de acuerdo. Cada uno debe valorar y comprender los puntos de vista del otro. Solo así llegarán a entender los temores y preocupaciones que tienen.

El sexo también ayuda a una buena armonía de la pareja y, si no contradice las indicaciones del médico, puede mantenerse hasta casi el final del embarazo. Nada mejor para liberar tensiones y para la preparación para el parto, pues flexibiliza y da elasticidad a los músculos perineales.

Sabías que… en la semana 26 del embarazo…

¿Ya completaste tu armario con la ropa adecuada a tu estado actual? Estás ya en las 26 semanas de tu embarazo y tu mayor premisa es el confort.  Los zapatos no deben quedarte ajustados. Lo ideal es que emplees hormas anchas y tacones cómodos (ni muy bajos, ni muy altos). Tus pechos, acomódalos en sostenedores que no te causen molestias, ellos necesitan de todo tu cuidado.

También es importante en las 26 semanas de embarazo…

¿Y cómo se llamará tu bebé? Como ya debes saber su sexo,  es un buen momento para comenzar la búsqueda del nombre que en la mayoría de los casos lo acompañará durante toda su vida. Desde Canal Chupete te ayudamos a que esta labor sea más fácil. ¿Qué crees de estas ideas de nombres?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Cargando…