Molestias del embarazo, son normales pero atiéndelas

Tu médico acaba de comunicarte que estas embarazadas y comienzas a transitar por la dulce espera de tener a tu pequeño en brazos. En numerosas mujeres pueden comenzar las náuseas los vómitos, el cansancio, la acidez, los antojos, y la somnolencia, entre las más comunes.  Estas son algunas de las molestias del embarazo que son provocadas por los cambios hormonales de esta etapa, además son consecuencia de los cambios que sufre el cuerpo materno y el desarrollo del bebé.

Avance del embarazo
Las molestias del embarazo difieren en cada trimestre, pero la mayoría no son graves

La gran mayoría de las mujeres transitan por sentir una serie de molestias que nunca antes había tenido.   Un grupo son características de las primeras semanas del embarazo, en cambio otras suelen aparecer en las últimas semanas de la gestación y tienen una intensidad variable y pocas veces son reconocidas como enfermedades.

En cada etapa del embarazo existen molestias que acompañan a las embarazadas en mayor o menor medida. Comencemos con las molestias del primer trimestre del embarazo.

Molestias del embarazo en el primer trimestre

En las primeras semanas las molestias son muy manifiestas, debido a la gran alteración hormonal que sufren las mujeres al inicio de la gestación.  A partir del cuarto mes el cuerpo se va adaptando a esta nueva situación y la mayoría de las molestias suelen disminuir su intensidad y en algunos casos desaparecen.

Turgencia y sensibilidad de los pechos, una de las primeras molestias del  embarazo

En algunas mujeres este puede ser el primer síntoma del embarazo y es la molestia más llamativa del primer trimestre.

Desde los primeros días de la gestación las mamas comienzan a prepararse para la lactancia.  Hay elevados niveles hormonales (estrógenos y progesterona) que hacen que ellas crezcan y aumente su sensibilidad, haciendo que en ocasiones duela hasta el más mínimo roce de la ropa.  Este agrandamiento de las mamas en algunos casos hace necesario el cambio de talla del ajustador a una superior y en algunos casos dos y es necesario que sean de algodón, sin costura y sin aros para evitar molestias.

Malestares del embarazo
Los malestares del embarazo son muy frecuentes, pero no son graves ni ponen en riesgo tu vida, hay numerosas vías para atenuarlos

Una vez pasado el primer trimestre esta turgencia desaparece, aunque en algunos casos esto no es así, además hay que tener en cuenta que las mamas siguen creciendo y acumulando grasa en el segundo y tercer trimestre del embarazo.

Náuseas y aversión a algunos alimentos una de las molestias del embarazo más frecuentes

Es una de las molestias habituales en las primeras semanas del embarazo, algunas mujeres no las sienten mientras que otras llega provocarles vómitos en varias ocasiones al día.  No existe una causa definida que explique la aparición de las náuseas, pero hasta el momento la explicación más aceptada es que se produce por una rápida elevación de la hormona gonadotropina coriónica humana que segrega la placenta.

Estas náuseas se acompañan de aversión a algunos alimentos, intolerancia a los olores y pueden aparecer sorpresivamente a cualquier hora, aunque son las náuseas matutinas, después de toda una noche de ayunas las que aparecen con mayor frecuencia.  Hay pacientes que presentan esta molestia a lo largo de todo su embarazo, mientras que en la mayoría de las pacientes desaparecen alrededor de la semana 20 de la gestación.

Para aliviar las molestias, es conveniente hacer comidas frecuentes en pequeñas cantidades evitando el exceso de grasas y de condimentos, así como el café y el  tabaco.

Lo ideal en este periodo inicial es consumir alimentos a temperatura ambiente o fríos, sobre todo en las mañanas, muy poco condimentada y con poca sal.  Además, evitar en general las conservas, los refrescos con gas, las cervezas y otras bebidas efervescentes.

Algunas mujeres pueden aliviarlas comiendo algo ligero antes de levantarse en la propia cama como por ejemplo galletas saladas. Si los vómitos son muy intensos debe de acudir al médico porque puede conducirla a la deshidratación. Si se produce pérdida de peso como consecuencia de los vómitos o se mantienen más allá de los tres primeros meses debe de consultar a su médico durante el seguimiento del embarazo.

náuseas y vómitos
Las náuseas y vómitos es una de las molestias del embarazo mas frecuentes de los primeros meses

Cansancio y sueño

El cansancio extremo y la somnolencia permanente son otras de las molestias del embarazo  que se presentan en el primer trimestre. Esto puede ser debido a los cambios que está experimentando el cuerpo femenino tanto desde el punto de vista físico como emocional.

Hay que tener en cuenta que en esta etapa aumenta el volumen sanguíneo, el corazón y los órganos involucrados están trabajando más de lo acostumbrado. En este momento se forma la placenta y los principales órganos del feto por lo que el consumo de energía es mucho mayor.

Es por esta razón que en esta etapa es necesario que las embarazadas puedan descansar en el momento que les sea posible. Puede hacer una siesta después de almuerzo, descansar un poco después de la comida y acostarse más temprano de lo acostumbrado para que las horas de descanso aumenten.  Esto se debe de acompañar de una dieta sana y ejercicio moderado.

Mareos, una de las molestias del embarazo

Es frecuente observar que en los primeros meses de la gestación las pacientes se quejan de mareos.  Esto puede estar producido por ligeras crisis de hipotensión que están provocadas por la adaptación que está realizando el organismo a su nueva situación.

También se pueden producir dolores de cabeza intensos en este primer trimestre debido al aumento de la circulación sanguínea y el descenso de la glucosa en sangre.

Estos mareos pueden aparecer en cualquier momento. No debes de asustarte si estos aparecen después de alguna comida. Es conveniente que no efectúes movimientos bruscos. Cuando se sienta mareada debe recostarse con las piernas en alto o si está sentada colocar la cabeza entre las rodillas, estas dos posiciones mejoran el retorno sanguíneo y sentirá alivio.

Es recomendable que al salir de casa, lleves en tu cartera un caramelo o algo dulce, pues puede presentársele el mareo cabeza y si fuera por una caída del nivel de azúcar en sangre o hipoglicemia con la ingestión de azúcar mejorará.

Acidez gástrica, una de las molestias del embarazo más frecuentes

La acidez gástrica o estomacal es una de las molestias del embarazo que se manifiesta en los tres trimestres. Se evidencia como una sensación de ardor o quemazón en la parte media y superior del abdomen. Los alimentos normalmente pasan del esófago al estómago y de ahí continúan su tránsito.

En las embarazadas se producen numerosos cambios hormonales y entre ellos un aumento de la progesterona, se considera que la válvula situada entre el estómago y esófago se relaja por su acción y esto provoca que los ácidos del estómago pasen al  esófago y originen esa molesta sensación.

Entre las medidas que podrían aliviarte se encuentran: No realizar comidas muy copiosas, grasas y condimentadas. Efectúa 5 a 6 comidas diarias.  Espera entre 2 y tres horas después de las comidas para acostarte y eleva un poco la cabeza al dormir. Es conveniente que no uses ropa muy ajustada que te pueda comprimir el abdomen.

En ocasiones esta molestia puede requerir un tratamiento medicamentoso con antiácidos, pero siempre consulta con tu médico porque algunos no son convenientes porque pueden ocasionar estreñimiento y efectos tóxicos a altas dosis.

Ganas de orinar frecuente

Son frecuentemente el primer síntoma del embarazo y es muy usual su aparición al inicio de la gestación  y al final de esta.  Para compensar las pérdidas de líquido que producen se debe consumir no menos de dos litros diarios de líquido.

Molestias abdominales y estreñimiento, molestias del embarazo muy comunes

En las primeras semanas del embarazo se puede producir una sensación de dolor o hinchazón abdominal por los cambios hormonales y además porque el útero va aumentando de tamaño. Los cambios hormonales producen una disminución de los movimientos intestinales.

El estreñimiento puede mantenerse de forma ocasional o mantenida durante todo el embarazo, por eso se recomienda tomar al menos dos litros de agua. Aumentar el consumo de vegetales, frutas  y otros alimentos ricos en fibras. La práctica de actividad  física de forma regular ayuda a la motilidad intestinal. No consuma laxantes.

Molestias del embarazo en el segundo trimestre

Llega el segundo trimestre de la gestación las molestias cambian y es necesario conocer algunas de ellas para que no te asusten cuando hagan su aparición. La gran mayoría de estos malestares del embarazo a partir del cuarto mes dependerán de los cambios que tu cuerpo va experimentando en la medida que transcurre el tiempo de espera.

Segundo trimestre del embarazo
Las molestias del embarazo en el segundo trimestre no son tan manifiestas como en el primer trimestre

Como tu cuerpo ya está más adaptado a los numerosos cambios, pues los malestares del embarazo, no serán tan dramáticos  y tendrás una sensación de gran energía y de bienestar.

Dolor de espalda y ciática

Es la presencia de un dolor intenso en la parte baja de la espalda que se produce al inflamarse el nervio ciático y se diagnostica con frecuencia en el segundo trimestre del embarazo.  Es un dolor que recorre la parte posterior del muslo hasta la rodilla y a partir de esta llega hasta el pie.  Generalmente, es unilateral. Esto es provocado por la distensión de los ligamentos y por la inflamación del nervio ciático, se considera que la hormona relaxina está asociada a estas manifestaciones.

¿Qué se puede hacer para evitar la aparición de la ciática? Para atenuar una de las más comunes molestias del embarazo, es conveniente tener una ganancia de peso controlada, efectuar masajes de miembros inferiores, evitar las posturas viciosas y practicar ejercicios moderados.

Haciendo ejercicios
La actividad física moderada ayuda a atenuar algunas de las molestias del embarazo

Calambres en las extremidades inferiores

Esta es una molestia del embarazo también muy frecuente, y son encogimientos involuntarios, dolorosos que se localizan en las piernas, sobre todo en la parte posterior de estas y los pies. Aparecen generalmente cuando la mujer descansa o está durmiendo y se produce como consecuencia del enlentecimiento del retorno venoso que se observa en esta etapa.

Esta molestia es causada igualmente por la acción de las hormonas, ya que estas afectan el sistema circulatorio reblandeciendo las paredes de los vasos sanguíneos y entorpeciendo el retorno venoso y linfático. Lo anterior conduce a un aumento de fluidos en los miembros inferiores que es lo que provoca los calambres.

Para prevenirlos es aconsejable adicionar a la dieta alimentos ricos en potasio como el plátano y también alimentos ricos en magnesio (vegetales de hojas verdes), practicar ejercicio moderado (que no sea agotador para la embarazada), masajes y colocar las piernas ligeramente más altas para dormir o descansar.

Venas hemorroidales o hemorroides

Se ven asociadas al estreñimiento, se trata de un trastorno circulatorio estimulado por la dilatación de las venas hemorroidales. El estreñimiento produce un aumento de la presión sobre los vasos rectales, haciendo que aparezcan las hemorroides.  Estas pueden producir picazón o dolor, llegando a sangrar en algunos casos de gran intensidad.

Hay que consumir una dieta rica en fibra, tratar de ir diariamente al baño, si aparecen las hemorroides como tal se pueden hacer baños de asiento de agua fría y tratar de mantenerse al día.  También debe cuidarse la higiene de la zona, por posibles infecciones locales que pueden provocar inflamación.

Palpitaciones y taquicardia

Esta es una molestia que puede comenzar en el primer trimestre que se acentúa en el segundo y está dada por el incremento del flujo sanguíneo que obliga al corazón a trabajar a su máxima capacidad. Esto puede provocar ligeras alteraciones en su funcionamiento que se expresan como palpitaciones y taquicardia.

Existen otras razones como el estrés y el esfuerzo que puede provocar esta molestia, es por esta razón que se aconseja llevar una vida más tranquila y relajada en el período de la gestación.  Para mejorar estas sensaciones se recomienda hacer ejercicio ligero o moderado,  dormir de lado, sobre todo de lado izquierdo que es beneficioso en esta etapa de la vida y lo ideal sería practicar técnicas de relajación y de respiración.

Molestias del tercer trimestre del embarazo

En el tercer trimestre del embarazo aparecen nuevas molestias que pueden empeorar algunas ya existentes, pero en general, están provocadas por el aumento de peso de la paciente que se debe tratar que sea moderado y el volumen abdominal alcanzado en esta etapa.

Tercer trimestre
Los malestares del embarazo en el tercer trimestre obedecen al crecimiento del útero y el tamaño del bebé

Acidez estomacal de nuevo en el tercer trimestre

Se estima que más del 50% de las embarazadas experimentan esta como una de las molestias del embarazo. El ardor, pirosis o acidez estomacal aparece desde el primer trimestre, pero  al llegar al tercero aumenta su intensidad.

Es inducida por la acción hormonal que actúa sobre el anillo muscular que se encuentra entre el esófago y el estómago (cardias), lo que permite que los ácidos estomacales y parte de la comida digerida retrocedan hacia el esófago lo que produce sensación de ardor o quemazón.

En el tercer trimestre de la gestación empeora porque el útero con su crecimiento presiona el estómago e influye en que las digestiones sean más lentas.

Es recomendable que las mujeres no ingieran comidas copiosas, haciendo de 5-6 comidas al día. Comer despacio, evitar alimentos ácidos, picantes y muy condimentados, al igual que con mucha grasa y el café. No acostarse inmediatamente, sino esperar aproximadamente una hora y dormir con el tronco ligeramente más elevado.

Sensación de cansancio o fatiga

La fatiga y el cansancio al cual nos referimos como una de las molestias más comunes del embarazo durante el primer trimestre, puede hacer su reaparición en este trimestre.

Son varios los factores que se unen para provocar esta sensación, por una parte las dificultades para un sueño profundo y reparador, por otra los propios movimientos del feto, el aumento de la frecuencia de orinar y el propio tamaño de la barriga.

Ante estos síntomas siempre el medico descartará que trata de algo con una base patológica como pudiera ser la anemia. Pero una vez que está comprobado que solo se trata de los malestares del embarazo, puedes hacer varias cosas para atenuarlos. Entre ellas: disminuye el ritmo de tus actividades cotidianas, descansando a lo largo de día cada cierto tiempo.

No permanezcas en una misma posición por un tiempo prolongado, camina, muévete, da una vuelta, disfruta el paisaje y libera tu mente. No hagas esfuerzos excesivos, ni cargues pesos por encima de tus posibilidades físicas.

Edemas y pesadez o cansancio en las piernas

El aumento de volumen de los pies es una de las molestias del embarazo más comunes al final del embarazo. Está determinado por la elevación del volumen sanguíneo, lo que provoca que se almacene un exceso de líquido en los tejidos de las pacientes provocando edemas y pesadez en las piernas. A lo anterior se suma que hay un insuficiente retorno venoso.

A medida que el embarazo avanza la retención de líquidos aumenta. Éste edema puede cubrir el tobillo y el tercio inferior de la pierna, es poco evidente al amanecer y en la medida que avanza el día es de mayor severidad.

Es necesario que la embarazada no permanezca muchas horas de pie o sentada, debes caminar al menos media hora diariamente, y cuando estés sentada debes elevar las piernas más altas que la cabeza para mejorar el retorno venoso.  Mantener una alimentación saludable  y reducir o eliminar el consumo de sal con los alimentos.

Masajes en los pies
La inflamación de las piernas es una de las molestias comunes del tercer trimestre del embarazo, los masajes ayudan a disminuir sus molestias

Evita el uso de medias apretadas y zapatos que les queden justos o incómodos. Son convenientes masajes de drenaje linfático y movimientos circulatorios de pies y tobillos. Sumergir los pies en baños tibios de agua con sal puede ayudar a disminuir la inflamación.

Malestares abdominales en el tercer trimestre del embarazo

En este tercer trimestre y fundamentalmente al final del mismo es muy común que sientas molestias en el abdomen porque el útero continúa su expansión, porque comprime otros órganos, porque los gases pueden dar origen a los mismos o por el estreñimiento mantenido.

También se pueden producir las llamadas contracciones de Braxton Hicks. Estas contracciones se producen a partir de las 20 semanas de embarazo. Son esporádicas, irregulares y que no están asociadas con el trabajo de parto y no implican ningún riesgo para el bebé.

Si las molestias son muy intensas, sientes un dolor agudo, tienes contracciones mantenidas o rítmicas, pierdes líquido por vía vaginal o no sientes los movimientos de tu bebé debes de inmediato consultar con tu médico.

Dolor de espalda baja o región lumbar una de las molestias del embarazo más frecuentes

Se estima que más del 80% de las mujeres embarazadas en el tercer trimestre sufren de estas molestias. La espalda se ve afectada durante el embarazo ya que la relajación de los ligamentos que causa la hormona relaxina y el peso que va ganando el abdomen provocan inestabilidad en la postura del cuerpo.

Como consecuencia de lo anterior el centro de gravedad del cuerpo se va desplazando hacia adelante y la columna se arque para tratar de mantener el equilibrio, ocasionando una hiperlordosis. La intensidad del dolor en la parte baja de la espalda puede ser variable.

Se recomienda cuidar la postura tratando de no forzar la espalda, como por ejemplo para agacharse hacerlo flexionando las rodillas, practicar ejercicios moderados, usar un calzado que le sea cómodo, ni tacones excesivamente altos, ni zapatos planos.

También son convenientes las clases de Pilates o la natación para reforzar los planos musculares de la región lumbar y evitar la presentación de cuadros  agudos.

Debes prestar especial atención a la forma en que te sientas, puedes emplear un cojín de soporte lumbar y pegar bien los glúteos al respaldar del asiento.

Dolor en la esplalda baja
Una de las molestias del embarazo más frecuentes es el dolor en la espalda baja y aumenta en la medida que avanza la gestación

En numerosas mujeres el dolor es mayor cuando la mujer esta acostada en reposo absoluto o cuando se acuesta. El descanso en una superficie lisa y que no se hunda adoptando una posición de lado con las piernas en semiflexión puede ayudar a aliviar las molestias.

En ocasiones los masajes locales en la zona lumbar y el calor seco ayudan a reducir los dolores. Si son muy mantenidos o intensos debe de acudir a su médico.

Síndrome de las piernas inquietas una de las molestias del embarazo

Este es un trastorno del sistema nervioso, manifestándose por movimientos o de las extremidades inferiores. Las causas del síndrome de piernas inquietas no son completamente conocidas. Esta afección no es exclusiva de las embarazadas, puede presentarse en niños y hombres.

Se manifiestan por una necesidad muy manifiesta de mover las piernas, tanto cuando se está de pie, como sentado o acostado. Se hace más evidente al finalizar la tarde o por la noche.

Además del movimiento de las piernas, puede ser también en los brazos y podría estar acompañado de dolor, ardor, calambres o picazón, palpitaciones.

No existe un tratamiento específico para este síndrome, pero se aconseja no permanecer muchas horas de pie, descansar lo suficiente manteniendo un horario regular de sueño.

Embarazada relajandose
La relajación y la liberación del estrés ayudan a controlar algunas de las molestias del embarazo

Se recomienda incrementar el consumo de alimentos ricos en hierro, ácido fólico, magnesio y vitamina B12. Los ejercicios de relajación y meditación ayudarán a liberar el estrés y a la relajación. No debe de ingerir bebidas alcohólicas ni con cafeína.

Dificultad para dormir una de las molestias del embarazo en su etapa final

Las embarazadas presentan dificultades para dormir a medida que avanza el embarazo, esto se debe al aumento del tamaño del abdomen y es posible que no encuentre una posición cómoda que le permita descansar o cambiar de posición acostada.  En estos casos la mejor recomendación es que duerma de lado, sobre todo sobre el lado izquierda que ayuda a la circulación sanguínea.

Otras causas de dificultad para dormir son congestión nasal que es provocada por el aumento del volumen sanguíneo, dificultad para respirar, pues el útero crece hacia arriba y no permite que los pulmones tengan un gran espacio lo que dificulta la respiración.

Y para concluir…

Para cada una de estas molestias hay medidas preventivas o terapéuticas que te pueden aliviar y atenuar los efectos adversos de las mismas. Pero siempre ten presente que si las molestias son continuas, empeoran o se agravan debes de acudir de inmediato al médico, porque podría tratarse de una de las complicaciones del embarazo.