Desarrollo del bebé en su primer año

¡Qué bien, ya tienes el bebé en casa! Sea tu primer retoño o aunque  ya tengas cierta experiencia, siempre es conveniente recordar y actualizar lo que ocurrirá durante esos primeros meses de desarrollo del bebé y las grandes transformaciones que irá experimentando en este su primer año de andar por la vida.

Este primer año de la vida del niño es determinante para su crecimiento y desarrollo. El cerebro de los niños crece de tal manera en estos 12 meses de vida, como lo hará durante el resto de su vida. Todos los factores de tipo nutricional, afectivo, psicológico y físico repercutirán en el resto de su vida.

Al cumplir el anno
Durante el desarrollo del bebé tiene que adquirir las habilidades motoras, cognitivas y físicas

Pero, debes tener presente que todos los niños no tienen el mismo desarrollo y eso no quiere decir que tú bebé esté “atrasado” o “adelantado” en relación con otros niños como pueden ser hermanos, primos o vecinos. El concepto de niño sano incluye diferentes variantes de crecimiento y desarrollo que vamos a tratar de explicarte en este espacio.

¿A qué se llama desarrollo del bebé?

El desarrollo del bebé está relacionado con la capacidad de lograr el control muscular y desarrollar sus capacidades de relación social, pensamiento y lenguaje. Todo esto es lo que contribuye a su independencia y a la aparición de la personalidad.

Las habilidades motoras, del lenguaje y sociales que durante su desarrollo el bebé va adquiriendo son consecuencia de su desarrollo neurológico. Se produce un aumento de las conexiones entre las neuronas que componen el sistema nervioso, los nervios se rodean de mielina para favorecer la transmisión de los impulsos.

Todo lo anterior está asociado a la estimulación, física, sensorial y afectiva que reciben los pequeños en sus primeros meses de existencia.

Los colores vivos
En estos primeros meses de la vida de tu pequeño, la estimulación temprana es tan importante como su propia alimentación

¿Cuándo se produce el desarrollo del bebé?

En el tema del desarrollo del bebé no hay nada rígido, ni esquemático, cada uno es diferente del otro y es tan normal caminar a los 10 meses como a los 16. Algunos hablan primero, cada uno lo hace a su propio ritmo y no por eso tiene un desarrollo inadecuado.

Pero si hay rangos o hitos en el desarrollo que deben ser alcanzados en determinadas etapas. Cuando esto no sucede puede ser un indicio o un signo de alarma que puede propiciar la detección temprana de problemas en el desarrollo del bebé.

Y siempre debes tener en cuenta que la detección y el diagnóstico temprano contribuyen a que se pueda actuar con mayor eficiencia y que los resultados sean más favorables.

Desarrollo del bebé recién nacido

La adaptación del recién nacido a la vida fuera del útero requiere de la elaboración de nuevas respuestas ante el mundo externo. Los bebés son incapaces de sobrevivir por si mismos y por eso resultan dependientes de las relaciones sociales que logren establecer.

Esta capacidad para interactuar con el entorno se inicia cuando lo cargas por primera vez y lo alimentas. Puede decirse que, inicialmente, tu bebé solo tiene ojos para ti, en el sentido literal de la frase, pues es miope y su distancia focal fija está  entre los 20 y 30 cm, de modo que solo puede prestarle atención a tus pechos y a tu cara. Tu bebé prefiere oír tu voz o, en todo caso, voces femeninas.

Tu niño alternará entre períodos de sueño tranquilo, momentos de sueño activo, períodos de somnolencia, alerta y vigilia, nerviosismo y llanto.

El sueño y la vigilia

El sueño y la vigilia constituyen una función en evolución constante, relacionados con la nutrición, el movimiento y la actividad mental, y comprenden 4 fases: dormir, permanecer dormido, despertar y permanecer despierto. El lactante inicialmente duerme con un sueño ligero que se interrumpe fácilmente casi constantemente.

En la medida en que el bebé madura los períodos de sueños se consolidan en bloques cada vez más largos. Mientras más estimules e interactúes con tu bebé durante el día más rápidamente aprenderá a concentrar el sueño en la noche.

Entre  la 3 y 8 semanas de vida el niño debe dormir largamente por la noche y después de la primera alimentación toma una siesta. La siguiente alimentación de la mañana va seguida de una siesta más larga y a la primera toma de la tarde le sigue una siesta más corta.

Hacia los 2 meses casi todos los lactantes se despiertan brevemente 2 o 3 veces en la noche para alimentarse, logrando dormir hasta 6 horas seguidas. A partir de los 6 meses el bebé duerme entre 10 y 12 horas por la noche, unas 3 horas por la mañana y 1 o 2 horas por la tarde.

Nuevos estímulos

Los bebés en estado de alerta comienzan a ser capaces de fijar la mirada en objetos o caras (a los bebés les gusta mirar rostros humanos) y son capaces de seguirlos en sentido horizontal, también pueden hacer girar la cabeza buscando la procedencia de un sonido nuevo. Los bebés siempre están motivados por la novedad; cuando se acostumbran a un estímulo familiar, dejan de prestarle atención ante la aparición de un nuevo estímulo.

El llanto

El llanto se produce como respuesta a estímulos a veces obvios como pueden ser hambre, frío o avisar de que necesita un cambio de pañales. A veces no es por ninguna razón evidente, lo cual debes tomar con calma y cerciorarte de que no tiene algún cólico, dolor o malestar que pueda requerir el consejo médico.

El llanto es un medio de comunicacion
El recién nacido inicia su adaptación al mundo que los rodea, para ello tiene que adquirir las habilidades motoras, cognitivas y físicas durante su primer trimestre de vida

Al llegar a la sexta semana de vida tu bebé puede llorar hasta… ¡3 horas al día!, pero el llanto comienza a disminuir a 1 hora o menos a partir de los 3 meses. Cuando los adultos brindan atención regular a las necesidades del bebé este confía en ellos y lloran menos al llegar al primer año.

Alimentación

El llanto del niño es provocado, generalmente, por el aumento de tensión que le genera el hambre y el recibir el pecho o el biberón contribuye a que la tensión desaparezca. Esa es una ventaja para el lactante alimentado a libre demanda, que constantemente experimenta esta relajación.

Cuando, por necesidad de los adultos, deben ser alimentados con horarios fijos, terminan por adaptar su ciclo de hambre a esta pauta. Un niño que por temperamento sea propenso a un ritmo biológico irregular sufrirá períodos de hambre no aliviados y alimentación no deseada cuando aún se encuentran llenos.

Si los padres no prestan la debida atención al hambre o a los horarios fijos los niños serán más irritables y sufrirán de inestabilidad psicológica que puede originar babeo excesivo, diarreas o ganancia insuficiente de peso y experimentarán trastornos del comportamiento por no haber tenido la alimentación como un alivio placentero de la tensión.

Un bebé de pocas semanas tiene movimientos incontrolados si se exceptúan la mirada, el giro de la cabeza y la succión. Es frecuente que las personas cercanas al bebé piensen que este les sonríe, pero en realidad ese movimiento es involuntario.

Los bebés de menos de 4 semanas colocados  boca abajo (decúbito prono) yacen en flexión, vuelven la cabeza a uno y otro lado, pero no son capaces de sostener la cabeza. Cuando están boca arriba (decúbito supino) se mantienen en flexión y algo rígidos. Son capaces de fijar la mirada en una cara o una luz situada en su línea de visión y al girar el cuerpo tendrá movimientos oculares en “ojo de muñeca”.

Desarrollo del bebé a partir de su primer mes de nacido

4 semanas

A partir de las 4 semanas el bebé mantiene las piernas extendidas, sostiene la barbilla, gira la cabeza. Puede levantar la cabeza momentáneamente hasta el plano del cuerpo, pero es incapaz de sostenerla en posición sentado. Es capaz de ejecutar movimientos asociados a la voz de la persona con la que esté en contacto social y seguirla con la vista y… ¡ahora sí!…comienza a sonreír de modo intencional como respuesta social.

8 semanas

A las 8 semanas, aunque todavía no logra sostener la cabeza, si la levanta un poco más y cuando escucha voces y se siente bien emite sonidos de placer.

12 semanas

A las 12 semanas tu bebé levanta la cabeza y el tórax con los brazos extendidos, sosteniendo la cabeza por encima del plano del cuerpo. Cuando se encuentra boca arriba estira los brazos tratando de tomar los objetos aunque no lo consigue y es capaz de saludar con la mano. Al sentarlo logra compensar en parte la caída de la cabeza con movimientos de balanceo, manteniendo la espalda redondeada.

Ya para este tiempo el reflejo de Moro(es un reflejo a la estimulación cuando se le suelta la cabeza, es un tipo de respuesta involuntaria). Este reflejo lo presentaba al nacimiento, desaparece y hace movimientos defensivos o reacciones selectivas de alejamiento.

A nivel social ya en ese momento el bebé es capaz de prestar atención a la música y comienza a decir “silabas” (gua, aa…) y mira con atención su propia mano: el bebé comienza a descubrirse a sí mismo y empieza a establecer relaciones de causa-efecto.

16 semanas

A las 16 semanas el bebé acostado en posición boca abajo,  levanta la cabeza situándola en el eje vertical y en posición supina une las manos en la línea media, estira los brazos hacia los objetos (le gustan particularmente los sonajeros), los agarra y… se los lleva la boca.

A partir de este momento deberás tener cuidado de que a su alcance no queden objetos pequeños que se pueda tragar, pues el reflejo de extrusión, que le hacía expulsar cualquier objeto colocado en la parte anterior de la lengua, comienza a desparecer.

Cuando se sujeta sentado sostiene la cabeza inclinada hacia adelante y se sienta con apoyo completo del tórax. Si le colocamos erecto se sostiene en ambas piernas  y empuja con los pies.

Tu bebé ya tiene sus propios criterios: muestra su desagrado cuando se rompe el contacto social, y ríe en voz alta si se siente feliz. Si le muestran una pelota la mira pero no intenta ir por ella.

Ninno gateando
Entre los 6 y 9 meses, gana nuevos conocimientos y capacidades que le permitan ser cada vez más independiente

Desarrollo del bebé en el período transicional

El inicio de la introducción de nuevos alimentos produce excitación en tu bebé. Ahora debe ganar nuevos conocimientos y capacidades que le permitan ser cada vez más independiente.

28 semanas

A las 28 semanas los bebés giran, se vuelven, se desplazan arrastrándose y gatean en la cuna. Ya a  partir de ahí debes comenzar a tomar precauciones cundo lo sacas de la cuna y lo colocas en tu cama por el riesgo de caídas.

También son capaces de mantenerse sentados por breves períodos apoyándose en la pelvis. Pueden apoyar todo su peso en erección y se balancean activamente. Ya son capaces de tomar objetos más grandes y pasarlos de una mano a la otra, haciendo presión con la palma digital y de tomar y agitar una pelota.

El bebé balbucea y emite sonidos polisilábicos y es capaz de responder a los cambios del contenido emocional del contacto social reaccionando con alegría o con desagrado. Mamá sigue siendo la preferida y le encanta que le coloquen delante de un espejo donde se ve una habitación similar a la suya con otra mamá y otro bebé al que intenta tocar.

control de la cabeza
El control motor comienza de la cabeza hacia el tronco, y lo primero que hace es levantar la cabeza

40 semanas

Un bebé de 40 semanas se sienta solo y sin apoyo. Ya lo hace con la espalda recta, empuja para ponerse de pie y explora o camina apoyado en la baranda de la cuna. Si está en el piso es capaz de desplazarse de un mueble a otro.  Todavía en ese momento prefiere gatear o reptar por momentos, emplea el índice para señalar y golpear objetos, toma la pelota con ayuda e intenta recuperar los objetos caídos.

Ya es capaz de agarrar utilizando la pinza digital y ello te dará la posibilidad de que participe activamente en su alimentación dejándole tomar pequeñas porciones de alimentos. Siempre manteniéndose al tanto de que no se lleve otros objetos pequeños a la boca. También es capaz de aprender a beber en una taza o un vaso que no estén muy llenos para que pueda manejarlo. También los utilizará, junto con otros objetos, para golpear sobre la mesa.

En su fase de descubridor el bebé golpea dos cubos, estableciendo comparaciones; encuentra los juguetes aparentemente “escondidos”, lo que significa que existe la permanencia del objeto en la mente, pero suelta los objetos por prestar atención a otra persona. Puede jugar a las palmitas y dice adiós agitando la mano. Su leguaje se ha ampliado: ya es capaz de decir mamá o papá y responder al sonido de su nombre.

48 semanas

A las 48 semanas tu hijo se levantará  y dará varios pasos solo, será capaz de caminar sujetado, intentará apartar obstáculos. Si se interpone la mano delante del objeto deseado el niño la empuja y lo agarra. También tomará pelotas con movimiento de pinzas sin ayuda y realizará juegos sencillos con ellas, cediendo objetos cuando se lo pidan con gestos o palabras. A esa edad manifiestan su agrado o desagrado con su actitud. Lo expresan en ocasiones volteando la cabeza y en otras intentan separarse y empiezan a hacer ajustes personales a la ropa con que le visten. El vocabulario puede incluir 2 o 3 palabras.

Tu bebé es capaz de andar sólo, volver las páginas de un libro, decir palabras con un sentido real, hacer juegos de fingimiento, como beber en una taza vacía, lo que indica el inicio del pensamiento simbólico y comienza a identificar las cosas por su nombre.

Inicio del control de esfínteres

A los 12 meses, puedes iniciar el proceso de enseñar a controlar el esfínter intestinal, lo que resultará más fácil si eres capaz de percibir las señales de advertencia: agitación, lloriqueo, irritabilidad e inquietud.

Control de esfinteres
Cuando la defecación se produce regularmente y se coloca al niño en el orinal a la misma hora se puede lograr que lo logre más regularmente

Cuando la defecación se produce regularmente y se coloca al niño en el orinal a la misma hora se puede lograr que lo logre más regularmente. No se deben hacer comentarios o mostrar emociones tanto si se logra como si no se logra, la defecación es solo una cuestión de rutina. Si a los 2 o 3 minutos de permanecer en el orinal no evacúa se debe levantar, pues con ese tiempo debe ser suficiente. Una tercera parte de los niños logran alcanzar el control intestinal entre los 12 y 17 meses de edad.

¿Cuáles pueden ser signos de alarma sobre el desarrollo del bebé?

Siempre la detección temprana es la mejor arma para combatir cualquier problema del desarrollo del bebé. Conocer los signos de alerta te permitirá conversar con tus médicos y en caso de ser necesario efectuar la evaluación necesaria.

mira fijamente
Es capaz de ejecutar movimientos asociados a la voz de la persona con la que esté en contacto social y seguirla con la vista

O-3 meses

El recién nacido inicia su adaptación al mundo que los rodea, para ello tiene que adquirir las habilidades motoras, cognitivas y físicas durante su primer trimestre de vida. El control motor comienza de la cabeza hacia el tronco. Los signos que pueden indicar que algo no está funcionando bien, son:

  • Si no se asusta o no reacciona ante ruidos inesperados
  • Cuando no observa su rostro atentamente, no fija la mirada y no sigue con la vista los objetos en movimiento
  • No seguir las voces de la madre  o de su padre
  • Si no se sonríe en respuesta a estímulos
  • Si mantiene el dedo pulgar dentro de las manos
  • Cuando está muy irritable de forma permanente
  • Si la movilidad entre ambas manos es diferente
  • Si tiene dificultades para succionar
  • No mantiene la cabeza erguida
nene sonriente
Cuando se encuentra boca arriba estira los brazos tratando de tomar los objetos aunque no lo consigue y es capaz de saludar con la mano

3- 6 meses

En estos meses, su bebé reconoce más su entorno y debería responder más a imágenes y sonidos. Pueden ser signos de alerta:

  • Cuando no sonríe, no se sobresalta, o no emite sonidos en respuesta a las voces o a los ruidos exteriores
  • Cuando rechaza el contacto físico
  • No reconocer a sus padres o a los encargados de su cuidador
  • Ser muy pasivo y no mostrar interés por libros, juguetes u otros artículos de su entorno
  • No sigue objetos con la mirada, ni intenta tomarlos
  • Cuando no tiene buen control del movimiento ocular, o que presente desviaciones de los ojos. Si los ojos son muy sensibles a la luz o lagrimean.
  • No sonreír, ni gorjear o balbucear y nunca se ríe en voz alta
  • Si mantiene las manos cerradas casi siempre

7-9 meses

Se ha producido un avance notorio en su capacidad auditiva y visual en comparación con sus primeros meses. Si nota algunos de estos signos sería conveniente una evaluación médica:

  • Cuando no muestra reacciones hacia sus cuidadores y no los reconoce
  • Tiene incapacidad para ver o reconocer objetos que estén lejos
  • Cuando no puede voltearse, ni mantenerse sentado
  • No pueden mantener los objetos presionados en la mano
  • No mostrar interés en las cosas que lo rodean como libros, juguetes, fotos o dibujos nuevos
  • Si no tienen un buen control del movimiento ocular
  • Cuando no responden a los sonidos, o solo a algunos de ellos
  • No se mantiene sentado
  • Si no balbucea, ni emite diversos sonidos y no se ríe en voz alta
  • Si los ojos se orientan hacia dentro o hacia fuera o no cuando no se mueven a la vez. También cuando hay parpados caídos, lagrimeo u otras alteraciones oculares

10-12 meses

Esta etapa culmina su tránsito como bebé y está mucho más maduro y preparado para enfrentar su nueva etapa de desarrollo. A los signos de alerta antes descritos se suman:

  • Cuando no puede asir los juguetes, usando la pinza pulgar índice y no se los pasa de una mano a otra
  • Demasiado tranquilo y no se inmuta por ruidos fuertes
  • Cuando no extraña o no reclama la atención de un adulto
  • Si no trata de imitar los gestos que se efectúan delante de el
  • Si no pronuncia bisílabos como papa, tata
  • Cuando no explora sus juguetes y los toma con sus manos
  • No se sienta de forma estable y no se voltea
  • Si no gira la cabeza cuando hay sonidos familiares
  • No comprende palabras habituales como su propio nombre
  • Cuando a los 12 meses no se mantiene de pie, sujeto de algo
  • Si le preocupa cómo oye su bebé, no espere a consultar a su médico, sobre todo si su hijo no está balbuceando, imitando sonidos ni respondiendo a su voz o a los ruidos de su entorno.
al anno
Tu bebé es capaz de andar sólo, volver las páginas de un libro, decir palabras con un sentido real, hacer juegos de fingimiento

¿Cómo se evalúa el desarrollo infantil?

Si nota algunas de las manifestaciones previamente listadas en el en el desarrollo del bebé, debe hablar con el pediatra y él le recomendará lo más adecuado para el caso de tu hijo.

Es muy probable que los especialistas consideren la conveniencia de efectuarle una evaluación de su desarrollo psicomotor. Hay diferentes metodologías para hacer las mismas pero una de las más empleadas en España es la escala de Haizea-LLevant. En otros países se emplean la Denver-II y la de Bailey. Estas escalas permiten una evaluación del desarrollo psicomotor y  la conducta y el comportamiento del niño.

La escala de Haizea-LLevant permite evaluar el nivel de desarrollo motor, cognitivo, social de niños de 0 a 5 años. Esta escala fue desarrollada basada en dos estudios con niños de Cataluña y del País Vasco y ofrece datos importantes sobre el desarrollo del bebé.

Esta prueba del desarrollo del bebé contempla 97 indicadores, de ellos 26 de socialización, 31 de lenguaje y lógica-matemática, de manipulación 19 y 21 indicadores posturales. La interpretación de la misma puede hacer sospechar un retraso psicomotor.

La atención especializada y la intervención a tiempo, ya sea ante un problema auditivo, de la vista, motor, o psicológico, será determinante para su futuro.

En estos primeros meses de la vida de tu pequeño, la estimulación temprana es tan importante como su propia alimentación. Con esto estarás creando las bases para que el desarrollo del bebé se exprese en su máxima expresión. Háblale, acarícialo, juega con él, demuéstrale tu amor. Recuerda son los padres lo más importante en su vida, su  futuro está en tus cuidados, tus atenciones y de ustedes dependerá su futuro.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Cargando…