Lactancia materna cuanto mayor tiempo mejor futuro para tu hijo

Una de las primeras decisiones que debes tomar después de nacer tu hijo es si eliges para su alimentación la  lactancia materna o por la leche de fórmula.

No hay la menor duda que la mejor opción es la lactancia materna. En estos concuerdan la mayor parte de las organizaciones interesadas en promover la salud y la nutrición infantil. Entre ellas la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Fundación para el desarrollo de la infancia (UNICEF), las Asociaciones Americanas y españolas de Pediatría y otros implicados en este tema tan determinante en el futuro de tu hijo.

Madre lactando
Durante los primeros 6 meses de vida la lactancia materna debe ser a libre demanda

La lactancia materna la mejor alternativa para tu hijo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la lactancia materna exclusiva debe ser hasta que el bebé cumpla seis meses. Se recomienda que a partir de los  6 meses se introduzcan los nutrientes que demandan mediante la  alimentación complementaria, pero manteniendo la leche como alimento fundamental.

Los expertos en salud concuerdan en que el amamantar al bebé es la opción más saludable, tanto para la madre como para el bebé. Recomiendan que los bebés se alimenten únicamente de leche materna durante los primeros 6 meses, y luego conserven la leche materna como la parte principal de su alimentación hasta que cumplan al menos 1 o 2 años de edad.

En la práctica la gran mayoría de las mujeres mantienen la lactancia materna hasta los 9 o 12 meses y a partir de ahí la sustituyen o la complementan con algún tipo de formula láctea o leche de vaca.

¿Por qué se afirma que la mejor alternativa es la leche materna?

El amamantamiento o la lactancia materna es el proceso de alimentar a un bebé con leche humana, ya sea directamente del pecho o con una mamadera con leche extraída del pecho. La leche materna le brinda al bebé calorías, nutrientes y anticuerpos esenciales para protegerse de algunas infecciones.

La leche materna le brinda al bebé la nutrición adecuada en cada etapa, le aporta las vitaminas y minerales que necesita. También mediante ella recibe la inmunidad que le brinda su madre y esto lo ayuda a desarrollarse fuerte y sano, creciendo de forma adecuada.  Por esta razón protege al niño de enfermedades infecciosas importantes, contra algunas alergias e intolerancias alimentarias y hace que la relación madre-hijo sea más cercana.

¿Cómo se produce la leche materna?

Para entender la lactancia materna hay que comenzar por conocer cómo se produce la leche y entender de esta forma el por qué se afirma de que cuanto más mama tu hijo más leche se produce.

Los pechos o senos son glándulas mamarias que están compuestas por tejido glandular, adiposo y conjuntivo. Durante el embarazo las mamas se van preparando para la lactancia. Una expresión de que estos mecanismos están funcionando adecuadamente es la sensación que tienen las mujeres de que sus mamas están llenas e hipersensibles al tacto durante el periodo de embarazo, reflejando que los alvéolos están preparados para trabajar. De esta forma se garantiza que la gran mayoría de las madres sean capaces de producir la cantidad de leche necesaria para satisfacer las necesidades de su niño.

El tejido glandular está constituido por los alvéolos mamarios y es precisamente en las células que lo constituyen donde se produce la leche. La prolactina una hormona producida por la hipófisis se libera en respuesta a la succión de los pequeños. También se libera oxitocina una hormona que actúa sobre los pequeños músculos y hace que salga la leche al exterior.

La leche se produce en respuesta directa a las necesidades del niño. Cuanta más cantidad de leche y más frecuentemente tome leche y mayor  satisfacción sienta el bebé, mayor será la producción de leche de la madre.

El tamaño de los pechos no está relacionado directamente con la cantidad, ni con la calidad de la leche que produce una mujer durante el periodo de la lactancia materna. El tamaño de los senos es dependiente del tejido adiposo presente, y este es de naturaleza lipídica, es decir, graso y la producción de leche dependerá del tejido secretor.

¿Cómo prepararse para amamantar?

El amamantamiento es un proceso natural, pero no siempre se logran dominar fácilmente los procedimientos para que la madre y el bebé la efectúen sin contratiempos. Es por eso que un tema obligado en los cursos de preparación para el parto debe ser los principios básicos de la lactancia materna.

Además de recibir estos conocimientos, en los primeros días en el hospital es muy importante que el personal especializado en lactancia materna supervise y te ayude a enfrentar esta tarea. En algunos países este asesoramiento se continúa con la supervisión al regreso al hogar.

¿Cuándo mi bebé está preparado para succionar?

La succión es un reflejo que se desarrolla en el feto durante su vida intrauterina. Con solo 16 semanas ya el feto es capaz de deglutir el líquido amniótico, y a las 20 semanas aparece el reflejo de la succión. A las 32 semanas de gestación es que son capaces de integrar esos dos reflejos. A partir de esa semana los bebés aunque nazcan antes de tiempo son capaces de alimentarse por sí mismo.

Posiciones y posturas para lactar al bebé

Uno de los factores de éxito de la lactancia materna tiene que ver con la postura y la posición en que coloques al bebé para amamantarlo. Tanto el bebé como tú deben estar cómodos para desarrollar un proceso placentero para ambos. Por otra parte evita el cansancio y que se te lastimen los pezones.

Además de la comodidad hay otro factor clave que es tener al bebé lo más cerca posible, se recomienda este simple procedimiento “ombligo con ombligo” o “barriga con barriga”. Lo más conveniente es que sea el pequeñín el que busque el pecho.

Buena posición y postura para lactar
El éxito y posterior satisfacción de tu bebé depende de una adecuada lactancia materna y para ello es fundamental la posición correcta al colocarlo sobre tu pecho

Las posturas más comunes  para facilitar el amamantamiento, son: acostada y sentada. Las posiciones para colocar al bebé puede ser en forma de arrullo, de sandía o balón de rugby y acostado.

Posición de arrullo

La cabeza del bebé descansa en la articulación del codo de la madre y el resto de su brazo sirve de apoyo a la espalda y región glútea. El pecho se coloca frente a la cara del bebé.

Posición acostada

También puede acostarse de medio lado con la cara del bebé hacia usted. Puede usar almohadas para apoyar su cabeza y hombros. Esta también es una buena posición si se está recuperando de una cesárea o una episiotomía. Es muy cómoda después del parto o la cesárea, por las noches y durante la siesta.

Posición de sandía o bola de fútbol

La posición de bola de fútbol americano consiste en poner al bebé debajo de su brazo como un balón de fútbol americano, con la cabeza de él o de ella descansando sobre su mano. Apoye el cuerpo del bebé con su antebrazo. Esta puede ser una buena posición si usted está recuperándose de una cesárea o si su bebé es demasiado pequeño.

En todas las posiciones anteriores puedes emplear almohadas de lactancia para que te auxilien y hagan más fácil tu labor. Te pueden ayudar a apoyar el brazo al sostener a tu bebé o a adoptar posiciones que te resulten más cómodas.

Los dos tienen que aprender
El contacto de piel contra piel tras el parto les ayudará a usted y a su bebé a tener un buen inicio con el amamantamiento

La primera vez en tu pecho

En los partos sin complicaciones el contacto inmediato del recién nacido con su madre establece su primer acercamiento y prepara las condiciones para la lactancia materna. El contacto piel con piel debe ser lo más cercano posible al parto.

Se recomienda que la lactancia materna comience lo antes posible, generalmente en la primera hora después del parto. El niño nace muy despabilado y esto va a favorecer un buen agarre y succión del recién nacido. A su vez esto estimula la liberación de las hormonas implicadas en la  secreción y liberación de la leche materna.

Para lograr que el bebé succione debes de acercarlo a tu pezón. Es necesario que le coloques sus labios en la areola (la parte más oscura entre el pezón y el resto del pecho) y le vas estimulando sus labios con el pezón hasta que abre la boca completamente y lo toma entre sus labios.

Aprendiendo a alimentar al bebé
La forma correcta de que tu bebé tome tu pezón es muy importante para evitar la aparición de grietas, el poco consumo y el malestar

Para un amamantamiento correcto la boca de tu pequeño debe cubrir la la areola y los labios salidos por fuera de la mima.

Lactancia materna exclusiva en el recién nacido y hasta los 6 meses

Se considera que un niño o niña recibe lactancia materna exclusiva si solo se le da leche materna, sin ninguna otra comida o líquido, ni siquiera agua. Las excepciones serian solución de rehidratación oral, gotas o jarabes de vitaminas, minerales o medicinas.

En la primera etapa el recién nacido mamará a libre demanda, o sea cada vez que sienta hambre o tenga necesidad de contacto físico. Podría ser cada una, dos o tres horas en los primeros días, en las semanas siguientes el comenzará espontáneamente a espaciar las tomas.

Después de transcurridas unas cuantas semanas, los horarios se van regularizando y se van adaptando mutuamente a horarios regulares. En ocasiones necesitan mamar cada hora y después es que comienzan a tomar  siestas más largas.

Para que la leche materna tenga la calidad necesaria para proporcionarle la alimentación adecuada al bebé, es necesario mantener una dieta balanceada  y sana que ayude al aumento de la secreción láctea. No es necesario comer más de lo indicado por el médico al alta del hospital.  La madre necesita 500 kilocalorías más en esta etapa y hasta los seis meses de lactancia.

No se necesita una dieta especial. Es inusual que un bebé parezca ser sensible a ciertos alimentos, como alimentos picantes o que producen gases como la col.

Trate de descansar entre una toma y la siguiente, si se siente muy cansada trate de dormir o al menos descansar cuando lo hace su bebé. Si necesita un descanso más largo, usted también puede extraer leche y pedirle que alguien le dé su leche a su pequeño.

Leche materna en teteros
Cuando comiences a trabajar la persona que cuida a tu bebé le puede dar su leche materna en teteros cuando no estes

Lactancia materna después que el bebé tiene 6 meses

Entre los cuatro y seis  meses tu bebé mostrará signos de que está preparado para recibir otros alimentos además de la leche, pero esta debe seguir siendo el componente esencial de la dieta. Te darás cuenta de que tu bebé está listo para recibir otros alimentos sólidos cuando comience a mostrar interés cuando otros comen, cuando abre la boca o trata de tomar con la mano alimentos y llevárselos a la boca.

Otro de los indicadores es que sea capaz de mantenerse sentado con poca o ninguna ayuda y sostener la cabeza. Por lo general en esa etapa ya duplican el peso al nacimiento.

Cuando sea el momento adecuado, comenzará la introducción de los alimentos en la página dedicada a la alimentación del bebé de 6 a 12 meses encontrarás una información completa sobre cómo llevar a cabo la misma, así como consejos y recomendaciones para que sea exitosa esta etapa de la vida de tu pequeño.

Durante este periodo los niños deben de mamar como mínimo entre 4 y 5 veces al día. Esto debe corresponder con al menos medio litro de leche. Si lo hace con esta frecuencia y volumen  no se necesita suplementar con otro tipo de leche. Es conveniente que los alimentos sólidos se ofrezcan después de amamantar al bebé para que así se llene con la leche materna. Con la introducción de alimentos complementarios a la leche las fuentes de calcio son mayores.

Mamá lactando niño mayor de un año
Las ventajas de mantener más tiempo la lactancia materna no sólo se observan a corto plazo, sino años después del destete

Lactancia materna más allá del primer año de vida

El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría, emitió una declaración en el 2015 donde apoya y estimula que la lactancia materna se mantenga el mayor tiempo posible. Dentro de los aspectos fundamentales que el mismo contiene se destacan:

  • Después del primer año de lactancia la leche materna mantiene sus propiedades nutricionales y la cantidad de grasa aumenta.
  • Se estima que cubre la tercera parte de las necesidades proteicas y calóricas de un bebé mayor de un año y aporta minerales y vitaminas.
  • Los niños mayores que toman leche materna tienen una menor incidencia de infecciones para su edad en comparación con los que no la toman y se mantienen en los años posteriores al destete.
  • Diferentes trabajos demuestran que se reduce la incidencia de algunos tipos de cáncer, de enfermedades autoinmunes y metabólicas.
  • Otras investigaciones consideran que favorece un mayor desarrollo intelectual, mayor capacidad para el estudio y la adquisición de conocimientos.
  • La duración de la lactancia materna se ha asociado a un mejor desarrollo psicosocial y emocional del niño, a menor incidencia de maltrato infantil y a una mejor relación de los adolescentes con sus padres.
  • Para la madre el amamantamiento por largos periodos de tiempo, tiene ventajas como menor riesgo de diabetes tipo2, cáncer de mama, ovarios, hipertensión e infarto del miocardio.
  • Cuanto mayor sea el tiempo total de lactancia mayor será su beneficio potencial.
  • Apoyar, estimular y promover la lactancia materna después de los 12 meses y hasta que ambos decidan; debe ser visto con muy buenos ojos y será muy beneficioso para la madre, el hijo y la sociedad.

Lactancia materna e ingestión de agua

La leche contiene más de un 80% de agua por lo que no es necesario hasta después de los 6 meses que el bebé tome agua adicional a sus tomas de leche. Esto es válido aun en países con elevadas temperaturas. A partir de que comienza la introducción de alimentos sólidos se debe ofrecer agua adicional a la leche materna.

La OMS promueve la práctica de no ofrecerle agua al bebé con lactancia exclusiva hasta los 6 meses, incluso en países con mucho calor por dos razones fundamentales. Por una parte considera que el dar agua a los bebés pequeños los pone en riesgo de diarrea y desnutrición porque el agua puede estar contaminada y causar infecciones. Y por otra que dar agua puede influir en que el bebé consuma menos leche materna y como consecuencia que la madre produzca menos leche.

Lactancia materna y extracción de leche

La extracción de la leche es una solución práctica para poder alimentar a tu hijo sin estar tu presente. Es muy útil cuando tienes que reincorporarte al trabajo, cuando necesitas ausentarte o simplemente cuando requieras descansar un poco más. Es también de utilidad cuando comienzas a destetarlo y sientes presión en los senos por la acumulación de la leche.

La extracción de la leche puede ser de forma manual o mediante el uso de bombas de extracción o sacaleches. Existen bombas manuales y eléctricas.

Extracción manual

En este caso lo primero es tratar de reproducir el efecto de succión del lactante. Para ello se da un masaje en los pechos, friccionando con las yemas de los dedos desde la base hasta la areola. Posteriormente se comienza la extracción manual colocando el dedo pulgar en la parte superior y la palma de la mano en la parte inferior. Se tratan de acercar para provocar la salida de la leche. Se repiten estos movimientos cada 5 a 10 minutos en ambos senos. La duración aproximada de este procedimiento estará en dependencia de la cantidad de leche a extraer, pero en promedio dura entre 20 y 30 minutos.

Extracción mecánica o eléctrica con la ayuda de un sacaleches

En la actualidad existen dispositivos  de extracción manual con una y dos fases. También hay diversas opciones de bombas eléctricas o accionadas por baterías. La selección del tipo más adecuado para ti dependerá del uso que le vayas a dar y de las características técnicas que prefieras.

Uno de los métodos para extraer leche
Para extraer la leche puedes comprar o alquilar una bomba sacaleches manual o eléctrica

En la Guía de lactancia materna para profesionales de la salud de la Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja puedes encontrar una descripción muy detallada de las alternativas y de la forma de conservación y almacenaje de la leche materna.

Muy recientemente en la Feria de Tecnología de Las Vegas se presentó un sacaleches que funciona con pilas y que permite la extracción de la leche de forma automática con las manos libres. Este nuevo gadget llamado Willow funciona acoplado a una aplicación que puede programar el tiempo, la cantidad y otros detalles de la extracción deseada.

Beneficios de la lactancia materna

Todos los organismos internacionales, regionales y nacionales que promueven y están implicados en el desarrollo saludable de los niños abogan por la lactancia materna. Cada día hay más trabajos que avalan el  amamantamiento como la elección más natural y saludable para la madre y el bebé. La lista de sus beneficios es muy extensa solo destacaremos algunos de los de mayor significación.

Excelente composición acorde con las necesidades de cada etapa

Según la Academia Americana de Pediatría la leche materna incluye de manera natural todos los nutrientes que los bebés necesitan para crecer y desarrollarse. La leche materna aporta la cantidad de proteínas, carbohidratos, glúcidos, minerales, vitaminas y enzimas requeridas por tu hijo. Es muy rica en inmunoglobulinas y otros componentes.

Mejor salud para tu hijo

Numerosas investigaciones demuestran que la leche materna contiene anticuerpos que ayudan a evitar enfermedades alérgicas e infecciosas y gastrointestinales. También se ha demostrado que son menos propensos a las infecciones respiratorias y a la hospitalización por esa causa.

La obesidad y la diabetes son menos frecuentes en los bebés amamantados. También hay una reducción del 15% al 30% en la obesidad adolescente y adulta en bebés amamantados en comparación con los no amamantados.

Trabajos recientes revelan que la lactancia materna influye  favorablemente en el desarrollo del cerebro y en el desarrollo afectivo y emocional del pequeño.

La Asociación Americana de Pediatría considera que el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, se reduce en más de un tercio en los bebés que son amamantados.

Hace solo unos meses se publicó el resultado de una investigación donde se demuestra que los microorganismos presentes en la leche materna se transportan al intestino del lactante. Estos microorganismos se relacionan con numerosos aspectos beneficiosos para la salud y pasan a formar parte del microbioma intestinal del lactante, lo que podría explicar parte de los efectos favorables de la lactancia materna.

Madre y bebé se benefician con la lactancia materna
El amamantamiento puede ayudar a prevenir que su bebé presente enfermedades como alergias, eccema, infecciones del oído y problemas estomacales

Efectos favorables para la madre

Cuando el niño succiona el pecho de la madre, se liberan hormonas que ayudan a que el útero se contraiga y así ayuda a eliminar los restos acumulados en el mismo y contribuye a que el útero regrese a la normalidad. También evita la posibilidad de sangramiento en el periodo inmediato después del parto.

La lactación también se relaciona con el reinicio de la actividad ovárica y la menstruación. Las madres que dan el pecho tienen más facilidad para bajar el peso adquirido durante el embarazo. La incidencia de algunas enfermedades como diabetes tipo 2, anemia por deficiencia de hierro y osteoporosis se reduce en las madres que lactan. Además se ha relacionado con una menor incidencia de cáncer de mama y de ovarios.

Bienestar psicológico y emocional

Desde el punto de vista psicológico amamantar afianza el vínculo madre-hijo, mejora el bienestar emocional y reduce el riesgo de presentar depresión postparto.

Mejora la seguridad y la confianza, así como proporciona mayor satisfacción personal, mayor tiempo para la interacción y la estimulación temprana de su bebé. El contacto físico y emocional se fortalece.

Menores costos y mayor comodidad

Comodidad en la preparación, en la esterilización de materiales son beneficios que reporta la lactancia materna. La alimentación con fórmula de un niño costaría miles de dólares anualmente.

La inversión en sujetadores y algunos otros aditamentos será recompensada con creces, por los beneficios a corto y largo plazo de la lactancia materna.

Beneficia el medio ambiente

El gasto de agua, electricidad y los materiales de desecho de la lactancia con fórmula no tendrás que realizarlo, por lo que el medio ambiente se beneficia. La leche siempre está en tu seno esperando por la succión del pequeño, siempre la tienes disponible, no importa el lugar, la hora, ni el momento. Es una garantía absoluta de que bajo las más disímiles condiciones tu hijo estará bien alimentado.

Causas que afectan a la lactancia materna

Aunque la lactancia materna es un proceso natural su práctica puede verse afectada por problemas relacionados con la madre, con el bebé o con la técnica aplicada para dar el pecho.

Entre los problemas relacionados con la madre se encuentran: alteraciones en el funcionamiento de la glándula tiroidea durante el embarazo y el postparto. También es posible que la glándula mamaria no se haya desarrollado apropiadamente. Si se produce un nuevo embarazo también disminuye la producción de leche, así como cuando la madre es sometida a un procedimiento quirúrgico que lesiona los conductos.

Hay alteraciones en los bebés que le impiden succionar la leche como pudieran ser cuando el pequeño es prematuro o bajo peso, o cuando no tiene la suficiente fuerza para mamar.  Los niños con síndrome de Down tienen la lengua grande y poca fuerza. También la presencia de alteraciones anatómicas como el frenillo lingual o cuando la mandíbula es pequeña.

Las enfermedades respiratorias altas pueden dificultar la succión del bebé y las afecciones que impliquen pérdida del apetito pueden conllevar a que mame menos y así pierde peso.

Cuando no se adopta una buena posición y postura al dar el pecho la succión del bebé no es la adecuada. También cuando el pecho no se da a demanda o cuando se llena el estómago del bebé con agua, suero glucosado o manzanilla. El uso inadecuado del chupete puede interferir con un adecuado amamantamiento.

Aplicación sobre lactancia materna
La LactoApp te podrá ayudar con tus preocupaciones sobre la lactancia materna

Y si te ha quedado alguna duda…

Te recomiendo que descargues gratuitamente la aplicación LactApp donde podrás encontrar más de 2 300 respuestas personalizadas a tus dudas y preguntas sobre lactancia. También incluye evaluaciones para saber si tu bebé está mamando correctamente e informaciones de calidad, muy actualizadas sobre lactancia materna.

Otros artículos de interés: Pasar de la lactancia a la alimentación normal