Problemas de fertilidad

El deseo de la gran mayoría de las parejas es tener hijos, pero algunas no pueden alcanzar esa dicha de forma fácil. Lo anterior se produce porque no pueden concebir o pierden los embarazos tempranamente por lo que se consideran infértiles o con problemas de fertilidad.

Los problemas de fertilidad afectan a numerosas parejas
La gran mayoría de las parejas desea tener hijos, pero para algunas esto no resulta una tarea muy fácil porque tienen problemas de fertilidad

La infertilidad es reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad del sistema reproductivo, y es además cada día más frecuente, fundamentalmente en los países desarrollados.

¿Qué es la infertilidad?

La infertilidad se caracteriza por la incapacidad para desarrollar una de las funciones básicas del cuerpo humano: la reproducción. Se cataloga como infértil una pareja, un hombre o una mujer que por más de 12 meses haya mantenido relaciones sexuales sistemáticas sin protección y no se haya producido el embarazo.

En algunos países como en el Reino Unido, no se hace el diagnóstico de infertilidad hasta que no hayan transcurrido 24 meses.

Se dice que una persona es infértil cuando no tiene la capacidad biológica de contribuir al desarrollo de un concepto. También incluye a las mujeres que no tienen la posibilidad de llevar a feliz término un embarazo.

Básicamente la infertilidad puede ser primaria y secundaria. Es primaria cuando son parejas que durante un año de relaciones sexuales periódicas sin protección no han podido lograr la concepción. La secundaria son aquellas parejas que han logrado al menos un embarazo, pero no han podido concebir nuevamente.

Comportamiento de las concepciones durante un año

Según las estadísticas de varios países en Europa y Estados Unidos de América. Se estima que el 85% de las parejas o sea la gran mayoría,  pueden concebir durante un año de relaciones sexuales estables sin uso de anticonceptivos.

Comportamiento de acuerdo a los meses de relaciones sexuales

Comportamiento de los porcientos de gestación desde el primer mes hasta los 24 meses (Datos tomados del National Health Service,UK  )

El National Health Service, UK , estima que una pareja que haya estado más de tres años, teniendo relaciones sexuales sin protección tiene un 25% de posibilidades de lograr una concepción en los siguientes 12 meses.

Los problemas de fertilidad, son más comunes de lo que te imaginas…

La infertilidad es una enfermedad frecuente, los estudios revelan que el 15% de las parejas no puede concebir después de tener relaciones periódicas sin protección durante un año, y a los dos años se calcula que el 10 % de las parejas no han podido lograr el embarazo.

En los Estados Unidos de América la cifra de parejas infértiles se sitúa entre un 10 y un 15%. Alrededor de 6.1 millones de mujeres entre los 15 y 44 años son infértiles según los datos CDC (Centers for Disease Control and Prevention).

Según los últimos datos de la situación de la infertilidad en España entre el  15% y un 20%, de las parejas en edad reproductiva tiene problemas de fertilidad, lo que representa cerca de 1 millón de parejas con dificultades en la concepción o en el mantenimiento del embarazo. Se proyecta que estas cifras continuarán en ascenso estimándose que en el 2020 entre el 18% y el 25% de las parejas en edad fértil tendrán problemas.

Se afirma  que una de las causas asociadas con este incremento de los problemas de fertilidad, es la tendencia a que la edad a la primera maternidad o paternidad es mayor, motivada por preferencias individuales y es conocido que la fertilidad disminuye con el decursar de los años.

¿Los problemas de fertilidad son más comunes en el hombre o la mujer?

Los especialistas de la prestigiosa Clínica Mayo de los Estados Unidos de América estiman que alrededor del 20%  de los casos de infertilidad son atribuibles a los hombres. Entre un 40-50%  son debidos a problemas de fertilidad de la mujer y entre un 30%- 40%  a problemas de ambos miembros de la pareja.

La  American Society of Reproductive Medicine considera que el hombre en total contribuye en alrededor de un 40% a los problemas de infertilidad, en ocasiones como única causante y en otras asociado a otros factores.

Según la Sociedad Española de Infertilidad, el varón es responsable de entre el 25 al 35% de los casos de infertilidad.

Los problemas de fertilidad tienen orígenes diversos
Los problemas de fertilidad tienen orígenes diversos, pero están relacionados con la capacidad de encontrarse el óvulo y el espermatozoide en la trompa de Falopio

Principales causas de problemas de fertilidad en la pareja

Los expertos de la citada Sociedad Española de Infertilidad consideran que de acuerdo a las características fisiológicas y el trayecto de un óvulo y un espermatozoide para lograr un concepto, los problemas más frecuentes de fertilidad se pueden agrupar en:

Factor masculino: Conjunto de alteraciones seminales, y está presente en un 25-35% de las parejas como causa principal de esterilidad.

Factor tubárico y peritoneal: Engloba alteraciones de la estructura y la función de las trompas de Falopio y su entorno, pueden ser debidas a diferentes orígenes. Se considera que afecta entre el 17-20% de las pacientes.

Endometriosis: Esta patología puede afectar la función ovárica y tubárica, de acuerdo a su localización. Constituye el factor principal de esterilidad en el 5-15% de las parejas.

Factor ovulatorio: Sus causas pueden ser funcionales u orgánicas y afecta al 25% de las pacientes.

Esterilidad inexplicada: En el 20% de los casos no se encuentran alteraciones en las características del semen, ni en la ovulación y las trompas son permeables. En esos casos el origen de los problemas de fertilidad es desconocido.

Esterilidad de causa mixta o combinada: Puede estar ocasionada por varios factores al mismo tiempo. La existencia de más de un diagnóstico puede variar entre el 20% y el 60% de los casos.

Fertilidad y características de la pareja

Las causas que pueden originar los problemas de fertilidad antes señalados, pueden ser debidas a las situaciones particulares de cada para pareja y no obedecen a una enfermedad de base. En otras se deben a problemas funcionales u hormonales y en otras si obedecen a patologías específicas.

Los problemas que tienen que ver con el estilo de vida y características de la pareja,  son muy comunes e influyen tanto en la mujer como en el hombre. Entre ellos se destacan:

Edad

La edad juega un papel importante tanto en el hombre como en la mujer. En el caso de la mujer alrededor de los 32 años la fertilidad se reduce y particularmente después de los 35 años y más aún posterior a los 40 años. En la medida que transcurren los años y se acerca la menopausia los óvulos liberados tienen menor capacidad de ser fertilizados. Al déficit de calidad de los óvulos se adiciona un mayor peligro de pérdidas de gestación y defectos congénitos de los recién nacidos.

En los hombre usualmente la fertilidad se va reduciendo y más aun después de los 50 años. Algunos hombres siguen manteniendo su capacidad de fertilización hasta los 60 y los 70 años, pero los trastornos en la forma y movimiento de los espermatozoides aumentan y puede disminuir su cantidad. Las posibilidades de ser portadores de defectos genéticos aumenta.

Peso y trastornos alimentarios

El peso tanto por encima como por debajo del peso ideal afecta la posibilidad de lograr un embarazo.

Las mujeres que están muy por debajo del peso corporal, como resultado de desórdenes en su consumo alimentario usualmente tienen problemas para concebir. Las estrictamente veganas pueden no satisfacer sus requerimientos de hierro, ácido fólico, zinc y vitamina B-12 por lo que pueden ver afectada su fertilidad.

Las personas con sobrepeso tienen mayores problemas de fertilidad, está considerada como una causa importante de infertilidad en la mujer y en el hombre aumenta la posibilidad de tener una producción espermática anormal.

Consumo excesivo de alcohol

El consumo de alcohol aumenta la posibilidad de no desarrollar una gestación en el caso de las mujeres. En los hombres con un conteo espermático bajo el consumo de alcohol aunque sea moderado disminuye el número de espermatozoides.

Actividad física

Tanto el ejercicio excesivo como el sedentarismo influyen negativamente en la fertilidad, lo que se evidencia en mujeres y hombres. En las mujeres una ejercitación excesiva puede motivar problemas en la ovulación.

Los problemas que tienen que ver con el estilo de vida y características de la pareja, son muy comunes e influyen tanto en la mujer como en el hombre
Los problemas de fertilidad pueden estar relacionados con una actividad física intensa o por el contrario por una vida sedentaria

Tabaquismo

El hábito de fumar aumenta marcadamente el riesgo de infertilidad y hace que la respuesta a los tratamientos de infertilidad sea menor. Las mujeres fumadoras que continúan fumando tienen un riesgo mucho mayor de pérdida del embarazo.

Exposición a agentes tóxicos

La exposición a algunos químicos industriales como pesticidas, herbicidas y metales como el plomo pueden conducir a problemas de fertilidad tanto en el hombre como en la mujer. Algunos trabajos muy recientes sugieren que algunos productos contenidos en los dentífricos y los protectores solares pueden afectar la producción de semen.

Consumo de drogas

El consumo de marihuana y cocaína puede afectar el conteo espermático del hombre.

Estrés

El estrés de uno de los miembros de la pareja se ha relacionado con una afectación en la frecuencia de las relaciones sexuales y por tanto disminuir  las posibilidades de lograr un embarazo.

Infecciones de transmisión sexual

Algunas enfermedades de transmisión sexual pueden ser causa de infertilidad. La infección por clamidias puede afectar las trompas de Falopio.

Exposición a altas temperaturas

La exposición a altas temperaturas por periodos prolongados, como saunas, baños de inmersión en agua muy caliente o temperaturas ambientales muy elevadas pueden provocar una elevación te la temperatura en los testículos y afectar la producción de espermatozoides.

Las mujeres expuestas a estas mismas condiciones pueden sufrir de pérdidas de embriones en las primeras etapas de embarazo.

Los hábitos tóxicos son dañinos para los problemas de fertilidad
El hábito de fumar y el consumo de bebidas alcohólicas contribuyen a agravar los problemas de fertilidad

Causas de los problemas de fertilidad en la mujer

Como se ha reseñado en páginas anteriores, la mujer necesita desarrollar eficientemente un largo y complejo camino para facilitar el encuentro del óvulo con el espermatozoide. Cualquier alteración en la liberación de óvulos de forma regular por los ovarios, en su recorrido hacia el lugar de la fertilización en la tropa de Falopio, en su descenso hacia el útero o en su implantación y anidación obstaculizará el propósito de lograr un embarazo.

Entre las causas más comunes de infertilidad femenina relacionadas con patologías o alteraciones en el funcionamiento se encuentran:

Trastornos de la ovulación

Las irregularidades o la falta de calidad de la ovulación influyen en un 25% a las causas de infertilidad femenina. Entre ellos se encuentran la insuficiencia ovárica prematura, que se presenta en mujeres antes de los 40 años y el síndrome de ovario poliquístico que provoca ovulaciones irregulares.

Otras causas

  • Algunas mujeres tienen enfermedades o afecciones que impactan en sus niveles hormonales y esto puede provocar infertilidad. Entre ellos la excesiva producción de prolactina pueden afectar la fertilidad. En ocasiones es imposible lograr la implantación del óvulo fertilizado como la insuficiencia de la fase lútea.
  • Obstrucción de las trompas de Falopio por infecciones o anomalías. Diversas afecciones pueden hacer que las trompas de Falopio se bloqueen y que el óvulo no pueda viajar hasta el útero.
  • Trastornos autoimmunitarios, como el síndrome antifosfolípídico (SAFL)
  • Anomalías congénitas del tracto reproductor como útero infantil o con bridas internas.
  • Enfermedades del aparato reproductor, como ovario poliquístico, endometriosis, cáncer de ovarios, de cuello uterino o de útero.
  • Enfermedades como el cáncer, la diabetes, trastornos de la coagulación o disfunciones tiroideas.
  • Empleo de medicamentos o estar sometida a procedimientos quimioterapéuticos o de radioterapia. Las mujeres en edad reproductiva que consumen por largos periodos aspirina o drogas antinflamatorias no esteroideas pueden tener mayores dificultades para concebir.
  • El empleo de quimioterapia y radioterapia puede conducir a un fallo ovárico, en algunos casos puede no ser reversible. La radiación aplicada cerca de los órganos reproductivos puede producir problemas de fertilidad.
  • En ocasiones las intervenciones quirúrgicas en la pelvis o el abdomen bajo pueden dañar las trompas de Falopio. También las intervenciones en el cérvix o un tratamiento previo de bloqueo o de recanalización de las trompas de Falopio.

¿Cuáles pueden ser las causas de problemas de fertilidad en el hombre?

Los problemas de fertilidad masculina relacionados con la cantidad de espermatozoide, su viabilidad, a una disminución de la capacidad de fertilización del semen o  que impidan su llegada a las trompas de Falopio, pueden ser numerosos entre los más comunes se encuentran:

Afectaciones en la cantidad y calidad del semen

El semen con bajo contenido de espermatozoides o con baja capacidad de fertilización es responsable del 75% de las causas de infertilidad masculina.Los problemas relacionados con la calidad del semen se pueden deber a bajo conteo espermático. Esto sucede cuando el conteo de espermatozoides es por debajo de 10 millones de espermatozoides en un mililitro de semen. Lo normal es que haya 20 millones. Puede llegar en algunos casos a no producirse espermatozoides lo que es llamado azoospermia. En otros casos se produce la cantidad adecuada de espermatozoides pero ellos no tienen movimiento, por lo que no pueden ir al encuentro con el óvulo. Pueden también producirse en la cantidad adecuada, tener movilidad pero tener un elevado porcentaje de anormalidades que no le permite fertilizar el óvulo.

Otras causas

  • Es llamada varicocele a la inflamación de la vena varicosa en el escroto lo que se asocia a problemas de fertilidad.
  • Alteraciones congénitas del aparato reproductor masculino como el hipogonadismo o anormalidades como el llamado síndrome de Klinefelter donde hay afecciones de los testículos.
  • Enfermedades como el cáncer, diabetes, anemia, síndrome de Cushing, fibrosis quísticas y enfermedades tiroideas.
  • Incapacidad para mantener relaciones sexuales satisfactorias, como la disfunción eréctil, así como la eyaculación retrógrada que eyaculan en la vejiga.
  • Infecciones por enfermedades de transmisión sexual.
  • Estar sometido a regímenes medicamentosos que puedan afectar la cantidad y calidad de semen. Entre ellos fármacos como la Sulfasalazina, cimetidina, espironolactona, esteroides anabólicos y nitrofurantoina.
  • Procedimientos quirúrgicos en la próstata, vasectomía u
  • Los testículos retenidos en la cavidad abdominal y que no descienden al escroto puede ser causa de infertilidad.
  • Padecer de paperas de joven o adulto puede provocar alteraciones testiculares que repercutan en la fertilidad.
  • Los procedimientos de quimioterapia y radiación tienen un gran impacto sobre la reducción de la calidad espermática. La severidad dependerá de los tratamientos recibidos.
Ante un problema de fertilidad debes acudir al médico
Con los tratamientos actuales para los problemas de fertilidad, hay una solución para la gran mayoría de los casos y una garantía de lograr los deseos de la pareja

¿Qué se debe hacer ante problemas de fertilidad?

Ante los problemas de fertilidad la pareja debe de buscar ayuda especializada. Los resultados de un estudio danés demostró que cuando se atiende adecuadamente el 69.4% de las parejas logró su bebé en un plazo de 5 años, mientras que en las parejas no tratadas solo lo consiguió el 6,6%.

El tiempo de espera para la búsqueda de ayuda dependerá de la edad de la mujer. Las menores de 35 años, pueden esperar 12 meses, pero si tiene más de 35 debe acudir a los 6 meses de mantener relaciones sin protección de forma sistemática.

Cuando en la pareja existen problemas de disfunciones sexuales y son incapaces de mantener relaciones sexuales satisfactorias o cuando se sospecha que hay problemas en órganos reproductivos o en la libido se debe acudir a un servicio especializado.

¿Cómo se diagnóstica la infertilidad?

Lo más recomendable es que la pareja asista a la consulta seleccionada para su atención. Los problemas de la infertilidad deben de enfrentarse como un problema de la pareja, sin culparse el uno al otro. Y se debe de ir con una predisposición muy abierta y franca porque será necesario compartir secretos de la vida íntima con los especialistas.

El profesional hará un análisis de la historia clínica de la pareja y un examen físico completo. Un examen del aparato reproductor permitirá una evaluación de su salud aparente, tanto en mujeres como en hombres.

Dependiendo de la impresión diagnóstica será necesario efectuar análisis complementarios. Los más comunes en el caso de la mujer podrían incluir:

  • Determinaciones hormonales para medir concentraciones de progesterona, estrógenos, hormonas tiroideas y hormona folículo estimulante.
  • Test de evaluación de la reserva ovárica mediante la determinación de la hormona antimulleriana.
  • Ecografía de la pelvis. En ocasiones puede ser necesaria la laparoscopia y Histerosalpingografía.
  • Prueba de clamidia.

En el caso de los hombres los análisis complementarios pueden incluir:

  • Análisis de semen, para evaluar su calidad, cantidad y morfología
  • Determinaciones hormonales, fundamentalmente testosterona y otras pruebas sanguíneas de acuerdo a cada caso para evaluar posibles enfermedades asociadas.
  • Ecografía de los genitales masculinos para revelar afecciones orgánicas.
  • Diagnóstico de clamidia.

¿Cuáles son las posibles soluciones para una pareja con problemas de fertilidad?

Los tratamientos convencionales disponibles para la infertilidad tanto femenina como masculina son muy efectivos, motivando que entre el 85% y el 90% de los casos puedan ser resueltos mediante el empleo de diferentes fármacos y la cirugía según el caso lo requiera. Aproximadamente 9 de 10 casos de infertilidad se tratan con medicamentos o cirugía.

Los grandes avances que se han producido en el campo de reproducción asistida  en los últimos 40 años  ha generado nuevas vertientes para enfrentar los problemas de infertilidad.

Los tratamientos para la infertilidad son tan variados y las alternativas pueden ser tan numerosas que pudiéramos afirmar que siempre habrá una solución para tu caso. No esperes para consultar a tu médico, ya que la edad también afecta el nivel de éxito de estos tratamientos.