Semana 27 de embarazo

Cuando arribes a la semana 27 de embarazo estarás finalizando el segundo trimestre de la gestación y los dolores de espalda, propios del aumento de tu peso, continuarán creciendo paulatinamente.

Ante un parto prematuro en esta etapa el porciento de supervivencia del feto es de 70, pero todavía pueden presentarse algunas complicaciones de gravedad.  Lo óptimo es que tu pequeñín continúe su vida intrauterina, por 13 semanas más. Este tiempo le permitirá completar su maduración y fortalecerse al máximo para que tenga más posibilidades de enfrentarse a su vida fuera del útero materno.

Feto 27 semanas de embarazo
En la semana 27 de embarazo tu bebé ha continuado su maduración, pero aún no está completamente listo, así que lo ideal es que siga en tu útero por otras 13 semanas

El desarrollo del feto en la semana 27 de embarazo

Es increíble lo rápido que crece el bebé: en la semana 27 de embarazo ya alcanza 37 centímetros de longitud y por asombroso que parezca triplica o cuadriplica el tamaño que tenía en la semana 12 y su peso aproximado es de 910 gramos, pero pudiera variar desde 615 hasta 1350 gramos.

En este periodo su piel es más gruesa y está protegida por la vérnix caseosa, una sustancia blanquecina que lo protegerá y acompañará hasta el momento del parto. Aumentará de peso y acumulará más grasa, por lo que irá adquiriendo una forma más completa que te hará notarlo mucho más gordito.

Los pulmones del bebé, el hígado y el sistema inmunológico continúan madurando y fortaleciéndose, cada día son más capaces de enfrentar sus funciones normales.

El sistema respiratorio madura

¿Ya sabías que el feto puede tener hipo? Por supuesto, no se demuestra de la misma forma que en los adultos, sino como pequeños y silenciosos espasmos. Recuerda que aún no hay aire en sus pulmones, sino líquido.

Desarrollo fetal en la semana 27 de embarazo
Si el parto se presentara en la semana 27 de embarazo, tu bebé tendría un 70% de posibilidades de sobrevivir pero se pueden presentar complicaciones

Los pulmones son el último órgano vital en formarse y, por supuesto, todavía no los necesita, aunque ya los ejercita de cierta forma. Por el momento, el bebé obtiene el oxígeno de la placenta a través del cordón umbilical de la mamá.

Es muy interesante observar, cómo los músculos respiratorios se van ejercitando. Es como si estuviera ensayando sus movimientos empleando los pulmones y el diafragma como si estuviera practicando lo que deberá hacer al nacer.

También continúa la producción del surfactante pulmonar, sustancia que permitirá que los alvéolos no colapsen cuando comience a respirar.

Los sentidos

Los sentidos continúan su avance y cada día la madre se podrá dar mejor cuenta de cómo su bebé es capaz de responder a ruidos fuertes y será capaz de reconocer su voz.

La parte del cerebro que rige la visión ya está activa y, las estructuras oculares, formadas. Es por eso que el bebé distingue luces y sombras.

El sistema nervioso

¿Has notado cómo el bebé se mueve cada vez con más intensidad dentro de tu barriga? Esto sucede porque el cerebro se ha desarrollado, las neuronas se han interconectado y ahora rige completamente el cuerpo.

La capacidad de coordinación de sus movimientos es uno de los indicadores del desarrollo de su sistema nervioso e influirá de forma determinante en el bienestar y la salud de pequeño.

La madre en la semana 27 de embarazo

No importa lo que hagas o dónde estés. El líquido amniótico que rodea a tu bebé lo hará sentir en un incesante vaivén. Es como si lo estuvieras acunando en tus brazos hasta que se duerme. Todavía tiene espacio suficiente para no sentirse limitado en sus movimientos, así que te recordará muy frecuentemente que vive dentro de ti.

Embarazada de 27 semanas
La madre en la semana 27 de embarazo sentirá los movimientos de su pequeño muy frecuentemente y es un buen síntoma de su avance en la coordinación de movimientos

El cambio en tus senos en la semana 27 de embarazo, será significativo. El tamaño aumentará tres veces su volumen y las venas se apreciarán fácilmente. Por otra parte, notarás un cambio en la coloración y la aparición de pequeños bultos conocidos como “tubérculos de Morgagni”, e incluso, hasta notarás presencia de leche en los pezones.

La mayoría de estos síntomas casi seguro desaparecerán antes del primer año de vida del niño. Por ejemplo, la pigmentación oscura que se incrementó en tus senos rebasando la aréola hasta cubrir casi la mitad de tu pecho.

En la semana 27 de embarazo las gestantes aumentan entre 8 y 11 kg. Así que, si tu embarazo es simple, ya debes haber alcanzado un peso de 8,5 kg de más. Sin embargo, si tu embarazo es gemelar, el peso no se duplica pero sí se incrementa en valores entre los 9 y 14 kg.

Exámenes y pruebas complementarias en la semana 27 de embarazo

Cada etapa del embarazo se acompaña de ciertas pruebas que van definiendo el desarrollo y salud del bebé. En la semana veinte y siete de embarazo, es importante el control de la presión arterial, la medición de la altura uterina en correspondencia al crecimiento del bebé, la presencia o no de infecciones urinarias, de diabetes gestacional y de anemia. Adicionalmente se añadirán los exámenes requeridos de acuerdo a la situación particular de cada embarazada.

Una de las pruebas indicadas entre la semana 24 y 28 de embarazo es el Test de O´Sullivan. El mismo consiste en determinar la glucemia a la hora de haber ingerido 50 gr de glucosa. Si el resultado es positivo, podría indicar que padeces de diabetes gestacional. Si este fuera tu caso se realiza entonces otra prueba que se conoce como sobrecarga oral de glucosa o prueba de tolerancia a la glucosa.

Esta última prueba aportará un diagnóstico definitivo sobre la posibilidad de que estés padeciendo de diabetes gestacional. Si es así, necesitarás cuidados especiales. Estos casos requieren de un mayor control y supervisión por endocrinos, nutricionistas y obstetras.

Chequeo de la semana 27
La presión arterial debe ser chequeada en todas las visitas regulares a tu consulta de obstetricia

También entre las semanas 24 y 28 en el caso de las embarazadas Rh negativo y el padre del bebé Rh positivo o se desconoce, se procederá a chequear el comportamiento de los anticuerpos maternales. De acuerdo a cada situación particular se procederá a la administración de inmunoglobulina Rh a las 28 semanas de embarazo.

Numerosas mujeres deciden en esta semana de embarazo efectuarse una ecografía en tres dimensiones porque es un momento ideal para visualizar al feto y al líquido amniótico que lo rodea. En numerosas entidades de atención pública, los costos de este servicio no están cubiertos a no ser que sea requerido por una indicación médica.

Malestares y complicaciones en la semana 27 de embarazo

Como cada semana de embarazo, en la medida que tu futuro hijo crece tu cuerpo lo va sintiendo, por lo que aparecerán algunos nuevos síntomas y otros se aliviarán. Este es el precio de traer una vida al mundo, y a pesar que puedas sentirte molesta por ellos, serás recompensada con creces cuando tengas a tu bebé en brazos.

Calambres

¿No has sentido desagradables calambres en tus piernas ? Estos son más frecuentes en las noches y se deben, fundamentalmente, al aumento de tu peso. El tamaño del útero y los nervios que recorren tus piernas, sobrecargarán tu sistema circulatorio y lo harán trabajar más.

Una manera muy sencilla de aliviarlos es estirando el cuerpo. Para ello puedes ponerte de pie, flexionar las rodillas con el talón apoyado, apuntar los dedos hacia adelante y luego flexionarlos hacia arriba.

Otra forma en que pudieras aliviar estos calambres es recurriendo a andar por un rato o simplemente, masajeándote las pantorrillas.

Dolores osteomusculares

Para la semana 27 del embarazo, ya los dolores en la espalda o la pelvis se harán más frecuentes. Sobre todo cuando camines, subas las escaleras, te inclines hacia adelante o simplemente te levantes de un asiento o de la cama.

Molestias en el sistema osteomuscular
El aumento de volumen del abdomen, los cambios hormonales y el desplazamiento del eje de equilibrio ocasionan molestias osteomusculares

Las molestias de espalda se deben al peso que llevas dentro. Es por eso que sentirás como si la espalda te pesara y ocasionalmente, sintieras dolores en la zona lumbar y la pelvis.

Por otra parte, la carga que acarreas en la semana 27 de embarazo ya es importante y puede provocarte molestias en la zona interna de los glúteos y en los muslos, justo en la zona de la pelvis.

Ambos dolores pueden resultar muy molestos y desesperarte por momentos. Y, se pueden agudizar, si caminas mucho, cargas objetos pesados o te excedes en las tareas cotidianas. Incluso se pudieran intensificar si te flexionas hacia adelante o a los costados. Es por eso que te recomendamos que delegues ciertas tareas en tu pareja u otra persona. Los excesos pueden ser muy peligrosos.

Si no te alivias con reposo, pudieras solicitar la ayuda de un fisioterapeuta. Es muy probable que te recomienden el uso de un cinturón pélvico, realizar ciertos ejercicios, aplicar calor seco en la zona adolorida o someterte a un masajista especializado para aliviarlos.

Estreñimiento

El crecimiento del útero en la semana 27 de embarazo ejerce una presión importante en el intestino grueso, que dificulta la expulsión de las heces y disminuye los movimientos intestinales. Esta dolencia es muy frecuente.

Diabetes gestacional

Durante la gestación el metabolismo de los hidratos de carbono se altera debido al mal funcionamiento del páncreas dando origen a la aparición de la diabetes gestacional. Este no está produciendo suficiente insulina y, como resultado, los niveles de glucosa en sangre tienden a crecer provocando la hiperglucemia.

Generalmente esta patología suele desaparecer después del parto, pero no se descarta la posibilidad de su reaparición en partos sucesivos. Incluso, de no tratarse correctamente, pudiera devenir en diabetes tipo II.

Este padecimiento puede ser asintomático y producir innumerables complicaciones: parto prematuro, hipertensión de la madre, infecciones vaginales y urinarias, mayor posibilidad de necesitar una cesárea, crecimiento excesivo del feto en el útero o crecimiento uterino retardado.

Semana 27 de embarazo
Los cambios que se ocasionan en el cuerpo de la embarazada son muy notorios y repercuten en diferentes sistemas y en su estado emocional

Anemia ferripriva

En el embarazo el aumento del volumen de la sangre y los problemas asociados con la absorción del hierro y la demanda creciente del feto, puede determinar que la concentración de hemoglobina en sangre disminuya. Esto dará origen a la anemia ferripriva y con ella se pueden acentuar síntomas como cansancio, dificultades para respirar y debilidad.

Desde antes de salir embarazada uno de los factores de éxito más notorios es la adecuada alimentación porque cualquier déficit en nutrientes fundamentales como el hierro influyen en la salud materna y fetal.

Además de la alimentación adecuada puede hacerse necesario la suplementación con hierro y ácido fólico. Es conveniente que refuerce el consumo de vitamina C porque favorece la absorción del hierro.

Parto prematuro

Todas las gestantes deben estar muy atentas a ciertos síntomas y, en especial, las contracciones porque pueden ser el preludio de un parto prematuro. Estas se pueden presentar desde las 6 semanas de gestación, pero su incremento será notable hacia la semana 30.

Las contracciones de Braxton Hicks, como se les denomina, son pequeños encogimientos del útero y tal vez, hayas comenzado a percibirlas 3 semanas antes de lo previsto.

Y aunque en la semana 27 de embarazo tu bebé está totalmente formado, si sientes más de 5 contracciones en una hora, acude a tu especialista. En estos casos retrasar el parto es lo ideal, pero, si naciera prematuro, solo habrá que someterlo a cuidados especiales: incubadora y otros controles especiales.

Cuidados y actividades especiales del embarazo 27 semanas

¿Quieres escuchar los latidos de su corazoncito? Con solo poner el oído en el vientre de la mamá, el papá u otro miembro de la familia los percibirá perfectamente. Y es muy importante que en la semana 27 de embarazo evites cualquier tipo de estrés. Una vida tranquila y placentera será muy beneficiosa para ambos.

Recuerda que tu ritmo cardiaco está muy vinculado al de tu hijo y cualquier situación anómala puede afectarlo directamente. Por eso se recomienda que la madre y las personas que estén a su alrededor, desarrollen un ritmo de vida sano y tranquilo.

Peso y alimentación
Una dieta balanceada con los nutrientes esenciales y el control del peso son fundamentales en la semana 27 y en todo el embarazo

Dieta y ejercicio

En la semana 27 de embarazo debes alternar el descanso con las actividades al aire libre. Tomar una siesta diaria de 20 minutos es muy relajante y complementarla con los ejercicios de yoga dirigidos a las embarazadas, es lo mejor. Estos ejercicios aliviarán sobremanera tus dolores musculares, te enseñarán a dominar tu cuerpo y te prepararán para enfrentar el trabajo de parto.

Por otra parte, la dieta balanceada y la hidratación son imprescindibles en la semana 27 de embarazo. ¿Y qué embarazada no sufre de ciertos antojitos? Los deseos inusitados de comer chocolate o dulces son antojos normales, pero también, señales de advertencia.

Alguno ejemplos pudieran ser: la necesidad de comer carne pudiera ser originada por carencia de hierro y proteína y, de ser helado o queso, por el déficit de calcio y grasas. Otros antojos sorprendentes como la necesidad de comer tierra, tabaco o pintura seca, son síntomas de una enfermedad conocida como pica y debes recibir atención psicológica para controlarla.

Lidiando con las emociones

Las tensiones, los temores y las incertidumbres son muy comunes entre las embarazadas. Y lidiar con las emociones en la semana 27 de embarazo es muy difícil. Lógicamente, quieres tener a tu hijo entre los brazos y eso te tensa.

Te recomendamos que, en los momentos de mayor ansiedad, te concentres en tu bebé y asistas a los cursos de preparación para el parto. Allí te enseñarán técnicas para afrontar el trabajo de dar a luz y entenderás todo lo que está sucediendo en tu cuerpo. No estarás sola, tendrás la oportunidad de compartir con otras mujeres que están pasando por lo mismo que tú y, entre todas, se darán mucho apoyo.

El dilema del sueño

Los problemas para conciliar el sueño son muy comunes en la semana 27 de embarazo. Ahora tu cuerpo necesita de mayor relajación, recuerda que tiene un mayor volumen y eso te irrita y molesta sobremanera.

Las constantes pesadillas recurrentes en temas que te preocupan, son muy comunes en las gestantes. Y esto se debe, probablemente, al exceso de hormonas que están circulando por tu cuerpo y a la manera en que manejas cada una de tus emociones.

Relajación
Las emociones están a flor de piel en la semana 27 de embarazo y es conveniente emplear diferentes métodos de relajación y disipación del estrés

Sabías que… en la semana 27 del embarazo…

Es muy importante mantener correctos hábitos alimentarios. Una dieta rica en proteínas, minerales y vitaminas, acompañada de una correcta hidratación, son fundamentales en la semana 27 de embarazo. Y recuerda que todos los alimentos que ingieras pueden influir, para bien o para mal, en el bienestar de tu bebé. Por ejemplo, las comidas con mucho picante pudieran provocar en el feto algunos síntomas como la hiperactividad o el hipo.

También es importante en las 27 semanas de embarazo…

Y si todavía en la semana 27 de embarazo no has completado la preparación de la canastilla, es conveniente que dediques un tiempo a pensar en lo que te pudiera faltar. Elabora una listado con todas las cosas que serían imprescindibles en esta primera etapa. No olvides la silla para el traslado del pequeño del hospital a su casa, esta debe cumplir normas especiales de seguridad que deberás tener en cuenta.

Déjate asesora por las personas más experimentadas. Algunas mamás compran tantas cosas que después no las utilizan y, sin embargo, dejan de lado, otras de gran importancia.

Es conveniente que tengas en cuenta los criterios del personal de enfermería, de amigas y familiares que hayan parido recientemente. No compres por gusto, solo lo necesario.

Tu pareja…la mejor ayuda

Al llegar a la semana 27 de embarazo las emociones están a flor de piel, las preocupaciones, dudas y lista de pendientes son numerosas, pero también es momento de disfrutar una etapa trascendente en la vida de toda mujer.

Compartir inquietudes y preocupaciones con tu pareja o familiares y amigos muy cercanos a ti, te ayudará a despojarte de pensamientos negativos. No acumules reservas, fortalece las relaciones afectivas y que un estado de ánimo alegre, confiado, de amor y cariño sea el preludio de la llegada de tu hijo a su hogar.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…