Alergias en los niños

La reacción típica de las alergias en los niños consiste en la respuesta al contacto con algún producto, sustancia o condición ambiental.

Pero, a fin de cuentas, ¿qué es la alergia en los niños?

Si buscas el antecedente etimológico de la palabra alergia encontrarás que procede del griego y significa “reacción extraña”. Y difícil que se pueda dar una mejor definición.

A la luz de los conocimientos actuales se define que las alergias en los niños son la respuesta del sistema inmunológico de los seres humanos a diferentes productos. Es decir, las respuestas están afectadas por la individualidad.  No todos los niños reaccionan de la misma manera. Algunos demuestran sensibilidad a la confrontación frente a los alérgenos estos productos en tanto otros no.

¿Qué se puede considerar como alérgeno?

Los alérgenos son las sustancias que desencadenan una respuesta del organismo humano, la reconocida como respuesta alérgica. Los alérgenos pueden ser diversos y variados, dependiendo en gran medida de las condiciones medioambientales propias de la región o zona donde se encuentra los niños que padecen de alergias. Estas sustancias son normalmente inofensivas o inocuas para la mayoría de las personas.

Teniendo en cuenta la respuesta y el agente causal, se han definido diferentes tipos de alérgenos

Entre los diferentes tipos de alérgenos que se conocen encontramos:

  • Alérgenos que se inhalan o aeroalérgenos: pólenes, ácaros, epitelios, pelos y caspa de algunos animales. Los pólenes ocasionan el 53% y los ácaros del polvo, con un 20% de las reacciones. En tanto el polvo determina el 20%.
  • De origen alimentario, como pueden ser proteínas de leche de vaca, huevo, frutas, frutos secos, entre otros.
  • Medicamentos, entre los que aparecen antibióticos, antiinflamatorios, anestésicos.
  • De contacto, entre los que encontramos el níquel, cromo, perfumes.
  • Ocupacionales o laborales por reacción al látex, harina de trigo.
  • Veneno de insectos y en particular a abejas y avispas.
  • Parásitos, y es el caso de anisakis en el pescado
Microfotografia del polen
El polen de las plantas

Hasta aquí hemos podido apreciar que los alérgenos pueden ir desde los alimentos hasta determinadas sustancias que abundan en el medio ambiente que nos rodea, como pudiera ser el polen de las plantas.

El polen genera muchas de las alergias en los ninos
El polen es uno de los alergenos mas frecuentes

También es frecuente encontrar respuesta a algunos elementos propios de los animales, como son los pelos y caspa de algunos animales.

¿Cómo se desarrollan las respuestas de alergias en los niños?

El mecanismo que desencadena las respuestas de alergias en los niños radica en que para muchos niños, como vimos con anterioridad, los alérgenos son elementos extraños o dañinos. Estos dan lugar a una respuesta del sistema inmunológico que se produce de forma excesiva. La respuesta consiste en la producción de anticuerpos llamados inmunoglobulinas E (IgE).  Esta respuesta radica en tratar de neutralizar los alérgenos como un mecanismo de protección para el ser humano. Las reacciones alérgicas pueden ocurrir en cualquier órgano o sistema del niño.

Estos anticuerpos viajan hacia las células que liberan productos químicos, causando síntomas que se presentan con mayor frecuencia en la nariz, los pulmones, garganta, senos paranasales, oídos, revestimiento del estómago o en la piel. Una reacción típica y esperada es que frente a esta injuria se debe tratar de liberar al huésped del agente que actúa como invasor o extraño.

Un caso particular: la alergia alimentaria

Esta se considera como un importante problema de salud pública que afecta a niños, pero también a adultos, y su prevalencia se encuentra en franco proceso de incremento[1].

A pesar del riesgo de reacciones alérgicas graves que en ocasiones conducen hasta la muerte, lamentablemente en el momento actual no existe tratamiento alguno que se pueda aplicar para contrarrestar o incluso tan solo mitigar la alergia alimentaria: la enfermedad sólo puede ser controlada mediante la práctica meticulosa, y en algunas ocasiones obsesivas de evitar la ingestión, o el contacto con determinados alimentos,  complementado con el tratamiento sintomático de las manifestaciones clínicas que generan los  alérgenos alimentarios.

Enfrentar las alergias en los niños requiere de una completa comprensión y conocimiento de la epidemiologia, la prevención, el diagnóstico, el manejo clínico y como atenuar su impacto en la calidad de vida de los niños, esos pequeños seres humanos que endulzan nuestra existencia a diario.

Epidemiologia de las alergias en los niños de España

Las manifestaciones de las reacciones alérgicas generalmente se expresan en los dos primeros años de la vida del niño. En muchas ocasiones se presentan de forma armónica con la introducción de los disímiles alimentos que se van incorporando en la dieta del infante[2].

En España se considera que en el orden de un 2% de los adultos y alrededor del 7% de los niños en el primer año de vida son alérgicos a algún alimento.

Sin embargo Echeverría Zudaire[3] nos refiere en su interesante artículo que la “prevalencia está subestimada”. Es decir, se refiere al número total de niños que padecen de reacciones alérgicas.

En este mismo reporte señala que la explicación consiste en que los casos leves y moderados no siempre se diagnostican como anafilaxia. De hecho, se considera por los referidos autores que “la prevalencia en la población infantil es desconocida”.

Este autor considera que en la población general hay entre un 0,05 al 2% de prevalencia. Al parecer existen indicios de que estas cifras se están incrementando en los últimos años. La anafilaxia ocupa un lugar particular, denotándose incrementos en los ingresos hospitalarios. Es de destacar que es consistente esta apreciación “en niños menores de 3-4 años, adolescentes y adultos jóvenes”.

En los Estados Unidos de América se produce, como expresión de los cuadros de alergias en los niños, una anafilaxia de origen alimentario cada seis minutos. Si bien la mortalidad por anafilaxia es poco frecuente, aún persiste la consideración que en virtud de las “dificultades en su reconocimiento es posible que no esté correctamente evaluada”.

El mayor número de muertes debido a cuadros compatibles con el diagnóstico de anafilaxia se produce en adolescentes y jóvenes adultos. Sobre todo en las edades comprendidas entre 15 y 45 años.

Susceptibilidad a los alimentos

La susceptibilidad a los alimentos, es decir aquellos alimentos que producen una respuesta alérgica, varía según la edad. Al respecto el doctor Jaume Botey, jefe del Servicio de Alergología del Hospital Materno Infantil Valle Hebrón de Barcelona, reporta que durante el primer año de vida, las alergias alimentarias más frecuentes suelen encontrarse frente a la leche, los huevos, el pescado y los cereales.

En el segundo año de vida aparece que los que causan más problemas son las frutas y los cítricos. En tanto en el tercer año de edad, aparece de forma predominante el pescado blanco (merluza, gallo); y los frutos secos, entre los que se encuentran el cacahuete, avellana, nuez y almendra.

Estos cuadros de anafilaxia ocurren comúnmente en la casa de la persona, en restaurantes, las casas de los amigos y el colegio.

Una alergia frecuente contra los alimentos es la que produce la leche de vaca

Al respecto se ha encontrado un tipo de respuesta específica a uno de los componentes de la leche. Me refiero a la beta-lactoglobulina, sobre todo en aquellos casos en que el niño no demuestra manifestaciones en la piel ni respiratorios.

Este tipo de alergia en los niños es cada día más frecuente encontrándose alrededor del 7 % entre jóvenes fundamentalmente, partiendo de la propia condición de lactantes. En España, se considera que la presentan en el orden del 2 % de la población de lactantes comprendidos en el grupo de menores de un año de vida, en tanto aparece en más del 5 % en aquellos que tienen edad escolar.

¿Qué manifestaciones podemos considerar como típicas de los cuadros de alergias en los niños?

Como vimos con anterioridad encontramos que los síntomas más frecuentes de alergias en los niños se manifiestan en el aparato respiratorio, aparato digestivo o en la piel. Una reacción típica y esperada es que frente a esta injuria se debe tratar de liberar al huésped del agente que actúa como invasor o extraño.

La respuesta depende del órgano diana que determina la susceptibilidad frente al alérgenoEs decir, aquel órgano del ser humano que es susceptible a la respuesta frente a los alérgenos.

Es de destacar que este tipo de respuesta se va potenciando, es decir, el primer contacto con la sustancia que actúa como alérgeno habitualmente no desencadena respuesta alguna, sin embargo, en un segundo y tercer evento de confrontación con el alérgeno se va incrementando la respuesta hasta encontrar en algunos casos, que se desarrollan los cuadros compatibles con anafilaxia.

Esto es lo que se conoce como sensibilización.  De esta forma, frente a contactos futuros con un alérgeno, se desencadenará la respuesta alérgica. Esta se desarrollará mediante la producción de mediadores químicos. A fin de cuentas estos son los responsables de las manifestaciones típicas de la reacción alérgica.

Síntomas más frecuentes de los cuadros de alergias en los niños

Entre las muchas manifestaciones o síntomas de las alergias en los niños encontramos:

  • secreciones nasales
  • rash cutáneo o sarpullidos
  • edema (hinchazón)
  • estornudos, a menudo con congestión nasal
  • tos
  • picazón de ojos, nariz y garganta
  • ojeras
  • falta de aire
  • asma
  • polen, en adultos
  • medicamentos
Los estornudos son frecuentes en los casos de alergias
Entre las manifestaciones mas frecuentes encontramos los molestos estornudos

En determinadas circunstancias, si la alergia en los niños no es tratada oportunamente y de forma adecuada, la respuesta alérgica puede generar inflamación de los senos nasales, conllevando el desarrollo de la molesta sinusitis crónica.

En la piel aparecen diferentes manifestaciones. Entre los que se encuentran enrojecimiento que puede acompañar a otras manifestaciones. Habitualmente estas son de inflamación, picazón o picor, erupción, ampollas y descamación.

Otra manifestación de carácter general relacionada con la severidad de la alergia y que evidencia el compromiso sistémico son las expresiones que afectan al tracto digestivo. Entre estas se encuentra la llamada enfermedad del reflujo gastroesofágico.

¿Cómo se diagnostican las alergias en los niños?

Los diagnósticos de los cuadros de alergia en los niños se hacen de forma rutinaria. Y esto se logra mediante el examen físico y la historia de las manifestaciones referidas por los pacientes.

No obstante, la confirmación diagnóstica está fundamentada en las pruebas de laboratorio, tanto de sangre como los test o baterías que se usan en las pruebas en la piel.

Esto ayudará a establecer las particularidades de la alergia y su clasificación teniendo en cuenta el grado de compromiso que representan para la salud de la persona.  De esta forma se consideran que pueden ir de leves a severas. En algunos casos, los menos frecuentes, se encuentra que la respuesta muy intensa pudiera dar lugar al cuadro que se conoce como anafilaxia, el que puede ser fatal.

De esta forma se pone de manifiesto, con otra óptica, como la respuesta alérgica puede afectar la calidad de vida de la persona…esto determina un axioma medico: alergia diagnosticada, alergia tratada.

De esta forma se ha establecido una clasificación de las enfermedades alérgicas en los niños

  • Rinitis
  • Rinitis
  • Asma
  • Conjuntivitis
  • Dermatitis
  • Eccema
  • Dermatitis de contacto
  • Urticaria
  • Hipersensibilidad alimentaria
  • Hipersensibilidad a picaduras de insectos
  • Anafilaxia

El asma, en franco incremento[4]

Sin lugar a dudas tenemos que considerar que el asma se ha convertido en una de las enfermedades crónicas no transmisibles de mayor connotación y frecuencia a nivel mundial.

De hecho, el asma afecta en el orden de 334 millones de personas de todas las edades a escala mundial. Esto lo convierte en un importante reto para los sistemas de salud pública. Pero a su vez debemos tener en cuenta que tanto la frecuencia con que aparecen nuevos casos  de asma y el impacto de esta enfermedad se encuentran en franco proceso de incremento. Esto ocurre de manera notable en las zonas urbanas, en íntima relación con los cambios ambientales y estilos de vida.

Como se vislumbra el comportamiento futuro del asma a nivel poblacional

De mantenerse el ritmo de casos de asma en correspondencia con el crecimiento poblacional, se calcula que para el 2025 el número de personas con asma aumentará en 100 millones. De esta manera se convertiría en la enfermedad crónica de mayor incremento en niños. Esto conllevaría que estaría ocupando un destacado lugar en los costes sanitarios. Consideremos que tan solo en Europa representa un coste anual de 25.000 millones de euros.

Esto sin tener en cuenta las afectaciones que presupone relativas al rendimiento escolar de los niños que la padecen. Máxime si tenemos en cuenta que el asma afecta en el orden del 14% de los niños y el 8,6 % de adultos jóvenes en edades comprendidas entre 18 y 45 años.

Las cifras de España no son diferentes…

Se reporta en el cuadro epidemiológico de España que el asma afecta aproximadamente el 10% de la población infantil. Dentro de estos, entre el 60 y el 75% de ellos tienen un origen alérgico.

Pero entre los aspectos más relevantes y alarmantes se encuentra que el asma se lleva alrededor del 2% de los recursos de los servicios de la sanidad pública.

En este escenario, para agravar la situación, se considera que la enfermedad no está bien controlada entre el 60 al 70 por ciento de los asmáticos. Esto, obviamente, complica la situación pues puede conllevar aumentan los peligros en los tratamientos. Otra vertiente del mismo análisis nos señala que esta situación conspira contra la calidad de vida de los pacientes.  Pero más aún, puede conllevar peligrosas complicaciones de urgencias médicas.

Al respecto se reporta que los costes directos e indirectos del asma no controlada pueden ser hasta diez veces superiores a los del asma bien controlada.

Máxime si tenemos en cuenta que se considera que en el orden de 80000 personas que padecen de asma en España se encuentran contempladas en la categoría de asma grave no controlada.

Y entre el 3 al 6 por ciento de los pacientes asmáticos se consideran que presentan asma refractaria o resistente a los tratamientos que de forma convencional se aplican.

¿Cómo se tratan las alergias en los niños?

En términos generales los tratamientos para las alergias en los niños están fundamentados en el uso de medicamentos. Dentro de estos se debe considerar la inclusión del uso de vacunas. Estas deben ser especificas contra los alérgenos que dan positivos en las pruebas cutáneas o de parches. Estas pruebas se utilizan para determinar las sustancias que desencadenan la respuesta alérgica.

En determinadas circunstancias se utilizan antihistamínicos en forma de tabletas, así como en spray nasal. Estos se utilizan de conjunto a otros fármacos, como son los esteroides de uso tópico. En tanto, en otros casos, se usan fármacos de uso sistémico, que ayudan en el alivio de las manifestaciones.

Tratmiento con medicamentos
El tratamiento con medicamentos debe acompañar a las medidas para evitar las manifestaciones de alergias en los niños

Otra práctica frecuente es la de los enjuagues nasales, a base de agua destilada o solución salina.

Uso de descongestionantes nasales en el tratamiento de las alergias en los ninos
El uso de los descongestionantes nasales contribuye de forma muy eficaz a disminuir las molestas manifestaciones de las alergias en los niños

En la mayoría de los casos de alergias estas resultan dependientes del medio ambiente circundante, y en particular el clima.

¿Se pueden evitar las crisis de alergias en los niños?

Habitualmente el sistema inmune está diseñado para enfrentarse a las agresiones determinadas por la presencia de los gérmenes. Entre estos encontramos bacterias, virus y hongos. Este constituye el sistema de defensa del organismo y es normal una respuesta a cualquier cuerpo extraño que invada a los niños.

No obstante, no siempre la respuesta ocurre de forma oportuna y pertinente. De hecho, en algunas ocasiones se corresponde, como es el caso de las reacciones alérgicas, a una falsa alarma.

Y esto justifica por qué se enfatiza, si se conoce que la persona padece de alergia, el que deba hacer uso de aquellos medicamentos que actúen como antialérgicos. Esto debe ocurrir al menos dos semanas con antelación al inicio de la etapa del año en que las alergias son más frecuentes.

A su vez, deben ser aplicados durante toda la etapa en que se conoce que las reacciones alérgicas hacen su clímax.

Medidas aconsejables para evitar o al menos mitigar las respuestas de alergias en los niños

En paralelo a la aplicación de tratamientos basados en medicamentos se deben tomar medidas generales. De esta forma se podrán mantener las manifestaciones alérgicas bajo control. Entre estas encontramos:

  • mantenerse en lugares en el interior de las casas y locales en general. Sobre todo en aquellos momentos del día en que se encuentran concentraciones máximas de polen en el medio ambiente. Esto sucede habitualmente entre las 10 a.m. y las 4 p.m.
  • hacer uso del aire acondicionado
  • tener las ventanas y puertas cerradas
  • aplicar el uso de purificadores de aire
  • después de estar al aire libre, debe cambiarse de ropa
  • la ropa expuesta al polen debe encontrarse separada del resto de la ropa limpia
  • tomar una ducha después de estar en exteriores. De esta forma se podrá eliminar la presencia de polen, tanto del pelo como de la piel
  • enjuagar los senos nasales todos los días con el propósito de eliminar el polen
  • tomar fármacos con acción antihistamínica
  • no hacer uso de los descongestionantes comunes

Las manifestaciones de alergia pueden estar presentes. Lo que debemos lograr es que se gane cultura de su existencia. De esta forma hacer lo necesario y adecuado para evitar sus molestas manifestaciones.

Las respuestas a los diferentes alérgenos definen el tipo de alergias en los niños

Se puede prevenir las alergias…

Si la causa que determina la respuesta alérgica es diversa y conocida se debe evitar el contacto con los alérgenos.  Sobre todo si tenemos en cuenta que estos actúan como agentes desencadenantes de las reacciones. De esta forma se logrará obviar las molestias propias de los cuadros de alergias en los niños.

De hecho encontramos numerosos alérgenos que pueden desencadenar la respuesta alérgica en los niños. Y esto puede ocurrir en el marco de nuestro propio hogar. Esto justifica con creces cuan frecuentes son las alergias ocasionadas por los agentes propios de las casa. Entre estos podemos encontrar el polvo, mohos y pelos de animales domésticos. Debemos tener en cuenta que una buena parte de nuestro tiempo lo pasamos en casa. Esto significa que nuestros niños estan expuestos a gran cantidad de alérgenos.

En general se debe evitar el contacto con el alérgeno como la mejor manera de prevenir las alergias.

Claro está que asomarnos al complejo pero subyugante escenario de las alergias en los niños y lo que acarrea, solo nos brinda la oportunidad de darle continuidad obligada en próximos artículos.

[1] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26763611.

[2] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5217343/

[3] http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/5-anafilaxia.pdf

[4] www.globalasthmareport.org/burden/burden.php

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Cargando…