Semana 8 de embarazo

Te seguimos acompañando en el fascinante camino hacia el nacimiento de una nueva vida y llegamos a la semana 8 de embarazo.  Aunque todavía tu cuerpo no revela cambios notorios, contrasta con el hecho de que tu pequeñín en una semana puede haber duplicado su tamaño.

Mujer embarazada de 8 semanas
Aunque el cuerpo de la mujer solo comienza a modificarse, sin embargo su pequeñín en una semana ha duplicado su tamaño

Tu cuerpo cambiará progresivamente, experimentarás similares síntomas a los de las semanas anteriores, algunos se reducirán, otros por su parte serán más manifiestos y otros ya no te dejarán hasta después del parto.

Deberás a partir de esta octava semana de embarazo  extremar los cuidados, y consultar con tu médico ante cualquier malestar que presentes, así como mantener un estilo de vida muy saludable.

El desarrollo del embrión en la octava semana del embarazo

El embrión podría entre la semana 7ma y esta semana experimentar una tasa de crecimiento sorprendente, porque podría aumentar su tamaño entre un 50 y un 100%. De unos 10 milímetros podría pasar a 20 milímetros en solo 7 días.

Es un período bastante dinámico: se mueve bastante, pero aún es demasiado pronto para que te percates de ello.

Morfología del embrión en la octava semana del embarazo

El cuerpo del embrión de 8 semanas se alarga y hay una clara diferenciación de su parte cefálica y la podálica que recuerda una pequeña colita. Hay un esbozo de lo que serán sus extremidades y los que más tarde serán sus dedos. La cabeza continúa siendo mayor que su cuerpo, pero ya se forma el coxis ubicado en el inferior de su columna.

La piel es extremadamente fina, tanto es así, que puede observarse su esqueleto, que está formado por cartílagos muy suaves. Las muñecas, los codos y los tobillos son claramente visibles.

Embrión humano de 8 semanas
El embrión de 8 semanas se alarga y hay una clara diferenciación de su parte cefálica y la podálica que recuerda una pequeña colita, se pueden aprecias sus rudimentarias extremidades

Los órganos en un embrión de 8 semanas

El embrión en la semana octava ya tiene en su corazón  las cuatro cámaras y comienza a bombear la sangre. Late con una mayor rapidez, por encima de los 150 latidos por minuto y ya es perfectamente apreciable la válvula aórtica.

Aunque los pulmones aún se están desarrollando, ya se extienden hasta ellos los tubos respiratorios que van desde su garganta.

En el abdomen se forman los intestinos, una parte de ellos se inclina al cordón umbilical, y aunque muy primitivos, son capaces de mover sus desechos fuera del cuerpo. Cuando en el abdomen de tu futuro bebé haya más espacio, los intestinos regresarán a este y abandonarán el cordón umbilical. Este proceso ocurrirá aproximadamente dentro de un mes. Un órgano tan importante como el hígado continúa desarrollándose.

Los sentidos en la semana octava

Uno de los cambios más importantes en la semana 8 de embarazo es que se conforma la piel del embrión. Sus ojos están cubiertos en su totalidad por piel que posteriormente serán sus párpados. Al final de esta semana estará formada la nariz y el labio superior. Aunque aún son rudimentarias aparecen las orejas y también se inicia el desarrollo del sentido del olfato.

Sistema nervioso

El sistema nervioso se desarrolla cada vez más, y en estos momentos ya se encuentra conectado a los músculos. El cerebro emite sus primeras ondas cerebrales detectables.

Durante la semana 8 del embarazo en el cerebro de tu futuro bebé ocurren nuevos cambios, ya sus células nerviosas se conectan formando canales neurales primitivos. Su cerebro se encuentra unido a la médula espinal, donde ya empiezan a diferenciarse cinco áreas: puente, médula y cerebelo, en el cerebro medio, está el tálamo y ambos hemisferios cerebrales de constitución muy blanda aun.

Movimientos del embrión de 8 semanas

Uno de los signos más relevantes cuando en un embrión de 8 semanas: son sus movimientos, es como un gusanito con pequeños desplazamientos de contorsión. Si desarrollas un embarazo normal a partir de ese momento nunca más dejará de moverse.

El funcionamiento muscular es notable, y aunque comienza a moverse con mayor o menor frecuencia, estos son los primeros movimientos que realiza el feto de manera involuntaria. También es capaz de doblar sus extremidades gracias a la formación de las articulaciones de los codos y de las rodillas.

Los movimientos y cambios de posición indican normalidad y son absolutamente necesarios para evitar que se presenten deformaciones en el cuerpo del bebé: cuando un bebé no se mueve las presiones del útero hacen que los órganos fetales se amolden a las superficies que le rodean ocasionando deformaciones congénitas.

Embrión humano de 8 semanas
Al final de semana 8 de embarazo estará formada la nariz y el labio superior. Aunque aún son rudimentarias aparecen las orejas y también se inicia el desarrollo del sentido del olfato

La madre en la semana 8 del embarazo

Durante la octava semana el útero se distiende y aunque aún no has aumentado mucho de peso, si lo han hecho tus pechos. Esto es debido a que ya se están preparando para el proceso de lactancia, y los conductos y el tejido donde se producirá y saldrá la leche.

El embrión ahora requiere de alimento y oxígeno, conque comienza a utilizar tu placenta. Por esto resulta muy importante que no consumas alcohol, ni cigarrillos durante esta etapa. En el caso de los medicamentos, sólo aquellos bajo supervisión médica, pues todo lo que consumas puedes trasmitirlo al pequeñín a través de la placenta.

Durante esta etapa de tu gestación, te volverás más hipersensible a determinados olores y sabores. También sentirás cansancio y somnolencia. Tómate todo el tiempo que requieras para descansar.

Según pasan las semanas, notarás unas libritas de más, pero en esta solo habrás aumentado menos de un kilogramo. Por supuesto que si tu embarazo es gemelar, tu ganancia habrá sido mayor  alrededor de 1.63 kilogramos.

Exámenes y pruebas complementarias a las 8 semanas de embarazo

Si tu primera visita al especialista que atenderá tu embarazo la haces en la semana 8 del embarazo, tu ginecólogo conformará tu historial clínico, así como te indicará exámenes complementarios de orina y de sangre. Uno de los que no puede faltar es conocer tu grupo sanguíneo y el factor Rh para pronosticar y evitar posibles incompatibilidades al nacimiento.

Se revisarán los antecedentes hereditarios, la historia familiar y personal  así como los posibles factores de riesgo para el actual embarazo.

Tu ginecólogo además te planificará las visitas a consulta, que deben de ser cada cuatro o seis semanas, en el caso de que no ocurra algún incidente o malestar que requiera de atención urgente y por el cual se deba adelantar la cita.

¿Ecografía en las 8 semanas de embarazo?

La primera ecografía en numerosos países se efectúa en la semana 12, pero si te indicaran una en la semana 8 de embarazo, serviría para determinar la edad gestacional del feto, y también para detectar los latidos del corazón del bebé. Con este desarrollo embrionario sus latidos suelen ser fuertes y rápidos a un ritmo de unos 160 a 180 por minuto.

Imagen sonográfica de un embrión de 8 semanas
La imagen ecográfica de la semana 8 de embarazo, serviría para determinar la edad gestacional, y también para detectar los latidos del corazón del embrión

Actualmente se utilizan ecografías con imágenes tridimensionales, las que ofrecen la posibilidad de observar a tu bebé a todo color. A través de esta ecografía tu ginecólogo podrá establecer con más precisión el tamaño de tu bebé y evaluar si todo marcha bien en la octava semana.

Si deseas conocer cuál será el sexo de tu bebé, aun no es posible porque  todavía no se han desarrollado sus genitales. Conque no te apresures en comprar la ropita: niña o niño, aun seguirá siendo para ti una sorpresa.

Malestares en la semana 8 del embarazo

Durante esta etapa de tu gestación, sentirás malestares semejantes a los de las semanas anteriores. Si tienes dolores pelvianos, pesadez en bajo vientre, calambres y sensación de hincadas, todos son completamente normales, porque son respuestas fisiológicas a los cambios hormonales y a la adaptación de tu cuerpo y de tu útero al nuevo estado.

En general los síntomas explicados con anterioridad en las semanas precedentes se mantienen o se intensifican. Entre los más comunes en esta semana ocho de embarazo se encuentran:

  • Vómitos frecuentes y trastornos gastrointestinales
  • Turgencia y sensibilidad de los pechos
  • Náuseas y aversión a algunos alimentos
  • Mareos y crisis hipotensivas
  • Acidez estomacal
  • Estreñimiento
  • Cansancio y sueño
  • Micciones frecuentes

Sobre cada uno de estos malestares encontrarás información detallada en las semanas previamente descritas. En algunas mujeres en la octava semana numerosos síntomas iniciales comienzan a desaparecer, en otras la acompañarán hasta el parto. Cada embarazo es único así como lo será tu futuro hijo.

Complicaciones en la octava semana de embarazo

La principal complicación que puede surgir en la semana 8 de embarazo es la amenaza de aborto o el aborto espontáneo. También en esta etapa puede haber algunos factores que hagan considerar a tu embarazo como de alto riesgo.

Amenaza y aborto espontáneo

Existe un alto porcentaje de embarazos que se pierden y en muchas ocasiones las mujeres ni siquiera se han percatado de que están embarazadas. En los embarazos confirmados ocurre entre un 10 y un 15%. El porcentaje real de pérdidas de embarazo confirmado puede ser incluso mayor, en su mayoría los abortos ocurren antes de las ocho semanas.

Entre las causas que pueden llevar a la pérdida fetal están las alteraciones cromosómicas que impiden el desarrollo del embrión. Por otra parte existen otro grupo de causas relacionadas con alteraciones en la cavidad uterina, infecciones, enfermedades endocrinas, metabólicas o desconocidas que pueden provocar la pérdida embrionaria. Pueden presentarse otros problemas en el cuello uterino causando aborto espontáneo.

Embrión de 8 semanas
Aunque en la semana 8 ha disminuido la probabilidad de tener un aborto espontaneo aún sigue siendo una de las posibles complicaciones del primer trimestre
No comas por dos
La alimentación de la mujer embarazada debe ser balanceada para ganancias de peso normales y erradicar la creencia de que debe comer por dos

Los factores de riesgo juegan un papel de primer orden como pueden ser: una inadecuada alimentación, el tabaquismo en la mamá, desequilibrios hormonales, infecciones de transmisión sexual, fiebre muy alta, golpes fuertes, diabetes, enfermedades cardíacas y renales. Las malformaciones uterinas y la existencia de un dispositivo anticonceptivo intrauterino también son factores de riesgo.

Amenaza de aborto en la semana 8 de embarazo

Cuando existe un peligro de pérdida gestacional por lo general aparecen síntomas de alerta como es el sangrado vaginal abundante. También dolores o  molestias en el bajo vientre, la fiebre y la debilidad pueden ser indicadores de que algo no está bien y requiere de una evaluación y atención médica inmediata.

La aparición de estos síntomas no siempre implica la pérdida del embarazo, dependerá de la causa y de la situación particular de cada caso, pero en el peor de los escenarios, tener un aborto espontáneo no implica que no podrás ser madre posteriormente.

Embarazos de alto riesgo

Podría ser que ya desde tu primera consulta con el especialista que atenderá tu embarazo seas considera como una gestante de alto riesgo. Ello es posible si tienes embarazo gemelar, si eres mayor de 35 años, si tienes antecedentes de abortos espontáneos o de complicaciones.

También se incluyen mujeres con enfermedades crónicas que necesitan una atención especializada. En estos casos el seguimiento y control es más frecuente y el nivel de atención también podría ser otro o compartido entre varias especialidades.

Cuidados en la semana 8 de embarazo

Un estilo de vida saludable con una alimentación balanceada que cubra los requerimientos de tu hijo en desarrollo, controlar la ganancia de peso desde las etapas iniciales, la actividad física sistemática, la eliminación de los hábitos tóxicos y evitar la exposición a factores de riesgo son los principales cuidados que debes mantener en esta octava semana de tu embarazo. Insistiremos en algunos de ellos.

Ganancia de peso en la semana 8 de embarazo

La ganancia de peso durante el embarazo es uno de los aspectos fundamentales a tener en cuenta. En estos dos primeros meses si tienes náuseas y vómitos pudiera ser que hasta bajaras de peso, pero podría ser que los antojos te traicionaran y que incrementaras más el peso de lo deseado, por eso es que debes prestarle máxima atención a la ganancia de peso.

Por supuesto que estará muy relacionado también con el peso que tenías al inicio de su gestación. Si tu peso era normal se espera un aumento entre los 10 y 13 kg al finalizar el embarazo, si era bajo es recomendable entre 13 y 17, pero si estabas obesa no debe de superar los 7 kilogramos. Este incremento de peso no es homogéneo en todos los trimestres, para una mujer con un peso normal al quedar embarazada lo ideal al concluir el primer trimestre sería alrededor de 1 kg, en el segundo entre 3 y 4 kg y en el tercer trimestre 8 kilogramos.

No comas por dos
La alimentación de la mujer embarazada debe ser balanceada para ganancias de peso normales y erradicar la creencia de que debe comer por dos

La historia personal, la alimentación, el nivel de actividad física y las características del embarazo determinarán el aumento que se debe lograr. Esto es un aspecto básico a definir desde la etapa inicial.

Un aumento excesivo de peso durante el embarazo incrementa el riesgo de padecer diabetes gestacional, hipertensión arterial y de complicaciones en el parto.

Hábitos saludables de alimentación en la semana 8 de embarazo

Durante esta semana 8 de embarazo, es imprescindible que mantengas el consumo de alimentos nutritivos, para ello nada como seguir una dieta adecuada, rica en vitaminas y minerales, como hierro, calcio, zinc, potasio, yodo, ácido fólico, vitamina D y grasas ricas en omega 3. Puedes encontrarlos en alimentos como las carnes magras, huevos, leche baja en grasas, frutas, vegetales, legumbres y pescado.

Para evitar la anemia en la semana 8 de embarazo, el consumo de hierro es vital. Lo puedes obtener a partir de las carnes rojas, las verduras, los cereales, las legumbres y los zumos de diversas frutas como la naranja, la mandarina, las ciruelas y las cerezas. Estas últimas son ricas además en flúor.

Si eres de las que presenta frecuentes náuseas en las mañanas, deberás realizar varias comidas al día en pequeñas porciones en lugar de tres copiosas comidas al día.

Hábitos higiénicos en la semana 8 de embarazo

Como tu embrión se encuentra desarrollándose poco a poco, es muy vulnerable. Existen ciertos medicamentos, virus y bacterias capaces de afectarlo, significa que debes ser extremadamente cuidadosa con tu salud y los alimentos y medicamentos que ingieres, teniendo en cuenta que la mayoría de los defectos que puede sufrir el embrión ocurren durante su desarrollo.

Debes mantener una correcta higiene, existen numerosas bacterias que puedes adquirir, si no comes los alimentos bien lavados y bien procesados. Especial atención debes prestar a la carne, que tiene que estar bien cocida. En el caso de la leche debe ser pasteurizada.

No puedes dejar a un lado tus manos, las que deberás mantener impecablemente limpias con un buen lavado, que incluya las muñecas, uñas cortas y un buen cepillado, finalmente enjuagar con agua tibia. Recuerda además refrigerar adecuadamente los alimentos. No debes recalentarlos, pero si lo haces que sea solo una vez.

Estado emocional y relajación

Tu estado anímico se tornará tan variable como una veleta, vas de la alegría al desánimo con gran rapidez, puedes sentirte malhumorada sin causa aparente. Esto es natural, pues estás sometida a todo el efecto que las hormonas ejercen ahora mismo sobre ti, conque durante esta etapa tendrás los nervios a flor de piel. En el caso de sentirte muy deprimida, sí debes consultar a tu médico para que te remita a un psicólogo.

Relaciones sexuales en la semana 8 de embarazo

En la medida que tu cuerpo se adapta a su nueva condición y los malestares ceden, irá aumentando tu apetito sexual. Esto es perfectamente normal, y su tu ginecólogo no te indica lo contrario, puedes tener sexo cuando lo desees.

Sabías que… en la semana 8 del embarazo…

Realizar ejercicios físicos es imprescindible para mantener un peso adecuado y tener tus músculos tonificados y flexibles: esto te será muy útil a la hora del parto. Pero también la actividad física contribuye a la producción de las endorfinas o las llamadas hormonas de la felicidad y te ayudarán a liberar el estrés y a la relajación. Entre los ejercicios más recomendados se encuentra la natación, hacer caminatas, y practicar yoga.

Para que tu embarazo transcurra sin riesgos innecesarios, cuando viajes recuerda protegerte y ajustar bien el cinturón de seguridad, así evitas daños al feto en caso de colisión.

Es importante que mantengas una buena comunicación con tu pareja y compartas temores e inseguridades, para sobrellevar los cambios bruscos de humor y sentirte más segura. Deberás aprender a lidiar con ellos, pues aunque con el tiempo disminuyen no desaparecen del todo, hasta el final del embarazo. Es un proceso natural, nada de qué preocuparse.

También es importante en la octava semana del embarazo…

Asistir a las consultas con tu pareja, es el momento para indagar sobre todas aquellas cuestiones relacionadas con el desarrollo del embarazo y el parto, así irán ambos mucho más preparados a la hora de enfrentarlo.

Si te sientes desanimada, levanta la autoestima, viste con ropas vaporosas y a la moda. Visita a la manicure y  asiste a actividades sociales. El embarazo le otorga una belleza muy especial a la mujer… disfrútalo y te verás radiante.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…