La preparación para el parto: para que nada te sorprenda

Llegar después de 9 meses de espera al ansiado momento de tener un hijo saludable en tus brazos es una gran recompensa al cuidado que ya le brindaste desde que lo engendraste. Para que eso se logre es de gran importancia la preparación para el parto porque de esta manera tendrás menos sorpresas.

Final de la gestación
Al final de la gestación puedes tener señales de que el parto se inicia

Con la preparación para el parto tus angustias y preocupaciones podrán disminuir porque conocerás lo que te aguarda en la etapa final de tu embarazo. También te prepararás para sospechar que estas en trabajo de parto y tendrás que elaborar tu plan de parto. Unido a anterior apoderarte de los conocimientos sobre cómo atender al recién nacido, la preparación del hogar para recibir a su nuevo miembro, la canastilla y hasta conocer los trámites que debes efectuar al nacimiento de tu hijo.

No hay dudas… la labor de ser madre requiere de un gran apoyo profesional, emocional, afectivo y físico. Durante la preparación para el parto tu aptitud y disposición física y psicológica se convierte en un gran reto.

¿En qué consiste la preparación para el parto?

Los objetivos de la preparación para el parto se deben centrar en: que la  embarazada adquiera los conocimientos  que le posibiliten su preparación física, emocional y psicológica para enfrentar el parto, el puerperio, la crianza del recién nacido y su nuevo papel como madre con pleno dominio, confianza y seguridad.

La ropa del recién nacido
La ropa del bebé debe ser cómoda y de mangas largas en los primeros días

La preparación para el parto puede contener numerosos aspectos pero en el criterio de canalchupete.com, lo elementos fundamentales son:

  1. Confeccionar el Plan de parto.
  2. Cómo saber cuándo ya está en trabajo de parto.
  3. Trabajo de parto y parto: Métodos de parto y de control del dolor. Complicaciones.
  4. Preparación de condiciones para recibir al bebé en el hospital y en la casa.
  5. Evaluación del recién nacido y atenciones en los primeros días de vida en la casa o en el hospital.
  6. Cómo cuidar del bebé en la casa.
  7. Información básica sobre la lactancia materna.
  8. Trámites a efectuar una vez nacido el bebé.
  9. Recuperación física y emocional después del parto

1. Confeccionar el Plan de parto

En España el Ministerio de e Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad dispone de una metodología para confeccionar el Plan de parto.

El plan de parto te permite definir con antelación todos los detalles de lo que deseas y solicitas para ese esperado momento. El plan de parto generalmente debe ser por escrito. El mismo debe contemplar entre otros aspectos: el lugar, el método que vas a emplear para tu parto, la anestesia, así como los especialistas que deseas se hagan cargo de tu atención. Por supuesto todo lo anterior es sobre la base que tengas un parto ideal.

Se recomienda redactar el mismo se confecciones entre las semanas 28 y 32 del embarazo y este plan puede ser modificable en cualquier momento, no es una camisa de fuerza es una guía de tus deseos y preferencias.

El plan de parto no implica que todo se vaya a cumplir absolutamente como lo  propones, porque cada parto es diferente y puede ser que se presenten determinadas situaciones que requieran adoptar decisiones muy diferentes.

2. ¿Cómo saber cuándo ya estás en trabajo de parto?

Cada parto es único y cada mujer lo siente y lo experimenta de una forma diferente, pero generalmente existen algunas señales que te indican que el parto se aproxima.

Entre estas señales se encuentran la expulsión del tapón mucoso que se encuentra en la entrada del útero. Esto se puede acompañar de dilatación o no del cuello uterino, en ocasiones sale el tapón mucoso pero el trabajo de parto no se inicia.

Otro de los signos es el inicio de contracciones a intervalos regulares y su frecuencia va aumentando de forma progresiva. Las mismas duran entre 30 y 70 segundos. Por lo general se siente dolor en la espalda que va extendiéndose por el abdomen.

En otras ocasiones puede ocurrir la rotura de la fuente, rompimiento de la fuente o romper aguas, puede presentarse cuando aún no han comenzado las contracciones rítmicas y sostenidas.

En los días previos al parto, se puede tener la sensación de que la cabeza del bebé desciende, unos le dicen que está encajado. Todos o algunos de estos signos pueden presentarse semanas antes o el mismo día y no son sinónimo de que el parto se ha iniciado.

Se puede afirmar que el parto se ha iniciado cuando hay contracciones frecuentes que conducen a un acortamiento del cuello del útero y a su dilatación para que el feto sea capaz de atravesar el mismo y continuar su descenso por el canal del parto. Como criterio general se establece que la mujer esta de parto si tiene contracciones de más de 30 segundos cada 10 minutos o menos y una dilatación del cuello uterino superior a dos centímetros.

Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia

Mujer de parto
Hay numerosas opciones para el parto, de ti depende la decisión

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) considera que la mujer de parto debe ingresar a una institución hospitalaria cuando se encuentra con:

  • Una dinámica uterina regular
  • Tiene borramiento del cuello en más de un 50%
  • Y una dilatación del cuello uterino entre 3 y 4 centímetros

3. Métodos de parto y de control del dolor. Complicaciones.

El parto debe ser considerado como un proceso fisiológico y natural y su evolución tendrá mucho que ver con la preparación física y psicológica de cada embarazada. La cultura, la biología y el medio ejercen una gran influencia en el desarrollo del mismo.

La mayoría de las mujeres con las condiciones adecuadas, la ayuda y el apoyo de la pareja, que gozan de una buena salud y sin factores de riesgo asociados pueden desarrollar el trabajo de parto y el parto de una forma exitosa para ella y su bebé.

Las matronas y obstetras acompañan en el parto y están preparados para en caso de complicaciones, accidentes o imprevistos auxiliar a las parturientas en su labor. Siempre prevalecerá el criterio de reducir al mínimo los procedimientos médicos y la manipulación del feto.

Parto convencional o alternativo es una elección de la embarazada

Cada embarazada tiene la potestad de decidir el tipo de parto que prefiera aunque lo anterior siempre dependerá del país y de las facilidades creadas para enfrentar este acontecimiento.

Actualmente algunas mujeres prefieren otras modalidades de partos y a tono con esta demanda hay instituciones y profesionales sanitarios que ofrecen alternativas variadas. A continuación un breve recuente de las modalidades disponibles.

Parto en el hospital o en la casa

La gran mayoría de las mujeres optan por el parto convencional en una clínica materna o en un hospital, dependiendo del país y de las posibilidades económicas de cada una.

Hay mujeres que deciden parir en su propio hogar, algunas con asistencia profesional y otras prefieren hacerlo de una forma intima sin ayuda profesional. En ambos casos es la pareja el principal apoyo.

Las embarazadas que seleccionan esta modalidad deben tener en cuenta que solo es recomendable cuando la evolución de la gestación ha sido normal y la mujer es sana. Esta opción no es conveniente para la mujer que tiene riesgo de hipertensión, diabetes gestacional, problemas de coagulación, anemias severas o alguna otra enfermedad de base. Tampoco cuando existe algún riesgo para el feto.

Posiciones al parir

Entre las embarazadas hay algunas que consideran que el parto de pie, sentado y en cuclillas o semicuclillas, ayuda al descenso del bebé y que se hace más fácil el paso por el canal del parto.

Las defensoras de estas posiciones atestiguan que son más cómodas, que disminuyen las molestias y aceleran las contracciones. Caminar mientras estas desarrollando la dilatación es una práctica muy común en las maternidades.

Pariendo en el agua
El parto en el agua es una modalidad que ha ido en aumento

Parto en el agua, una alternativa de moda

Para muchas mujeres, el contacto con el agua relaja y disminuye las molestias del trabajo de parto. El nacimiento en el agua es una alternativa que se está volviendo cada vez más común. Se le denomina epidural natural porque se postula que facilita el trabajo de parto siendo menos doloroso. Es un método seguro durante la fase de dilatación.

Actualmente esta es una alternativa que se brinda en hospitales y clínicas de algunos países y también es ofertada como un servicio por centros médicos privados para desarrollar en el domicilio. El servicio de parto en el agua algunos servicios lo estiman entre 900 y  1 200 euros y no está cubierto por el servicio sanitario de algunos países.

Consenso entre la Sociedad Española de Neonatología y de la Sección de Medicina Perinatal de la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología

Las citadas asociaciones consideran que: “Con los datos actuales, se puede afirmar que en gestaciones no complicadas y a término, el desarrollo de la primera etapa del parto en el agua es una técnica que disminuye las necesidades de analgesia farmacológica y la duración del trabajo de parto, aunque no mejora los resultados perinatales. Sin embargo, la seguridad y la eficacia de la atención en el agua durante el expulsivo no está establecida, ni para las madres ni para los recién nacidos”.

Considera además “que el desarrollo de la segunda fase del parto o sea la fase expulsiva bajo el agua solo ha demostrado un mayor grado de satisfacción materna sin otros beneficios para la madre o el recién nacido y se han publicado casos de complicaciones y evolución fatal en el recién nacido”. Basado en lo anterior recomienda que esta modalidad de parto solo se contemple en el contexto de un ensayo clínico controlado.

Control del dolor

Existen varias alternativas para el control del dolor una de ellas es la técnica Lamaze, es la más empleada en los Estados Unidos de América. Es considerada un método de relajación e incluye una respiración consciente que ayuda a desviar la atención del dolor de las contracciones.

A la respiración se le añade caminar, empleo de pelotas, masajes y otras prácticas que buscan aliviar las molestias y hacer que  la mujer se sienta más cómoda. Podría emplearse combinada con medicamentos o epidural.

El método Bradley postula el nacimiento como un proceso natural y promueve evitar la analgesia para el dolor y el intervencionismo médico durante el parto normal y el posparto. Se basa en el apoyo de la pareja para ayudarla a transitar por estos momentos, haciéndola sentir que sus molestias con compartidas y entendidas por quien la asiste. Lo fundamental en esta opción es centrar la atención en un bebé saludable y un parto sin dificultades.

El parto bajo hipnosis, o método Mongan, ayuda a concebir el parto como un proceso natural y llegar a él con la confianza de que todo podrá ser superado. Se basa en las técnicas de autohipnosis. Lograr un estado de relajación y control muscular al mismo tiempo.

Otras alternativas que pueden ser seleccionadas por las mujeres es la aromaterapia, la acupuntura, y la homeopatía. Son prácticas que no implican el uso de medicamentos.

Uso de la anestesia epidural en el parto

Este tipo de parto con anestesia epidural, se basa en el bloqueo de las raíces nerviosas y de esta forma la parte inferior del cuerpo se adormece y no se siente el dolor. La anestesia epidural está indicada tanto cuando hay riesgos maternos como fetales.

Este tipo de anestesia es empleado tanto para el parto por vía vaginal, como cuando es practicada la cesárea. Debe ser aplicada por personal experimentado cuando se tienen contracciones intensas y de larga duración y la dilatación del cuello uterino esta entre los 2 y 3 centímetros.

La anestesia epidural mantiene  a la paciente despierta durante todo el parto y permite que de inmediato la madre vea a su pequeño. Su efecto se mantiene por algunas horas.

Intervención cesárea

Esta intervención quirúrgica está indicada en casos específicos donde se manifieste un problema médico con la madre o con el feto. Esta operación  puede ser programada o de urgencia acorde con la valoración médica.

Para efectuar este procedimiento se puede emplear la anestesia tipo epidural, raquídea o general. Esta último tipo de anestesia solo se limita a casos de excepción porque se duerme completamente a la mujer lo que no es conveniente.

El procedimiento de la anestesia raquídea es muy parecido al de la epidural, pero la aguja llega hasta el espacio espinal o raquídeo y en la epidural no. En ambos procedimientos se aplica anestésico local y se logra adormecer la parte inferior del cuerpo.

Por lo general se trata de evitar las cesáreas porque implican mayor riesgo para la embarazada y para el feto.

Parto inducido

En determinadas condiciones los médicos consideran que el parto debe ser inducido o sea no esperar su presentación espontánea y proceder a emplear medicamentos para iniciar el trabajo de parto.

Por ejemplo cuando en la semana 42 del embarazo no se ha presentado el mismo y se considera que la placenta puede comenzar a disminuir su actividad. También cuando el bebé deja de aumentar o cuando la madre presenta alguna enfermedad que pueda complicar el estado de salud de la madre o el feto.

Los esquemas de inducción del parto se basan por lo general en el uso de prostaglandinas en forma de gel por vía vaginal para reproducir el borramiento del cuello uterino que ocurre en condiciones fisiológicas. Y por vía endovenosa se aplica un suero con oxitocina la hormona que es responsable de las contracciones uterinas y de la bajada de la leche. También se procede a la rotura de la bolsa amniótica por medios mecánicos.

Parto instrumental o asistido

Se denomina así a los partos que requieren el uso de instrumentos como fórceps, ventosa o espátulas para lograr la salida del feto. Estos procedimientos son empleados cuando se dificulta la salida del feto porque disminuyen las contracciones uterinas, se prolonga demasiado parto o debido a que la vitalidad del feto se afecta o la posición dificulta su salida sin ayuda.

Episiotomía

Este es un procedimiento muy empleado en numerosos países para evitar que se produzcan desgarros y afectaciones de la pared vaginal y su entorno. La episiotomía es una incisión que se realiza entre la vagina y el ano en la región llamada periné.

Incisión quirúrgica
La episiotomía es uno de las técnicas más comunes

Se efectúa durante el periodo expulsivo cuando el bebé está a punto de nacer. Se efectúa durante una contracción y su objetivo es agrandar el canla del parto.

Complicaciones en el parto

En canalchupete.com encontrarás una página dedicada a todas las posibles complicaciones que se pueden presentar en un parto tanto en la madre como en el feto.

Cada parto es único, y la gran mayoría de los partos ocurren de forma normal y sin complicaciones. En los partos en el domicilio siempre la preocupación surge de que se pueda presentar una complicación y que no existan en el hogar las condiciones óptimas para salvar la vida del bebé e inclusive en raros casos la de la madre.

Hay maletines de urgencias que preparan al personal sanitario para actuar pero siempre el éxito  estará relacionado con la preparación de los profesionales y con las características de cada caso.

Lo que necesita el bebé
En la preparación para el parto la canastilla para el hospital y para la llegada a casa es básica

4. Preparación de condiciones para recibir al bebé en el hospital y en la casa

Tener lista la maleta para el hospital es una de los componentes de la preparación para el parto. Si eres primeriza y no has atravesado una experiencia anterior aquí está lo que no puede  faltar en ella: bodies y  pijamas de mangas largas, baberos, patucos al menos 6 de cada una de estas prendas.

A lo anterior se suman 2 pares de manoplas y 2 gorritos de algodón. No deben de faltar chaqueticas de lana suave,  mantas pequeñas, toallas, crema hidratante de bebé y gasas de algodón y también los culeros del recién nacido.

Para ti necesitarás al menos 4 camisolas abiertas al frente para facilitar la labor de amamantar a tu hijo, manta, zapatillas, braguitas desechables y artículos de aseo y cuidado personal. Los sujetadores de lactancia son imprescindibles así como los discos protectores de lactancia.

El asiento de transportación para el traslado del bebé del Hospital a tu casa es un requerimiento básico en numerosos países.

Transportación con seguridad
La silla para el traslado del hospital al hogar la debes tener lista

Al llegar a tu casa es necesario que cuentes con los elementos fundamentales para proporcionarle comodidad a tu pequeño, en la página dedicada a Ideas de Decoración encontrarás toda la información sobre los muebles y las características de la habitación del bebé.

Pero además de los muebles necesitas de algunos imprescindibles como son: pañales de recién nacido, artículos de aseo, cremas protectoras para los rashs del pañal, mamelucos, calcetines, pijamas, mantas pequeñas, albornoces con capucha y bolsa para salir de casa con todo lo necesario.

5. Evaluación del recién nacido y atenciones en los primeros días de vida en la casa o en el hospital.

Al nacer a tu pequeño le realizarán una evaluación. En la misma podrán detectar diferentes problemas físicos y al mismo tiempo le tomarán muestra de sangre para conocer si tiene alguna enfermedad congénita, bioquímica o metabólica.

A lo aprendido en las clases de preparación para la maternidad, adicionarás la experiencia que puedas adquirir en esos días en el Hospital sobre como cargar al bebé y como amamantarlo. Las experimentadas enfermeras especializadas te mostrarán como bañarlo, vestirlo, cambiarlo y las posiciones adecuadas para su descanso. Este aprendizaje te servirá de mucho en estos primeros días de tu estreno como mamá.

6. Cómo cuidar del bebé en la casa

Llegó el momento de pasar de la teoría a la práctica y de emplear todos los conocimientos adquiridos en la realidad con el cuidado de tu pequeño. Los muñecos ahora serán de carne y hueso y de ti dependerá su desarrollo, su vida y su futuro. Una gran responsabilidad que deberás enfrentar con el máximo de responsabilidad.

Los conocimientos adquiridos en tus días en el hospital y en los cursos, los irás complementando con las eventualidades que día a día se presentarán. Cada día tu hijo te sorprenderá y se irán descubriendo mutuamente, aprenderás a identificar cuando llora por hambre, por sueño o por qué se siente mal.

Es muy importante que hayas aprendido en los cursos o por ti misma los principios de la Resucitación cardiopulmonar (RCP) y los primeros auxilios para así estar preparada para enfrentar una quemadura, un atoro o una enfermedad repentina. Cuidar a un bebé es un arte, pero también es una ciencia.

7. Información básica sobre la lactancia materna

Durante tu preparación para el parto debes de adquirir los conocimientos básicos sobre la conveniencia de dar la leche tuya a tu hijo al menos por los primeros 6 meses de nacido. Esta recomendación está avalada por la Organización Mundial de la Salud, la UNICEF, la Academia Americana de Pediatría, así como la española y otras muchas organizaciones especializadas en la salud y el beneficio de los pequeños. Todo sobre la lactancia materna, lo puedes encontrar en canalchupete.com.

8. Trámites a efectuar una vez nacido el bebé.

En tu preparación para el parto debes tener en cuenta que una vez nacido tu bebé debes efectuar los trámites correspondientes, entre ellos:

  • Alta en la Seguridad Social del Recién Nacido
  • Registro Civil
  • Tramitación Baja de Maternidad
  • Tramitación Baja de Paternidad
  • Solicitud ayuda 100 € madre trabajadora durante 3 años
  • Solicitud Certificado Literal de Nacimiento (necesario para DNI o pasaporte)
  • Empadronamiento del Recién Nacido
  • Solicitud ayuda por parto múltiple
  • Tramitación Título Familia Numerosa

Para estos trámites se necesita tener listos el DNI original de los padres, Libro de familia, Declaración de nacimiento (papel amarillo que entregan el hospital), Informe de maternidad expedido por el médico de cabecera (sólo para la madre), Certificado de Empresa (tanto del padre como el de la madre, en caso de que estén en activo) y para los autónomos el justificante de pago de cuotas de los tres últimos meses.

En España hay diversas empresas que ofrecen estos servicios y por cierto este podría ser un regalo muy apreciado por ti.

9. Recuperación física y emocional después del parto

Después del parto tendrás que enfrentar una etapa muy compleja desde el punto de vista emocional, porque requieres adaptarte a tu nuevo papel como madre. Pero al mismo tiempo combinar esto con las obligaciones cotidianas como ama de casa y esposa.  A ello se suman las inevitables visitas y nuevas preocupaciones por tu hijo y por su futuro.

Un parto feliz
Toda tu preparación para el parto favorecerá tu estado físico y mental para tener un bebé saludable

Unido a todo lo anterior los loquios, las malas noches, la pérdida de peso, el amamantamiento de tu hijo y todo lo que implica esta etapa tan especial y única. En tu preparación para el parto debes conocer todos los cuidados durante el puerperio, así como las complicaciones que pudieran surgir.

Modalidades para la preparación para el parto

Cursos presenciales

La Preparación a la Maternidad en forma de cursos regulares está cubierto por el Sistema Nacional de Salud a través de sus centros de Atención Primaria como parte del programa de control y seguimiento del embarazo. Existen diversas variantes y programas para recibirlo. Pueden ser generales o específicos acorde con el tipo de parto que prefiera la embarazada.

Estos cursos son ofertados por la mayoría de hospitales, así como por clínicas y profesionales independientes. Por lo general son impartidos por matronas, enfermeras, expertos en lactancia y otros profesionales especialmente preparados para este fin. Lo ideal es recibir el curso en el hospital que hayas seleccionado para dar a luz.

Hay cursos dirigidos hacia padres por primera vez y otros de actualización. Sus actividades incluyen teoría y práctica e involucran a la pareja o a la persona que lo ayudará en su parto.

Mujer embarazada con su pareja
La preparación para el parto implica a los dos miembros de la pareja

La modalidad presencial tiene además la ventaja de que no solo adquiere los conocimientos también sirve para propiciar el intercambio con otros padres e intercambiar experiencias y dudas.

Preparación para el parto con los cursos online

En un estudio efectuado en España se encontró que una de cada tres madres no asistía a los cursos de preparación para el parto, a pesar de estar cubierto por el  sistema sanitario público del país. Entre las causas que determinan esta situación destacaban: la falta de tiempo, la imposibilidad de asistir porque los horarios de los cursos no se ajustan a las posibilidades de las embarazadas  y en otros casos cumplir con el reposo indicado por el médico.

Ante estas situaciones una alternativa conveniente son los cursos online. Existen diferentes modalidades y variantes, lo más importante es tener en cuenta al momento de seleccionar los mismos que estén reconocidos, que se ajusten los programas a los conocimientos requeridos y que se correspondan a tus posibilidades de tiempo.

En esta modalidad se dificulta la interacción física entre los participantes. Si optas por esta variante siempre debes tener en cuenta que sería conveniente que participaras en los foros, las consultas y que efectúes las actividades prácticas para que la formación sea más completa.

Formación autodidacta

Si no eres amante de los cursos oficiales ya sea en su versión presencial u online, de todas formas será muy importante que adquieras los conocimientos esenciales mediante la rica y valiosa información online. Con una recomendación muy especial, selecciona sitios confiables y garantizados.

En numerosas ocasiones se encuentra información poco técnica, con serios errores no solo ortográficos, también de contenido que pueden lejos de ayudarte desinformarte.

Importancia de la preparación para el parto

Los cursos de Preparación para la maternidad, es más que solo la preparación para el parto. Se trata de entrenar tanto el cuerpo como la mente y de adquirir conocimientos y habilidades relacionadas con el embarazo, el parto, el postparto, los cuidados del recién nacido y la lactancia.

Hoy en día la información y el conocimiento son armas importantísimas para enfrentar esta etapa tan retadora en la vida de una mujer. Conocer todas las opciones será equivalente a prepararte para enfrentarlas y asi prevenir complicaciones.

¿Cuál es el mejor momento para tomar las clases de Preparación para la maternidad?

Como previamente mencionamos hay diversas modalidades, programas y alternativas para adquirir los conocimientos para prepararte para el parto y la maternidad. En general se aconseja recibirlo en el tercer trimestre entre y el séptimo y el octavo mes del embarazo.

Si tu embarazo es gemelar, si tienes un embarazo de alto riesgo u otros factores debes de recibirlo con anterioridad a esa etapa. Hay veces sobre todo en el caso de padres primerizos que es aconsejable recibir un curso sobre el propio embarazo.

La adecuada preparación para el parto es la mejor forma para que nada te sorprenda. El conocimiento y la información son armas muy valiosas que aquí ponemos en tus manos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Cargando…